0

Antes de exponerte al sol, debes tomar ciertas precauciones para proteger tu piel de los rayos UV. ¿Pero qué pasa con el cabello? El calor puede eliminar la humedad del pelo, dejándolo seco, encrespado y más propenso a los daños. El verano también puede traerle otros problemas importantes a tu cabellera. Además de los factores agresivos que pueden despojar a las hebras de su valioso aceite natural, la excesiva humedad en el aire puede asentarse, apelmazando el cabello y haciendo que se vea flácido y sin vida.

Entonces, ¿cómo puedes lidiar con esos obstáculos sin dejar de disfrutar del verano? Por fortuna, la clave para devolverle la vida a tus hebras está a tu alcance. Tal vez tengas que hacer algunos cambios en tu rutina de cuidado capilar, pero el resultado te sorprenderá.

7 maneras simples de proteger tu cabello del calor del verano

La exposición a la luz del sol puede resecar el cabello y dejarlo muy necesitado de hidratación. Por lo tanto, no debes privar a tus hebras ni a tu cuero cabelludo de esa nutrición adicional que necesitan en el verano. Si sigues los siguientes consejos, tu cabello estará preparado para la estación más calurosa del año, y podrá mantenerse brillante y flexible.

Usa protector solar

Empecemos por lo básico. Antes de participar en cualquier evento al aire libre, asegúrate de proteger tu cabello del sol abrasador, aplicándote protección contra los rayos UV. Usa productos para el cuidado del cabello que contengan un factor de protección solar (SPF) aceptablemente alto. También puedes encontrar fórmulas con filtros UV en forma de gel, spray o crema, para proteger tu cabello de los daños del sol y evitar que el tinte se decolore.

Mantenlo hidratado

Es posible que notes que tu cabello se pone más seco y encrespado por el calor excesivo. Desafortunadamente, este problema puede empeorar para las personas con cabello texturizado, pero eso no significa que tengas que perderte toda la diversión. Debes hacer todo lo posible para que tu melena recupere parte de su humedad, usando un buen acondicionador humectante. Si quieres darles más nutrición y definición a tu pelo, las mascarillas capilares pueden dejártelo más suave y manejable.

Enjuágate después de nadar

El agua salada, el cloro y otros productos químicos que se usan en las piscinas pueden causar serios estragos en tu cabello. Si no tienes oportunidad para lavarte el cabello con champú y acondicionador, al menos enjuágatelo con agua fresca después de nadar. Debes evitar que esos químicos dañinos permanezcan en tu cabello por más tiempo del necesario. Asegúrate de enjuagarte el cabello siempre que tengas la oportunidad.

Evita las herramientas que generan calor

El hecho de que no estés nadando o sumergiéndote en la piscina no significa que tus hebras estén libres de daños. Unos breves momentos bajo el sol pueden dejarte el cabello con una sensación de quemadura, y la situación puede empeorar si usas herramientas térmicas. Dale a tu cabello un descanso de los rizadores, las planchas, los alisadores y los secadores de pelo. En su lugar, puedes lavarte el pelo por la noche y hacerte una trenza o un moño suelto, para disfrutar de las olas con un peinado más playero.

Protege el color de tu cabello

El ardiente sol del verano puede hacerle varias cosas al color del cabello, ya sea natural o teñido. El agua salada y el cloro también pueden afectar la queratina del cabello, haciendo que se vea más claro. Para evitar esto, debes utilizar un tratamiento o una fórmula que mantenga el color sellado y que proteja a tu cabello de los daños causados por el sol.

Posterga los tratamientos químicos

Si no te has teñido el cabello pero tienes planes de hacerlo, lo más recomendable es que pospongas tus planes hasta que se acaben los meses del verano. De por sí, el verano ya le impone bastantes retos al cabello. Si te haces tratamientos químicos, es probable que te hagas más daño que bien.

Cuida tu cabello antes de acostarte

La noche es el momento ideal para reparar y restaurar el cuerpo, la piel y el cabello; y para corregir los errores que hayamos cometido durante el día y prepararnos para los desafíos que tendremos que encarar al día siguiente.

Por la noche, cuando tengas algún tiempo libre, lávate bien el pelo con champú y acondicionador humectante. Luego hidrátalo con un tratamiento para cabello seco, o usa una mascarilla acondicionadora después del champú, de forma que las sustancias humectantes puedan penetrar los tallos capilares. Pon especial énfasis en las zonas que más necesitan ese cuidado adicional.

Conclusión

No hay duda de que el verano es la temporada ideal para divertirnos, ya sea en la playa, en la piscina o en cualquier celebración. En la estación más soleada podemos hacer un sinfín de actividades al aire libre, pero antes de salir, asegúrate de que tu cabello esté preparado para hacerle frente a ese ardiente calor. Debes darles a tus hebras un poco de cariño, para que recuperen su brillo y su vitalidad.

Si estás experimentando pérdida o adelgazamiento capilar y necesitas asesoría profesional, Vinci Hair Clinic puede ayudarte. Aprovecha nuestra consulta gratuita, y empieza a mejorar el estado de tu cabello. ¡Reserva tu cita hoy mismo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X