0

No hay duda de que el champú es un producto esencial, porque hace que el cabello esté más limpio y fresco. Sin embargo, ese mismo producto puede dañarnos el cabello, volviéndolo seco, encrespado y propenso a romperse.

Es posible que no te hayas dado cuenta, pero generalmente el culpable de esa situación es el sulfato, un ingrediente que podemos encontrar en la mayoría de los champús que encontramos en el mercado. Es una sustancia química que se usa como agente limpiador, y está presente en los detergentes y limpiadores domésticos. Los sulfatos tienen una potente acción limpiadora, por lo que nos ayudan a retirar la suciedad y el exceso de grasa en el cabello y en el cuero cabelludo.

Aunque los sulfatos no son peligrosos, todos deberíamos conocer las desventajas que tienen. En este artículo te explicamos por qué deberías optar por un champú sin sulfatos.

#1. Los sulfatos despojan al cabello de sus aceites naturales

Los aceites naturales del cabello son los mejores acondicionadores que existen. Por lo tanto, no es buena idea que trates de deshacerte de ellos. Los aceites naturales le dan brillo al cabello, protegiéndolo del daño. Los sulfatos sirven para limpiar a profundidad, pero eso significa que también eliminarán los aceites naturales de tu cuero cabelludo, dejándote el pelo más seco y quebradizo. Los sulfatos también pueden atacar la estructura de la cutícula capilar, debilitando las hebras y haciéndolas susceptibles de desarrollar puntas abiertas y encrespamiento.

Además, los sulfatos que encontramos en muchos champús pueden ser demasiado fuertes para algunas personas. Quienes tienen la piel o el cabello particularmente sensibles pueden desarrollar picor o irritación.

#2. Los sulfatos hacen que el tinte se desvanezca rápidamente

Si tienes el pelo teñido, es mejor que dejes de usar sulfatos, y que busques un champú más adecuado. Al ser tan fuertes, los sulfatos pueden eliminar el tinte del cabello, haciendo que pierdas el color más rápido de lo esperado.

Gracias a su fuerte acción limpiadora, los sulfatos pueden eliminar los pigmentos, desencadenando o agravando el proceso de decoloración. Si estás experimentando un encanecimiento prematuro, es posible que los sulfatos y otros ingredientes de tu champú sean la causa. Si no dejas de usar productos con sulfatos, estarás malgastando el dinero que inviertes en tu cabello.

Lo mejor es que uses productos capilares sin sulfatos, que sean amigables con los pigmentos. Así podrás retener la humedad y conservar el color de tu cabello. Si usas productos más suaves, será menos probable que pierdas los aceites naturales o el color de tu cabello.

#3. Los champús sin sulfatos son más amigables con el cuero cabelludo

Aunque en la industria cosmética se utilizan diferentes tipos de sulfatos, los más comunes son el lauril éter sulfato de sodio y el lauril sulfato de sodio. Su intensidad varía, pero ambos pueden llegar a ser irritantes para el cabello o la piel, sobre todo en la zona alrededor de la boca y los ojos. Las personas con sensibilidad o alergias a estas sustancias químicas pueden ser especialmente vulnerables. Si tienes la piel sensible, los sulfatos también te pueden obstruir los poros, desencadenando brotes de acné.

Las personas que tienen ciertas enfermedades de la piel, como el eczema o la psoriasis, pueden presentar agrietamiento, picor y enrojecimiento en el cuero cabelludo si utilizan champús con sulfatos. Es mucho mejor usar productos capilares sin sulfatos, porque son más seguros y tratan a nuestra piel y cuero cabelludo con más suavidad.

#4. Tu cabello estará seco, áspero y encrespado

Un champú sin sulfatos es perfecto para quienes tienen un cabello propenso a enredarse, o naturalmente rizado, seco o encrespado. Los sulfatos y otros aditivos químicos empeoran estos problemas capilares. Si tienes el pelo áspero y rugoso, en vez de suave y liso, es posible que los sulfatos sean los culpables.

Al eliminar la humedad y los aceites naturales del cabello, los sulfatos pueden aumentar la fricción entre las hebras y provocar resequedad. En cambio, los champús sin sulfatos te ayudan a mantener tu pelo hidratado, por lo que estará más sedoso al tacto.

#5. ¿Tienes el cabello dañado?

Si tienes el pelo frágil o dañado, tienes muchas más razones para prescindir de los productos con sulfatos. El cabello dañado se recupera con más lentitud cuando le falta hidratación y aceites naturales. Como hemos dicho más arriba, los sulfatos pueden despejar al cabello de esos elementos naturales. Los productos capilares sin sulfatos te ayudarán a mantener tu pelo hidratado, y a conservar la grasa natural de tu cuero cabelludo.

Además, los champús sin sulfatos les brindan mejores resultados a quienes tienen un cabello con baja porosidad. El cabello de baja porosidad tiene una estructura que dificulta que los tallos capilares absorban la humedad. Los champús sin sulfatos te ayudarán a deshacerte del encrespamiento. Si mantienes tu cabello hidratado, podrás tenerlo más sano y brillante.

Viviendo sin sulfatos

Los sulfatos son excelentes agentes limpiadores, y pueden eliminar fácilmente la suciedad del cabello y del cuero cabelludo. Sin embargo, tienen algunas desventajas que no debemos soslayar. Si optas por un champú sin sulfatos, le devolverás la vida a tu cabello, y ayudarás a que se mantenga suave, sano y fuerte.

Si quieres recibir más información sobre los temas que tratamos en este blog, no dudes en acudir a Vinci. Nuestros especialistas tienen una vasta experiencia en el tratamiento de todos los problemas capilares, incluyendo la caída del cabello. Ponte en contacto con nosotros, y reserva tu consulta gratuita hoy mismo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X