Las cejas no solo desempeñan un importante papel en nuestra apariencia, sino que también nos protegen los ojos, desviando las gotas de sudor. Las últimas tendencias indican que las cejas pobladas se están considerando más atractivas, lo que nos puede animar a dejárnoslas crecer libremente, para darles más grosor o enfatizarlas con el maquillaje.

Es realmente satisfactorio ver cómo surge esta tendencia de enmarcar nuestros rostros, haciéndonos sentir orgullo por nuestras cejas.

Sin embargo, a veces el crecimiento natural no es suficiente para poder tener unas cejas más gruesas, con la forma que deseamos. Hay algunas condiciones médicas que también pueden representar un impedimento para alcanzar ese objetivo. Así que tenemos que buscar otras soluciones.

¿Por qué se caen las cejas?

El Dr. Amrendra Kumar, dermatólogo especialista en trasplantes capilares, asegura que “la pérdida de cejas tiene un impacto negativo en los rasgos faciales, y también puede tener un profundo impacto psicológico. La restauración de cejas puede ser de gran ayuda en pacientes con pérdida de cejas”.

Explica que este tipo de pérdida de cabello aparece con poca frecuencia, y puede dar lugar a una pérdida total de las cejas cuando es causada por afecciones como la alopecia frontal fibrosante, la alopecia areata o la tricotilomanía.

Hay otras afecciones médicas que pueden causar pérdida de cejas, como la hipotricosis congénita. En este caso en particular, la baja densidad comienza en la infancia. Sin embargo, también se pueden perder las cejas en la edad adulta, sobre todo en caso de afecciones médicas como la lepra o el hipotiroidismo.

¿Cómo funciona la restauración de cejas?

Las cejas pueden perder su forma y su densidad. Mediante los trasplantes, se puede recuperar fácilmente la densidad de las cejas y reparar su forma. El método utilizado para realizar estos trasplantes se asemeja al que se usa en los trasplantes capilares tradicionales.

Los cirujanos de trasplante transfieren un determinado número de injertos capilares a la zona de las cejas, la cual presenta escaso crecimiento de vello. A continuación, estas zonas son pobladas con nuevas hebras que crecen a partir de los injertos previos. Los injertos suelen ser extraídos de las zonas temporal o parietal, y su implantación no solo incluye a las hebras individuales, sino también a los folículos. Normalmente el proceso no tarda más de tres horas.

¿Cuáles son los pros y los contras del trasplante de cejas?

Los partidarios del trasplante de cejas avalan su eficacia, porque el pelo que crece es de la misma persona, y es totalmente natural. Por lo tanto, el paciente puede disfrutar de su nueva imagen sin tener que usar más rellenos de maquillaje.

Sin embargo, hay que hacer algunas acotaciones sobre los resultados del trasplante. Es importante tener en cuenta que el procedimiento puede no ser adecuado para quienes buscan resultados instantáneos, ya que los injertos trasplantados requieren entre 6 y 12 meses para producir hebras.

Las ventajas del trasplante de cejas

  1. Como los folículos trasplantados se extraen del propio cuerpo del paciente, producen un pelo que es natural y coherente con su apariencia. Aunque el pelo que se usa para los injertos suele tomarse del cuero cabelludo, el vello corporal también puede ser útil.
  2. No será necesario usar más maquillaje para aumentar el grosor, ni será necesario hacer otros trasplantes. Una vez realizado el trasplante, los resultados son permanentes, a diferencia de lo que sucede con el microblading, por ejemplo.
  3. Regula eficazmente las formas genéticas de las cejas, y oculta las cicatrices de accidentes como choques o quemaduras.
  4. Tendrás unas cejas realmente gruesas, que no solo realzarán tu aspecto, sino que te protegerán del sudor, de las gotas de agua, de los pequeños residuos y de los insectos que puedan dañarte los ojos.

Los contras de los trasplantes de cejas

  1. Cuando los injertos se extraen del cuero cabelludo, las nuevas cejas pueden requerir un recorte más frecuente, ya que el pelo tiende a crecer más durante esta fase.
  2. Muchas personas se realizan trasplantes solo para mejorar la forma de sus cejas. Como en la mayoría de los casos los injertos no se toman de las cejas de otra persona, la forma final tampoco es la misma. Es necesario recortarlas y usar gel para ayudar a reorientar su forma, de modo que se vean más naturales.
  3. Como la cirugía se realiza bajo anestesia, puede producirse un diseño irregular de los folículos pilosos, debido a la inflamación. Para resolver este problema, basta con marcar con precisión la zona de trasplante.
  4. En raras ocasiones, los clientes pueden experimentar una sepsis durante o después de la cirugía, que si no es debidamente tratada, puede convertirse en una infección mayor. Por lo tanto, es importante hacerse el trasplante de cejas en una clínica de confianza.

Conclusión

Si estás cansada de tener que maquillarte las cejas una y otra vez, podrías optar por una solución permanente, como un trasplante. Sin embargo, es importante que antes de someterte a cualquier procedimiento, consultes con verdaderos profesionales que puedan revisar tu historial médico, para ver si tu piel y tu cuerpo pueden soportar el trasplante.

La decisión de someterse a un trasplante capilar o de cejas requiere investigación y consulta con especialistas. Es una decisión difícil, que no se puede tomar a la ligera. Por ello, Vinci Hair Clinic está ofreciendo consultas gratuitas con nuestros especialistas capilares. ¡Para reservar tu cita, solo ponte en contacto con nosotros!