0

Si eres de las que siempre están buscando productos para cuidarte el cabello, probablemente hayas oído hablar de la sal de Epsom. Estos cristales de sal son sustancias naturales que contienen una combinación pura de sulfato y magnesio, de ahí su nombre científico: sulfato de magnesio.

La sal de Epsom se ha vuelto famosa desde hace tiempo por ofrecer diversos beneficios para la salud. Sin embargo, ahora se está usando con más frecuencia en la industria del cuidado del cabello. Sigue leyendo para que descubras por qué tantos usuarios están convencidos de que la sal de Epsom es buena para el pelo.

Las maravillas de la sal de Epsom

Llamada así por la ciudad inglesa donde se desarrolló, la sal de Epsom se parece mucho a la típica sal de mesa. Sin embargo, en el fondo es muy diferente. Para empezar, es desagradable, con un gusto súper amargo, aunque eso no ha impedido que algunas personas la beban como tónico para la salud. Ese uso no es recomendable, ya que no hay pruebas fidedignas que demuestren que tomar sal de Epsom por vía oral sea seguro o beneficioso.

En lo que respecta al cuidado del cabello, la sal de Epsom se utiliza como una forma eficaz de abordar diversos problemas del cabello y del cuero cabelludo, sobre todo problemas comunes como la inflamación y la caspa. También se dice que esta sustancia aumenta el volumen y la vitalidad del cabello.

Sal de Epsom para un cabello más sano

La función más importante de la sal de Epsom es eliminar el exceso de grasa del cabello. El exceso de grasa hace que el cabello se vea flácido, sin vida y poco atractivo. Dos cucharadas de sal de Epsom añadidas a tu champú deberían ser suficientes para solucionar este problema. Esta mezcla funciona como champú clarificante, atacando el exceso de grasa en las hebras y en el cuero cabelludo. En definitiva, le devuelve la vitalidad al pelo.

Si ya sabes que el magnesio es bueno para el cuerpo, no debería sorprenderte que también lo sea para el cabello. Este mineral se absorbe fácilmente en las zonas que cuentan con muchos folículos capilares, y su acción hidratante y fortalecedora ayuda a controlar los daños y la resequedad. Sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias evitan que los contaminantes y la grasa del cuero cabelludo provoquen picores e inflamaciones. No es de extrañar, pues, que los mejores especialistas recomienden una dosis regular de magnesio para mantener el pelo sano.

Un consejo extra: masajear el cuero cabelludo y las raíces del cabello con sulfato de magnesio promueve su salud y vitalidad. Para obtener los mejores resultados, puedes hacer una combinación con aceite de coco.

Sal de Epsom para el cabello quebradizo

Normalmente, la hebra capilar está compuesta por proteínas fibrosas, agua y algunos lípidos. Como el sulfato de magnesio se une sólidamente a las moléculas de agua, priva al cabello de su humedad natural, dándole una textura algo áspera. Por lo tanto, si te aplicas sal de Epsom en el cabello, podrías terminar causando deshidratación.

Si tienes el pelo seco y quebradizo, no debes agregarle sal de Epsom a tu champú habitual. Un acondicionador sin enjuague puede funcionar mejor, siempre y cuando le coloques la cantidad adecuada de sal de Epsom. Una buena mezcla a partes iguales entre sal de Epsom y acondicionador puede funcionar. Asegúrate de mezclar bien ambas sustancias, y de calentar el producto antes de aplicártelo.

En la ducha, aplícate el acondicionador de sal de Epsom de la forma más uniforme posible. A continuación, masajéatelo suavemente en el cuero cabelludo, y cubre todos los mechones desde la raíz hasta las puntas. Déjalo reposar durante veinte minutos, y luego enjuágate bien.

Sal de Epsom para el cabello graso

Si tienes el pelo y el cuero cabelludo grasosos, deberías probar el champú de sal de Epsom. Mezcla tu champú habitual con la sal, a partes iguales, pero no olvides agitar bien la botella de champú antes de hacer la mezcla. Una proporción alternativa es de dos cucharadas de sal mezcladas con 450 gramos de tu champú habitual.

Cuando te apliques la mezcla de sal de Epsom y champú, masajéatela profundamente para que penetre y se absorba mejor, prestándole especial atención a tu cuero cabelludo. Del mismo modo, aplícate un poco en el pelo, de forma adecuada, haciendo más hincapié en las partes más grasosas. Para obtener los mejores resultados, utiliza el champú con sal solamente cada dos sesiones. De este modo, minimizarás las posibilidades de que tu cabello se ponga seco y quebradizo.

Conclusión

Es hora de dar un paso más en tu rutina de cuidado capilar. Independientemente del tipo de cabello que tengas, ya sea graso, quebradizo o seco, puedes disfrutar de todos los beneficios que te ofrece la sal de Epsom. ¿Qué puedes perder al probarla? En muy poco tiempo, podrás entender por qué este producto está causando tanto revuelo en la industria de la belleza.

Vinci Hair Clinic puede ayudar a todos los hombres y mujeres que luchan contra la caída del cabello. Les brindamos a nuestros clientes una solución profesional y científicamente adecuada a sus necesidades particulares. Aprovecha nuestra consulta gratuita y sin compromisos. ¡Empieza tu proceso de restauración capilar, y ponte en contacto con nosotros hoy mismo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X