0

El cabello de baja porosidad requiere cuidados especiales. En estos casos, como las cutículas de la fibra capilar están superpuestas, no es fácil que el agua o la humedad penetren y cubran todo el cabello. Si alguna vez has visto a un pato mojado, tal vez ya tengas una idea más clara de lo que sucede cuando tratas de lavar o acondicionar el pelo de baja porosidad. Este tipo de cabello es rico en proteínas, lo cual suele ser bueno, pero en este caso solo hace que el cabello se ponga demasiado seco y quebradizo.

Por lo tanto, no es de extrañar que sea difícil encontrar productos adecuados para este tipo de cabello. ¿Cómo encontrar un producto que pueda penetrar en las hebras, llegar al cuero cabelludo, y humedecer el pelo sin generar acumulación de residuos?

Es posible que tengas que usar dos tipos de productos, para garantizar que tu cabello tenga suficiente humedad. En primer lugar, un humectante te puede ayudar a darle brillo y suavidad a tu cabello, reteniendo la humedad. Será como si usaras una especie de imán para la humedad, y permitirá que el agua penetre en la cutícula. En segundo lugar, puedes usar una fuente de humedad a base de algún aceite rico en lípidos, como el aceite de aguacate o de karité. Estos aceites de ácidos grasos se pueden unir al humectante, para nutrir el tallo capilar.

Elige el champú adecuado

Si tu cabello es de baja porosidad, es fundamental que sepas escoger el champú adecuado. Un buen champú clarificante podrá descomponer las capas de proteínas de las fibras capilares. Cuando la estructura de la proteína se descompone, la humedad puede penetrar en el tallo a mayor profundidad, llevando los nutrientes adonde son requeridos.

Los ingredientes calmantes, como la manzanilla y la menta, también son perfectos para este tipo de cabello. Estos elementos ayudan a purificar el cuero cabelludo, y facilitan la eliminación de cúmulos.

La clave es encontrar un champú que tenga los ingredientes adecuados para abrir la cutícula y permitir que entre la humedad. Los champús exfoliantes desempeñan muy bien este papel. Generalmente, estos productos son etiquetados como champús desintoxicantes, entre otros términos similares. Además de abrir la cutícula, contienen ingredientes que exfolian suavemente el cuero cabelludo.

Los mejores acondicionadores para el cabello de baja porosidad

Los acondicionadores pesados no funcionan para los cabellos de baja porosidad, porque se asientan en las hebras y las ponen más pesadas. Puedes diluir un acondicionador rico en humectantes con un poco de agua, o escoger fórmulas más ligeras. Los acondicionadores sin enjuague, a base de agua, también son una excelente opción.

Una loción con manteca de karité puede ser la fuente de humedad perfecta para tu cabello, y sus efectos pueden durar todo el día. Ten en cuenta que el propósito del acondicionador es evitar que el cabello se encrespe, y el cabello de baja porosidad requiere una hidratación especial.

Cómo tratar el cabello de baja porosidad

Otra forma de ayudar a que el cabello de baja porosidad retenga más humedad es hacerte mascarillas capilares con frecuencia. Una mascarilla bien rica y nutritiva puede hacer maravillas para tu cabello. Si te la haces regularmente y la combinas con los productos adecuados, tu cabello empezará a brillar como por arte de magia.

Antes de aplicarte la mascarilla, humedécete apropiadamente el cabello. A continuación, masajéate los ingredientes en el pelo, para asegurarte de que penetren hasta el cuero cabelludo: la idea es que todas las partes de tu cabello se beneficien del tratamiento. Si tienes un vaporizador o una secadora con capucha, puedes agregarle un poco de calor a tu cabellera, para ayudar a que se abran las cutículas. Por último, enjuágate la máscara con agua fría, para sellar la cutícula, bloquear la humedad y reducir el frizz.

Lo que debes evitar si tu cabello es de baja porosidad

Aunque la mayor parte de este artículo ofrece consejos para cuidar el cabello, no podemos dejar de mencionar esas cosas que no son buenas para ti.

Las siliconas

Para empezar, evita usar productos para el cabello que contengan siliconas. Las siliconas crean una película alrededor de las hebras, que repele el agua y la humedad. Tu cabello de baja porosidad ya está teniendo problemas para absorber la humedad, y si te aplicas siliconas solo vas a agravar el problema.

Los aceites pesados

Los aceites ligeros penetran más rápido en la cutícula del cabello, y los pesados simplemente se quedan en la superficie de las hebras. Si tienes cabello de baja porosidad, debes evitar aceites como el de oliva o el de ricino.

Conclusión

Si logras entender cuáles son las necesidades de tu tipo de cabello, te asegurarás de usar el producto adecuado para su cuidado. Si tu cabello es de baja porosidad, debes brindarle humedad de la forma más apropiada. Aplícate una buena mascarilla capilar regularmente, para mantener altos los niveles de humedad. Y deja de usar aceites pesados, porque eso solo impedirá que la humedad penetre en las hebras.

Si necesitas consejos sobre el cuidado de tu cabello o tienes preocupaciones sobre la pérdida capilar, los tricólogos de Vinci Hair Clinic pueden ayudarte. Ofrecemos consultas gratuitas, para ayudarte a encontrar el tratamiento que se adapte mejor a tus necesidades. ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu consulta hoy mismo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X