Nuestro cabello está tan intrínsecamente vinculado con nuestra identidad, que perderlo puede convertirse en una pesadilla. La sola idea de que se nos caiga el pelo nos genera un profundo disgusto. Por eso es importante que lo cuidemos. Y para cuidarlo, debemos entender cuáles son las causas de la caída.

La genética, los malos peinados, la mala alimentación y los desórdenes en nuestro estilo de vida son factores que pueden desencadenar la caída del cabello. La buena noticia es que más de la mitad de esos factores se pueden evitar si hacemos algunos ajustes en nuestra rutina diaria. A continuación presentamos una breve guía que muestra lo que debes y no debes hacer si lo quieres es mejorar la salud de tu cabello. En primer lugar, te diremos cuáles son las cinco cosas que debes evitar.

  1. No uses un montón de productos

Aumentar la cantidad de productos capilares que usas no supondrá una mejora en la salud de tu cabello, y probablemente ni siquiera te dejará un mejor peinado. Por el contrario, combinar diferentes productos y saturar el cabello de sustancias químicas puede tener efectos perjudiciales. El alcohol y el polietileno, por ejemplo, son dos ingredientes que pueden hacer que el pelo se ponga débil y quebradizo si se combinan.

  1. No malgastes tu dinero en “remedios milagrosos”

Hay muchos productos que prometen resultados instantáneos y “curas milagrosas”. Pero debes resistir la tentación de comprarlos. El crecimiento del cabello es un proceso lento y difícil, así que si alguien te dice que un producto de bajo precio puede restablecer los folículos al instante, deberías encender todas las alarmas. Lo peor es que esos productos pueden tener efectos secundarios, así que no debes irte de bruces. Primero debes investigar y consultar a verdaderos profesionales del cabello.

  1. No uses peinados muy estirados

Los peinados apretados y estirados pueden hacer que se te caiga el pelo. Evita los estilos que te obligan a llevar el pelo estirado, como las trenzas, las rastas, las coletas y los moños. Los rulos también pueden apretar demasiado las hebras, provocando la tan temida calvicie. Los dermatólogos sugieren limitar esos peinados a ocasiones muy concretas, y siempre dejar el pelo bien holgado a la hora de dormir.

  1. No expongas tu cabello a altas temperaturas

Las altas temperaturas pueden dañar el cabello. Pasar mucho tiempo bajo la luz solar directa, y usar herramientas de calor de forma excesiva, son hábitos que pueden perjudicar seriamente el cabello. Aunque los especialistas no consideran que las altas temperaturas provoquen la caída del cabello de forma directa, la exposición constante al calor va reduciendo el volumen de las hebras, y las vuelve más propensas a las fracturas.

  1. No aumentes tu dosis

Mucha gente cree que si aumentamos la dosis de algún tratamiento, podremos obtener resultados más rápidos. Pero los productos para el cabello no funcionan así. Nuestro cuerpo solo puede procesar una determinada cantidad de productos químicos de forma saludable. Si tratamos de conseguir resultados más rápidos sobredosificando o diversificando el número de tratamientos, no obtendremos buenos resultados. No seas impaciente: lo más probable es que empieces a ver resultados positivos a los dos o cuatro meses.

¿Qué puedes hacer?

Ahora que sabes lo que no debes hacer, vamos a ver lo que sí deberías hacer para mejorar la salud de tu cabello. Estos consejos son válidos si se te está cayendo el pelo actualmente, o si estás presentando las primeras señales de pérdida capilar y quieres evitar que la condición siga desarrollándose.

  1. Busca asesoramiento profesional

Las causas de la caída del cabello pueden variar mucho de una persona a otra, así que no debes comenzar ningún tratamiento sin saber cuál es la causa principal del problema. Un asesoramiento profesional puede evitar que te sometas a un tratamiento inadecuado. Los especialistas de Vinci ayudan a personas de todo el mundo, y pueden ayudarte a tratar tu pérdida capilar de la forma correcta. Si la causa de tu problema tiene que ver con tu estilo de peinado, con una deficiencia nutricional o con cualquier otra causa, nuestros expertos podrán darte un buen diagnóstico.

  1. Mantén el optimismo

No sirve de nada preocuparse constantemente por la caída del cabello. Hay que tener en cuenta que todos sufriremos cierta pérdida capilar en algún momento de nuestras vidas. Estresarse por ese problema puede generar ansiedad, lo que a su vez puede dañar los folículos pilosos todavía más, hasta que se produzca su caída. El efluvio telógeno, que es una de las principales afecciones capilares, empeora sensiblemente con el estrés psicológico. Concéntrate en seguir una rutina saludable que incluya mucho ejercicio, meditación o yoga, para reducir el estrés.

  1. Opta por peinados más saludables

Elegir un peinado que reduzca la presión sobre las hebras puede reducir la caída del cabello en gran medida. Por ejemplo, los estilos cortos minimizan la presión sobre los folículos pilosos. Además, esos peinados son más fáciles de mantener. Hay otros estilos que también pueden prevenir la caída del cabello, como los cortes desfilados, los recogidos cortos o los peinados a capas. Además, se pueden usar para cubrir las zonas donde haya poco cabello.

  1. Regula tu dieta

Para mantener un buen ciclo de crecimiento capilar, hay que seguir una alimentación regular. Si quieres tener un cabello más sano, empieza a hacer cambios en tu dieta. Para empezar, asegúrate de consumir suficiente hierro y proteínas. Las dietas se dividen en dos categorías: macros (proteínas) y micros (minerales y vitaminas). Ambas son importantes para la salud del cabello. Alimentos como las nueces, el yogur y las espinacas han demostrado ser muy beneficiosos, así que deberías considerar añadirlos a tu dieta.

  1. Incluye remedios naturales en tu rutina

Para mejorar la salud de tu cabello, deberías considerar el uso de remedios naturales, que son fáciles de usar: muchos son tratamientos tópicos que se pueden aplicar directamente sobre el cabello o el cuero cabelludo. Ingredientes como el shikakai (rico en minerales y antioxidantes) y los aceites de coco o romero, pueden fortalecer los folículos y reducir la caída del cabello.

Reflexiones finales

La caída del cabello puede aparecer a cualquier edad y en diferentes grados. No existe ningún producto “mágico” que pueda detenerla. No hay que aumentar las dosis de los tratamientos, ni usar productos sin antes consultar a un especialista. Vinci Hair Clinic les ofrece una consulta gratuita a todos sus clientes nuevos. ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu cita hoy mismo!