0

A veces, conseguir un cabello suave y sedoso puede convertirse en una tarea extenuante. Cuando usamos herramientas de calor para alisarnos el cabello, podemos terminar quebrándonos las hebras. Con el paso del tiempo, las planchas de cerámica, los secadores y los rizadores terminan dañándonos el cabello, dejándolo seco y apagado.

Consejos para alisar el cabello sin usar calor

No es necesario usar calor para alisar el pelo. En este artículo te brindamos algunos consejos para alisar tu cabello, sin necesidad de quemarlo o resecarlo con aire caliente. Ten en cuenta que algunos de estos trucos funcionan mejor en las personas que tienen el cabello fino y ligeramente ondulado. Las personas que tienen el cabello con otras texturas pueden tener más dificultades para conseguir ese aspecto lacio sin comprometer la salud del pelo. Por otro lado, si quieres añadirle volumen o rizos a tu cabello, también hay varias opciones disponibles. Considera incluir los consejos de este artículo en tu rutina de belleza. Aunque las cosas no te salgan bien a la primera, puedes seguir probando diferentes opciones hasta que consigas el tratamiento adecuado para ti.

1. Sécate el cabello con aire frío

Si estás acostumbrada a alisarte el pelo usando un secador de aire caliente, puedes probar usando aire frío. Deja que tu cabello se seque hasta poco más de la mitad del proceso, y luego divídelo en diferentes secciones. Pon el secador en la opción de “aire frío”, y pásatelo desde las raíces hasta las puntas. Recuerda mantener el aparato por lo menos a 15 centímetros de tu cabello. Este procedimiento no requiere mucho tiempo, pero sí es necesario usar un buen spray acondicionador y suero alisador en las puntas, para controlar tus mechones. Si usas el secador con aire caliente, te estarás arriesgando a dañar la raíz del cabello. El aire frío es menos perjudicial.

2. Envuélvete el pelo

Envolverse el cabello es una forma popular de alisarlo sin calor, pero no todo el mundo sabe hacerlo eficazmente. La buena noticia es que hay varios tutoriales en Internet que te pueden enseñar a hacerlo con cualquier tipo de cabello. Hay varias técnicas para diferentes peinados y texturas, pero el principio básico es siempre el mismo. Para facilitar el proceso, te recomendamos tener pinzas y una buena pañoleta de seda.

Con un peine de cerdas finas, divide tu cabello desde la parte superior, siguiendo la línea de separación natural. Agárrate el pelo con firmeza, hálalo hacia el otro lado y sujétalo con una horquilla o una pinza. Repite este método con las otras secciones de tu cabello, y envuélvelo con un pañuelo antes de irte a dormir por la noche.

3. Usa rollos de plástico

Si compras unos rollos lo suficientemente grandes, podrás hacerte ondas con mucho volumen sin tener que usar herramientas térmicas. Sólo tienes que separarte el cabello cuando esté húmedo, y ponerte los rollos antes de acostarte. El uso de estos rollos requiere cierta práctica, pero muchas personas que tienen el pelo largo prefieren este método. Puedes ver videos en Internet para entender mejor el proceso.

4. Usa productos alisadores

Puedes encontrar varios productos para alisar el cabello, como acondicionadores, champús y aerosoles. En una buena tienda de artículos de peluquería puedes encontrar todo lo necesario. Para empezar, puedes probar productos especialmente diseñados para mantener el pelo liso, o que faciliten el peinado. Los sueros alisadores y los acondicionadores en aerosol pueden relajar las hebras capilares y disminuir los rizos.

5. Duerme con el pelo mojado

Dormir con el pelo mojado puede parecerte absurdo, pero si no puedes dormir con rollos grandes ni con la cabeza envuelta en un pañuelo, podrías probar con esta opción. Hazte una cola de caballo suelta, con una diadema, y luego recógete el pelo haciéndote un moño. Luego fíjate el cabello con una horquilla. Si quieres dormir con el pelo mojado, utiliza una almohada de satén. Así reducirás la fricción que se produce entre tu pelo y la almohada cuando te mueves mientras duermes. Al levantarte por la mañana, cuando te sueltes el pelo, notarás que está más suave.

También puedes utilizar una mascarilla capilar de acondicionamiento profundo. Así podrás restaurar la proteína de las hebras, y mantendrás tu cabello relajado. Otra opción es aplicar aceites esenciales, como el aceite de argán, el de almendras o el de coco, que permean la piel y reparan las células desgastadas. Lo bueno de estos métodos es que no utilizan calor.

En conclusión

Conseguir un pelo sano y liso no es una tarea imposible. Aunque no hay dos texturas idénticas, puedes probar diferentes métodos para ver cuál te conviene más. Es aconsejable que consultes a un estilista profesional, para que te recomiende los diferentes peinados y tratamientos que puedes hacerte sin necesitar de aplicar calor.

Cuando te peinas de una manera específica, entrenas a tu cabello para que siga un patrón determinado. Pero no te excedas, o podrías terminar provocando síntomas de calvicie. Disfruta tus rizos, pero si quieres probar algo diferente, sigue los consejos que te brindamos más arriba, y disfruta también con tu pelo liso.

Tal vez estés tratando de recuperarte del daño que las herramientas térmicas le hicieron a tu cabello. O quizás tengas algún otro problema capilar. En cualquier caso, ¿por qué no hablas con los expertos de Vinci Hair Clinic? Ofrecemos evaluaciones gratuitas y sin compromisos, en persona o por internet. ¡Ponte en contacto con nosotros hoy mismo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X