La caída del cabello no se produce por decisión propia, pero su tratamiento sí depende de nosotros. A la hora de tratar la calvicie, nos enfrentamos al reto de encontrar productos que ofrezcan buenos resultados. Para ello, tenemos que saber diferenciar entre la publicidad engañosa y los tratamientos que realmente pueden restaurar el cabello. Para lograrlo debemos investigar un poco, teniendo claro cuáles son los resultados que podemos alcanzar.

Se han desarrollado diversos productos para hacer crecer el cabello, como sueros, champús y acondicionadores. Sin embargo, para no crearnos vanas ilusiones, debemos tener en cuenta lo que es factible y lo que no.

En primer lugar, debemos tener muy presente cuál es la causa de nuestra pérdida capilar.

¿Cuál es la causa de la caída del cabello?

El doctor Paul Nassif, quien es cirujano plástico y reconstructivo facial certificado, afirma que “la caída del cabello puede tener muchas causas, como los desequilibrios hormonales, la genética, el estrés, las extensiones de cabello, etc.”. Además, las deficiencias nutricionales y la falta de una exposición adecuada a los rayos solares pueden hacer que desarrollemos una deficiencia de minerales clave, como el zinc, la vitamina D o el hierro, lo que a su vez puede provocar la caída del cabello.

“La caída del cabello puede ser temporal, autocorrectiva, difusa o permanente, hasta que se corrija su causa”, añade Gaby Longsworth, PhD, científica y profesional certificada en materia capilar. Sí, los tratamientos tópicos pueden tratar la pérdida temporal de cabello que aparece con la edad y que no es causada por la herencia, pero estos productos no pueden lograr que recuperemos por completo el cabello perdido por razones genéticas. Si un producto le ofrece conseguir esos resultados, simplemente le están vendiendo falsas esperanzas.

¿Qué tratamientos han demostrado su eficacia contra la caída del cabello?

Cuando buscamos soluciones para la caída del cabello, recibimos un bombardeo de cientos de anuncios de productos e ingredientes. Muchos anunciantes afirman que sus productos pueden hacer que el cabello crezca de nuevo. Pero hay que evaluar esos anuncios con cuidado, ya que solo existen dos productos que han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

La Dra. Longsworth añade: “Para la caída del cabello en los hombres, está el minoxidil tópico y el finasteride oral”. En lo que respecta a la caída del cabello en las mujeres, el único tratamiento oficialmente aceptado para combatirla es el minoxidil tópico, que ha demostrado ser útil para estimular el crecimiento del cabello y reducir su caída.

La finasterida requiere receta médica, pero el minoxidil puede adquirirse sin prescripción en la mayoría de las farmacias. “Es más eficaz cuando se utiliza por primera vez. Sin embargo, sus beneficios solo se mantienen mientras se esté usando el producto, así que no podemos decir que cure la caída del cabello”, acota el Dr. Nassif.

Remedios probados para la caída del cabello sin prescripción médica

Existen otros remedios y tratamientos contra la caída del cabello que entrañan menos riesgos, y que tampoco requieren receta médica. Los aceites de jojoba y de romero, así como la vitamina E, estimulan el proceso de crecimiento del cabello. Sin embargo, todavía no han sido aprobados por la FDA como medicamentos. Por lo tanto, los resultados pueden variar significativamente de persona a persona.

La vitamina E como tratamiento para la caída del cabello

La Dra. Longsworth afirma que la caída del cabello (alopecia) también puede ser consecuencia de un bajo nivel de antioxidantes en la zona del cuero cabelludo. Los antioxidantes desempeñan un papel importante en la lucha contra el estrés oxidativo, el cual disminuye la capacidad del cuero cabelludo para mantener los folículos pilosos. La vitamina E (que podemos encontrar en los cacahuetes y las almendras, por ejemplo) es solo uno de los muchos ingredientes que funcionan como antioxidantes.

El aceite de romero como tratamiento para la caída del cabello

La Dra. Longsworth afirma que “el aceite de romero mejora la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, y destruye las bacterias que obstruyen los folículos pilosos”. Este aceite está considerado como uno de los pocos remedios naturales que pueden tratar eficazmente la caída del cabello, y se puede aplicar como solución tópica, haciendo un masaje en el cuero cabelludo.

El aceite de jojoba como tratamiento para la caída del cabello

Otro remedio natural es el aceite de jojoba, que según la Dra. Longsworth puede “penetrar en los folículos pilosos y fortalecer el cabello desde adentro”. Similar al aceite de coco en sus efectos, el aceite de jojoba tiene una estructura molecular parecida a la del sebo que produce nuestra piel (la sustancia aceitosa que liberan nuestras glándulas).

Tratamientos clínicos contra la caída del cabello

Cuando la calvicie ya ha alcanzado cierta progresión, los tratamientos tópicos u orales ya no pueden hacerla retroceder. En estos casos, los tratamientos clínicos siguen siendo la mejor opción. No obstante, el Dr. Nassif afirma que no siempre pueden combatir la causa principal de la caída del cabello. Los dos principales procedimientos que sugiere son los siguientes:

Conclusión

Hemos presentado algunos de los principales tratamientos, tanto los que se pueden aplicar en el hogar como los que requieren una consulta profesional. Le hemos brindado la información que tanto necesita para poder marcar una línea entre los tratamientos científicamente probados y la publicidad engañosa y exagerada.

Si está experimentando síntomas leves de caída del cabello, le sugerimos que ajuste su dieta para que consuma los minerales y proteínas necesarios para nutrir a los folículos pilosos. Si la situación empeora, deberá considerar otros tratamientos. En cualquier caso, lo más recomendable es que consulte a un especialista. Vinci Hair Clinic ofrece consultas gratuitas, para ayudarle a tratar su pérdida capilar adecuadamente. ¡Póngase en contacto con nosotros y reserve su consulta hoy mismo!