En los últimos tres años han pasado muchas cosas, como la aparición de nuevas tendencias en las redes sociales y, por supuesto, una pandemia que ha estresado al mundo entero. Esa enfermedad nos ha mantenido atentos a las noticias, en busca de novedades. Parece que todo está volviendo a la normalidad poco a poco, pero todavía hay consecuencias para las personas que contrajeron el virus.

Teniendo en cuenta que uno de los factores que provocan la caída del cabello es el estrés, a nadie debería sorprenderle que exista una relación clara entre la caída del cabello y Covid-19. El Dr. Robert Finney, dermatólogo cosmético certificado, afirma que “existe una forma de pérdida capilar conocida como efluvio telógeno, que suele ser ‘inducida por el estrés’, y que se puede desencadenar por muchas cosas, como el parto, alguna enfermedad, ciertos medicamentos o algún evento fuertemente estresante”.

¿De verdad el COVID-19 puede provocar la pérdida del cabello?

Para responder a esta pregunta, primero tenemos que entender cómo se produce la caída del cabello. Nuestro cabello pasa por cuatro fases principales:

Casi el 90% del cabello se encuentra en la fase activa, en la que los folículos siguen produciendo hebras nuevas; y menos del 15% del cabello está en la fase de reposo. Sin embargo, el estrés y los cambios hormonales pueden hacer que un mayor porcentaje de cabellos pasen a la fase telógena. Esto significa que una cantidad inusualmente mayor de cabellos entrarán en reposo o se caerán, dejando un porcentaje menor en la fase de crecimiento. Este resultado es lo que se conoce como efluvio telógeno (ET).

Bridgette Hill, tricóloga certificada, afirma que “el estrés psicológico puede desencadenare una abundancia de epinefrina y cortisol, hormonas que pueden contribuir a la caída del cabello relacionada con el COVID”. En estas circunstancias, nuestro cuerpo crea un estado proinflamatorio que daña el tejido, pudiendo causar efluvio telógeno.

La espironolactona y la caída del cabello

Los medicamentos recomendados para la caída del cabello dependen de las condiciones de salud del paciente, así que si quieres curar tu pérdida capilar usando medicamentos, primero tendrás que consultar a un médico. Es posible que te receten espironolactona, sustancia que reduce la producción de andrógenos, como la testosterona y otras hormonas masculinas. Los niveles elevados de andrógenos pueden provocar un tipo de pérdida capilar conocido como “alopecia androgénica”. Diversos estudios han demostrado que el uso de espironolactona reduce los niveles de andrógenos, e incluso favorece el crecimiento del cabello.

Minoxidil y Finasteride para tratar la caída del cabello

El minoxidil y el finasteride se utilizan más comúnmente en la industria de la restauración capilar, para ayudar a recuperar el cabello perdido. El minoxidil también es conocido por el nombre de “Rogaine”. El Dr. Finney afirma que “el mejor tratamiento de venta libre es el minoxidil tópico”. Este medicamento se aplica directamente sobre el cuero cabelludo.

La finasterida es otro medicamento tópico, cuyo objetivo es minimizar la producción de dihidrotestosterona (DHT), la cual se produce a partir de las hormonas inactivas de la testosterona. Como subproducto de la testosterona, la DHT encoge los folículos pilosos. Tanto el minoxidil como la finasterida combaten estos efectos, pero la caída del cabello puede empezar otra vez si el paciente deja de usar estos medicamentos.

Inyecciones de plasma rico en plaquetas (PRP) para combatir la caída del cabello

El Dr. Finney afirma que “el PRP es definitivamente una gran opción de tratamiento. Las plaquetas contienen factores de crecimiento que resultan eficaces para evitar que el cabello entre a la fase de reposo, y para despertar a los folículos que ya entraron en ella”. El tratamiento no conlleva muchos riesgos, ya que la sangre que se usa es extraída del propio paciente.

El PRP es un tratamiento contra la caída del cabello que se basa en las capacidades regenerativas de nuestro propio organismo. Es ampliamente usado en el deporte, porque ayuda a reparar los tejidos; y se cree que también puede reparar los folículos capilares dañados. La técnica consiste en extraer sangre del cuerpo y aislar las plaquetas, las cuales se inyectan en las zonas del cuero cabelludo que necesiten esa estimulación.

Cambios en el estilo de vida para controlar la caída del cabello

Los fundamentos para una buena salud capilar comienzan con una rutina de lavado adecuada, para mantener un cuero cabelludo limpio y un cabello libre de caspa, residuos y acumulaciones. “Un cabello sano comienza con un cuero cabelludo sano. Debemos asegurarnos de neutralizar los niveles de pH, y de eliminar el sebo, así como cualquier otro contaminante”, afirma Sarah Mardis, otra experta en salud capilar.

Tenemos que escoger con cuidado nuestros productos para el cuidado del cabello, y optar por los que sean de mejor calidad. Por ejemplo, si eres de piel grasosa, debes evitar usar champús en seco. Los champús en seco mantienen adheridos los aceites y las células muertas de la piel, creando el entorno perfecto para que los microorganismos causen infecciones en los folículos pilosos. Consulta a un dermatólogo antes de escoger tus productos, y préstale especial atención a tu dieta, ya que un cuerpo más sano te permitirá tener un cabello más sano también.

Reflexiones finales

La pandemia ha puesto sobre aviso al mundo entero, y sus efectos pueden repercutir en nuestra salud capilar. El virus puede provocar caída del cabello de forma indirecta, al aumentar nuestros niveles de estrés, provocando un cuadro de efluvio telógeno.

Medicamentos como el minoxidil pueden ayudar a tratar la caída del cabello, pero simples cambios en nuestra rutina diaria también pueden ser de mucha ayuda. Para combatir la pérdida capilar, hay que llevar una dieta más sana y elegir productos adecuados para nuestro tipo de cabello. Sin embargo, si la caída del cabello persiste por más tiempo de lo normal, deberías considerar la posibilidad de consultar a un experto. Vinci Hair Clinic les ofrece una consulta gratuita a todos sus clientes nuevos. ¡Reserva tu cita hoy mismo!