0

Cuando nos lavamos el pelo con champú, eliminamos la suciedad, la grasa y el sudor del cuero cabelludo. Hoy en día, la mayoría de los champús también cumplen otras funciones, como acondicionar, fortalecer y suavizar el cabello, poniéndolo más bello y manejable.

Sin embargo, algunos champús pueden dejarnos el pelo seco, encrespado y sin brillo. Esto se debe a que contienen ingredientes como el sulfato, que son muy eficaces para limpiar. Lamentablemente, los sulfatos también pueden hacer que el cabello esté más propenso a dañarse y a romperse. Por lo tanto, a la hora de escoger un champú, no debemos optar simplemente por el que limpie mejor. El champú también debe facilitarnos la tarea de mantener y limpiar el cabello.

La idoneidad del champú no tiene nada que ver con su marca, ni con su precio. Lo realmente importante es que encuentres un champú que esté específicamente formulado para tu tipo de cabello. No siempre es fácil escoger un producto en particular, porque hay muchas opciones disponibles en el mercado. Para facilitarte un poco la elección, te vamos a explicar cómo debes escoger el mejor champú, según tu tipo de cabello.

Para el cabello graso

Las fibras capilares y el cuero cabelludo contienen aceites naturales, los cuales desempeñan una función vital a la hora de mantener la calidad del cabello. Estos aceites también aportan brillo, y protegen al cabello de los daños potenciales. Sin embargo, tener el pelo graso puede ser muy molesto, porque constantemente sientes la necesidad de lavártelo, aunque no haya pasado tanto tiempo desde la última vez que lo hiciste.

No puedes controlar la cantidad de grasa que produce tu cuero cabelludo, pero sí puedes elegir el mejor champú para controlarla. Debes evitar los champús que tengan fórmulas muy hidratantes o humectantes, ya que pueden añadirle más humedad a tu cabello. Opta por productos que tengan efectos equilibrantes, fortalecedores o voluminizadores. Este tipo de fórmulas son muy eficaces para eliminar el exceso de grasa o sebo del cuero cabelludo.

Después del champú, evita cualquier acondicionamiento profundo del cabello. Aplícate el acondicionador sólo desde la mitad de las hebras y hasta las puntas. Además, asegúrate de enjuagarte bien después del acondicionador, para que el cuero cabelludo te quede limpio y sin rastro de grasa.

Para el cabello seco

Cuando tenemos el pelo y el cuero cabelludo seco, podemos sentir picor y una irritación incontrolable. La resequedad también puede provocar encrespamiento, descamación, caspa y caída del cabello. Si te lavas el pelo con demasiada frecuencia y usas productos capilares agresivos, terminarás despojando al cabello de sus aceites naturales, los cuales son necesarios para mantenerlo hidratado. La falta de esos aceites hace que el cuero cabelludo se reseque, y que el pelo se ponga quebradizo.

Por ello, es fundamental que utilices un champú que proteja los aceites naturales del cabello, y que te aporte hidratación. Para ello, debes buscar champús que tengan propiedades hidratantes. Los productos etiquetados como hidratantes y suavizantes te aportarán esa humedad que tanto necesitas.

Evita los champús voluminizadores o fortificantes, o los que contengan sulfatos. La mayoría de los champús tienen sulfatos, porque esas sustancias ayudan a limpiar el cuero cabelludo. Sin embargo, los sulfatos también pueden eliminar la humedad, dejando el cabello seco y propenso a romperse. Opta por un champú que contenga glicerina, leche de soja, aloe vera o manteca de karité, ingredientes que pueden aportarle hidratación al cuero cabelludo.

Para cabellos teñidos

Si te has sometido recientemente a un tratamiento de coloración, no deberías usar champús comunes. El cabello teñido requiere un cuidado especial, y es posible que necesites una hidratación extra. En estos casos, es mejor que uses un champú especialmente formulado para cabellos teñidos.

Los champús para cabellos teñidos deben estar libres de sulfatos, para que el tinte no se desvanezca más rápido de lo normal. Puedes usar productos capilares con extractos de soja y aminoácidos, que ayudan a conservar el color.

Para el cabello rizado

Debido a su textura, el cabello naturalmente rizado o con permanente tiende a ser seco, y la situación puede empeorar si vives en una zona con mucha humedad. Si tienes los rizos encrespados, debes optar por champús ultrahidratantes, para mantener el brillo y disminuir la resequedad y el encrespamiento. También es buena idea que uses un producto que acondicione las raíces profundamente, para que sigas teniendo el pelo brillante y manejable.

Además, busca champús que contengan aceites naturales, como el aceite de argán, el aceite de coco y la manteca de karité. Estos ingredientes pueden suavizar tu cabello grueso y rizado, y mantendrán tus hebras suficientemente hidratadas, evitando el encrespamiento.

Para el cabello fino

Tener el cabello fino y sin volumen puede ser bastante desalentador. Y si eliges el champú equivocado, la situación puede empeorar. Evita usar champús cremosos, porque pueden apelmazar tu cabello, y harán que se te vea más lacio todavía. Opta por un champú de consistencia líquida y ligera.

Los champús voluminizadores también pueden ser una buena alternativa, ya que sus fórmulas aligeran el cabello y lo fortalecen desde la raíz. Los champús que contienen proteínas también son excelentes para el cabello fino, porque espesan y fortalecen las hebras capilares.

Conclusión

Elegir el mejor champú para tu tipo de cabello no tiene por qué ser tan complicado. Esta pequeña guía puede ayudarte a escoger con conocimiento de causa. Así podrás usar los productos más adecuados para tu cuero cabelludo.

Pero si tus problemas capilares no se solucionan con un simple cambio de champú, puedes acudir a Vinci Hair Clinic. Te ofrecemos una consulta gratuita, en la que podrás recibir asesoramiento por parte de nuestros especialistas en cuidado del cabello. Ponte en contacto con nosotros, y reserva tu consulta hoy mismo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X