0

El cabello cambia su comportamiento con cada estación, y ahora mismo estamos en invierno en buena parte del mundo. La brisa fría y las bajas temperaturas pueden hacer que el pelo se reseque y se encrespe. Pero un ligero cambio en tu rutina capilar puede hacer una gran diferencia.

Consejos para nutrir el cabello durante las olas de frío

Reduce el uso del champú

Durante el invierno, el cuero cabelludo puede escamarse o resecarse si le aplicamos demasiado champú. La descamación se debe a que los ingredientes del champú eliminan los aceites naturales, haciendo que el cuero cabelludo se reseque.

Comprueba si estás utilizando un champú inorgánico. Los productos químicos que contienen estos champús pueden causar irritación y picor en la piel.

Reduce la frecuencia con la que usas el champú, y trata de usar fórmulas suaves. Evita utilizar champús que contengan tintes, sulfatos, alcoholes y fragancias.

Prueba el acondicionamiento profundo

El aire seco del invierno puede reducir la humedad del cabello. Como resultado, puede abrir la cutícula de las hebras, provocando el encrespamiento o frizz. El cabello se pone más áspero, seco y difícil de manejar. Pero no te desesperes: el acondicionamiento profundo te ayudará a lidiar con ese problema.

Deshazte de la caspa

La caspa es una de las afecciones más comunes en invierno. Como todos sabemos, esas escamas amarillentas o blancas que se nos acumulan en los hombros provienen del cuero cabelludo. Es provocada por la sequedad del cuero cabelludo, o por alguna infección por hongos.

Prueba a utilizar un champú anticaspa, que contenga ingredientes activos como ketoconazol, ácido salicílico y piritiona de zinc. Algunos también tienen alquitrán de hulla o sulfuro de selenio. Todos estos ingredientes combaten las causas de la caspa.

Protégete la cabeza con un gorro o una bufanda

Es una buena idea que te cubras el pelo durante el invierno. Usa tela de raso o seda, para evitar que el pelo se te quede enganchado en el gorro y se rompa. Los tejidos de lana o algodón también son excelentes para proteger el cabello del aire frío. Sin embargo, ten en cuenta que el contacto directo con los tejidos de lana o algodón puede provocar roturas y puntas abiertas en el cabello. Para evitarlo, usa gorros de satén o seda directamente sobre el pelo, y ponte los de lana o algodón encima.

Evita las herramientas de calor

Hay que evitar los aparatos de peluquería que generan calor. Los rizadores, las planchas y los secadores de pelo puede romper el cabello y dejar las puntas abiertas, debido al calor que generan.

Si realmente tienes que usarlos, utiliza suero protector para el calor. Pero si valoras realmente tu cabello, debes reducir el uso de esas herramientas. ¿Por qué no pruebas otros peinados? Hazte un cambio de look y prueba nuevos estilos. Durante los meses de invierno, puedes llevar el pelo recogido en trenzas, tejidos o moños.

Sigue una rutina de cuidado apropiada

Haz un esfuerzo, e invierte un poco de tu valioso tiempo en el cuidado de tu cabello. Puedes tener un pelo bonito, pero sólo si sigues una rutina de cuidado adecuada.

Elige un acondicionador y un champú de fórmula suave, que se adapten a tu tipo de cabello. Lavar y acondicionar el cabello con regularidad te ayudará, pero tampoco debes abusar. Hidrátate el pelo haciéndote masajes con aceite caliente y sérums. Las mascarillas capilares también pueden hacer maravillas en invierno.

Utiliza sueros y aceites

Para mantener tu cabello hidratado durante la noche, utiliza aceites o sérums. El aire frío le resta humedad al cabello, y por eso necesitas un aceite o sérum que pueda contrarrestar ese problema. Asegúrate de usar una funda de almohada que sea de satén o seda, para evitar que se te quiebre el pelo.

Los sérums con ingredientes como el té verde, el aloe vera o la manteca de karité pueden mantenerte el pelo hidratado. Además, el aceite de almendras, el aceite de ricino, el aceite de coco y el aceite de oliva también son buenos para que te hagas masajes con aceite caliente. Si te masajeas el cuero cabelludo una o dos veces por semana de esta forma, estimularás la circulación sanguínea, y tu cabello estará mejor nutrido.

Duchas con agua caliente

No es bueno que te laves el pelo con agua caliente, porque el calor elimina los aceites naturales presentes en el cabello, y reseca las hebras. Cuando te laves el pelo, siempre debes optar por hacerlo con agua tibia.

Bebe mucha agua

El agua es un elemento crucial. Si te mantienes hidratado, podrás reponer la humedad de tu cabello. Beber suficiente agua te garantizará una hidratación suficiente, desde la raíz hasta las puntas. También te ayudará a reducir la caspa, la resequedad y los picores.

Recórtalo regularmente

Para mantener tu cabello sano y con un aspecto fresco, debes recortarlo con regularidad. Puedes cortar las puntas a medio centímetro de la parte inferior, cada 4 u 8 semanas. Al reducir las puntas secas y abiertas, se te hará más fácil mantener el buen estado de tu cabello.

Conclusiones

El invierno puede ser muy duro para el cabello, y por eso hay que cuidarlo adecuadamente. Te recomendamos que pongas en práctica algunos de estos consejos, para que no tengas que angustiarte tanto. Tu pelo se verá más brillante, más suave y más sano.

Si tienes preocupaciones con respecto a tu cabello, ¿por qué no hablas con los expertos de Vinci Hair Clinic? Te ofrecemos una consulta gratuita y sin compromisos, para que puedas obtener respuestas a todas tus preguntas. ¿Qué estás esperando? Ponte en contacto con nosotros hoy mismo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X