Sea que ahora tengas un cabello con un moño desordenado, le hayas dado un nuevo color o un nuevo corte, todo dice algo sobre tus rasgos de personalidad, tales como tu atención al detalle o cuidado propio. La cosa es que constantemente estamos enfrentando problemas de pérdida de cabello que surgen de la nada y evitan que expresemos nuestra personalidad teniendo el peinado que queremos.

Hoy nos enfocamos en cuatro cosas que las mujeres deben saber sobre la pérdida de cabello y las prácticas de crecimiento de cabello. Si no sabes lo que está causando el problema, ¿cómo puedes arreglarlo?

¿Por qué ocurre la pérdida de cabello?

Primeramente, hablemos sobre el proceso de pérdida de cabello y por qué los folículos pilosos se sueltan del resto del cabello, reduciendo su densidad. Las mujeres son sometidas a la pérdida de cabello en diferentes grados, pero la mayoría tiene poco conocimiento de por qué ocurre esto. Conocer los factores que contribuyen con la pérdida de cabello nos ayuda a determinar qué pasos tomar para minimizarla y para impulsar el crecimiento del cabello.

Numerosos factores del día a día podrían estar contribuyendo con tu pérdida de cabello y podrías no saberlo. Estos factores abarcan desde los alimentos que consumimos, el ambiente e incluso la contaminación en el aire. Y todo eso antes de comenzar a hablar sobre otros asuntos como la genética y el estrés.

Simplemente ten en cuenta que si estás cuestionando tu caída del cabello o una repentina y amplia pérdida de cabello, la respuesta probablemente está en un cambio en tu dieta, estilo de vida o ambiente. Hemos elegido cuatro factores prominentes para discutirlos en este artículo.

  1. Cambios en los niveles de estrés

El estrés es un enemigo de un cabello saludable. Recuerda esos días estresantes en los que tuviste que lidiar con asuntos personales o trabajaste demasiado, por mucho tiempo y muy intensamente. ¿Notaste un incremento en la caída del cabello?

El estrés es un factor desgastante en la mayoría de las áreas de nuestra vida y la pérdida de cabello no es excepción: cuando experimentamos estrés, una hormona conocida como cortisol es liberada en el cuerpo. El cortisol impacta el ciclo regular de los folículos pilosos.

Un incremento en los niveles de cortisol causa una reducción en el número de componentes biológicos que contribuyen con el crecimiento del cabello. Expertos de la Universidad de Harvard llevaron a cabo un estudio en ratones donde eliminaron por completo las glándulas de adrenalina responsables de producir hormonas de estrés y los resultados fueron un descubrimiento fascinante.

La fase de reposo conocida como telógena, durante la cual el cabello deja de crecer y podría incluso caerse, fue recortada extensamente y el cabello comenzó a crecer de nuevo a un ritmo más rápido. Así que, el estrés estaba contribuyendo con la pérdida de cabello en cantidades medibles.

En artículos anteriores, hemos hablado sobre el impacto del COVID-19, el cual contribuyó a un incremento obvio en los niveles de estrés, llevando así a una mayor pérdida de cabello. Por esto, presta atención al cuidado y evita situaciones estresantes para tener un cabello más sano.

  1. Nutrición adecuada y los niveles de hormonas

Los niveles de hormonas juegan un papel importante en la pérdida de cabello, comenzando con la hormona del estrés que mencionamos arriba. Por ejemplo, una fluctuación en los niveles de hormonas durante el período posparto o menopausia causa un notable cambio en la caída del cabello.

Durante este tiempo, las mujeres experimentan una reducción de los niveles de hormonas sexuales femeninas. Adicionalmente, otras hormonas, como la hormona tiroideas, afectan la salud de los folículos pilosos. El hipotiroidismo o hipertiroidismo es cuando la glándula tiroidea está produciendo cantidades muy bajas o muy altas de hormonas.

Estas condiciones llevan a la pérdida de cabello en diferentes áreas de tu cuerpo, incluyendo la vellosidad y los pelos terminales. Los folículos se vuelven quebradizos y frágiles y no pueden mantener el crecimiento. Estos niveles de hormonas están fuertemente ligados a la nutrición.

A través de una dieta adecuada, les proporcionamos a nuestros folículos pilosos minerales para el crecimiento esenciales como el zinc e hierro y mejoramos la salud de la microbiota intestinal. Esto regula los caminos inflamatorios, afectando la salud de los folículos pilosos.

  1. Los niveles de contaminación a nuestro alrededor

La contaminación es ampliamente conocida por su efectos negativos en nuestras vidas, ¿pero sabías que también puede afectar la salud del cabello? De acuerdo con un estudio llevado a cabo en el 2019 por el Future Science Research Centre, cuando el cabello es expuesto a contaminantes comunes como las partículas en suspensión, bajan los niveles de la proteína responsable del crecimiento del cabello.

Incluso las partículas comunes como el polvo y subproductos derivados de la quema de combustibles fósiles (diésel, petróleo, carbón, aceite, etc.) debilitaron la capacidad de crecer de las células de los folículos pilosos. Cuando se elevó la cantidad de contaminación, también se elevaron los niveles de pérdida de cabello.

Exponerse a actividades como la fabricación, construcción y minería podría llevar a una liberación de elementos de partículas en suspensión. Principalmente se descubrió que los efectos de los contaminantes estaban desproporcionadamente relacionados con una reducción de proteínas importantes como β-catenina, ciclina D1, CDK2 y ciclina E, las cuales aseguran un crecimiento de cabello saludable.

  1. Acumulación de productos en el cabello

Los suplementos para el cabello, champú y acondicionadores ayudan a ajustar tu peinado y a impulsar el crecimiento, pero el uso no moderado de estos puede dejar una acumulación que afecta la salud de tu cabello. La acumulación es creada por constantes restos de sueros, acondicionadores, cremas y esprays.

Estos se adhieren al cuero cabelludo y al pelo en sí, evitando que crezcan los folículos pilosos. Los productos que hacen más suave y brillante tu cabello son ricos en ingredientes como la cera, aceites minerales, silicón y otros químicos. Al formarse capas una encima de la otra, estos elementos impiden la humectación.

La acumulación también evita que los acondicionadores sean absorbidos correctamente por tu cabello. También puede causar picazón, escamas o irritación en el cuero cabelludo.

Pensamientos finales

El conocimiento es poder. Saber que estos factores afectan la salud de tu cabello te dan ventaja en la batalla contra la pérdida de cabello. Practicar rutinas que alivien el estrés como la meditación, comer bien, usar productos para el cabello de forma moderada y evitar contaminantes de cabello mantendrá tu cabello más sano.

Si te preocupa la condición de tu cabello, considera ponerte en contacto con un dermatólogo certificado o un experto en el cabello. Vinci Hair Clinic posee clínicas en todo el mundo y nuestros expertos han acumulado una riqueza de conocimiento al tratar pacientes globalmente. ¡Ponte en contacto hoy mismo y reserva tu consulta gratuita!