0

Cuando el cabello se nos empieza a caer, lo más común es que le echemos la culpa al champú o al acondicionador. También podrías pensar que los alimentos que has estado consumiendo tienen algo que ver. Pero pocas veces nos percatamos de que el agua que usamos para lavarnos el pelo podría ser la verdadera causa.

¿Te parece que la textura de tu cabello ha cambiado de un tiempo para acá? ¿Crees que tu cabello está demasiado grasoso durante el invierno? En este breve artículo podrás conocer los efectos que el “agua dura” puede tener sobre tu cabello. Si la respuesta a las preguntas anteriores es un rotundo sí, entonces el agua del grifo podría ser la verdadera razón por la que tu cabello está en una mala condición.

¿Cómo puedes saber si estás usando “agua dura”?

La mayor parte del agua del grifo es agua dura, porque contiene minerales como el magnesio y el calcio, además de restos de pesticidas y productos farmacéuticos. Si tu ropa queda con manchas después del lavado, entonces seguramente estás usando agua dura. Además, cuando te lavas las manos con jabón, el calcio del jabón reacciona con el agua. Si el agua es dura, verás que se forma una capa de suciedad. Del mismo modo, cuando lavas tus utensilios con este tipo de agua, se pueden formar algunas manchas a causa del calcio.

¿Por qué el agua del grifo es perjudicial para el cabello?

Ahora que ya sabes cómo identificar el agua del grifo, veamos algunos de los efectos perjudiciales que puede tener sobre el cabello.

Adelgazamiento capilar

En primer lugar, el agua del grifo puede hacer que el cabello se debilite. Después de que te laves el pelo, los minerales se te acumularán en el cuero cabelludo. Esos minerales obstruyen los poros, e interfieren con el crecimiento de cabello nuevo. El pelo se nos puede empezar a caer si nos lo lavamos con agua dura de forma regular.

Cabello dañado

El agua con minerales hace que el cabello se ponga pesado. Como resultado, puedes sentir la necesidad de lavarlo con más frecuencia. Lo malo es que los lavados frecuentes eliminan la humedad y los aceites naturales del pelo, lo que lo pone más encrespado, reseco e inmanejable. Con el tiempo, terminarás notando que las hebras capilares empiezan a romperse.

Color desteñido

Si te has teñido el pelo recientemente, es posible que el tinte se te desvanezca al poco tiempo de lavarte con agua dura. Esa pérdida de color puede deberse a la oxidación del hierro, que hace que el cabello rojizo se ponga anaranjado.

Cabello graso

El agua dura tiene depósitos minerales que se adhieren al cabello, poniéndolo más pesado. Sentirás el cabello más sucio y pegajoso, lo que a veces puede provocar la aparición de puntas abiertas.

¿Se pueden evitar los efectos dañinos del agua dura?

Si crees que el agua del grifo te está dañando el pelo, hay medidas que puedes tomar para solventar la situación.

Usa productos desmineralizadores

Utiliza un champú con propiedades desmineralizantes. Eso te ayudará a retirar los minerales que el agua dura deje sobre tu cabello. Podrás ver los resultados en tan solo 2 o 3 lavados. Podrás presumir de un pelo suave y brillante otra vez.

Usa champús clarificantes

Los champús clarificantes, también conocidos como quelantes, son eficaces para eliminar el cloro. También pueden eliminar otros metales o minerales del cabello. Este tipo de champús utilizan agentes quelantes, que actúan como un imán para atrapar las impurezas. Restablecen el equilibrio del pH, neutralizando el cabello y el cuero cabelludo, eliminando las bacterias y evitando la rotura, el exceso de humedad y la elasticidad.

Ablanda el agua

El ablandamiento del agua puede ser la solución más sencilla para todos los miembros de la familia. Considera la posibilidad de instalar un sistema de descalcificación del agua, para mantener a raya todos esos compuestos perjudiciales. Un filtro de ducha también puede funcionar, pero tendrías que cambiarlo cada seis meses.

¿Qué remedios caseros te pueden ayudar?

Si no puedes conseguir productos desmineralizantes o algún champú quelante, hay algunos remedios caseros básicos que también pueden hacer maravillas. Sigue leyendo para que aprendas más.

Agua de lluvia

Sí, la simple agua de lluvia puede ser la mejor opción para lavarte el pelo. Es naturalmente suave, y no tiene ningún contenido de minerales.

Limón

Te podrá parecer que el limón es muy ácido, pero su jugo elimina los residuos del cabello, dejándolo con un aspecto brillante y saludable. También te ayuda a mantener el cabello suave y ligero.

Vinagre de sidra de manzana

Cuando vayas a lavarte el pelo, usa agua tibia y añádele unas gotas de vinagre de sidra de manzana. Luego enjuágate bien el cabello, y disfruta de la magia. El vinagre de sidra de manzana puede eliminar cualquier acumulación de minerales. Además, evita que el tinte se desvanezca, y pone el cabello más suave y ligero.

Conclusiones

Los minerales que se encuentran en el agua dura hacen que se forme una capa pegajosa en las hebras del cabello. La situación empeora cuando esa capa empieza a recoger la suciedad y el polvo del ambiente. El pelo se pone más graso de lo habitual, y el cuero cabelludo puede empezar a escamarse, dando lugar a una comezón persistente.

Si ya has intentado usar productos desmineralizadores y has cambiado el sistema de agua, pero no has notado ningún efecto positivo, tal vez haya llegado el momento de hablar con los especialistas de Vinci Hair Clinic. Te ofrecemos una consulta gratuita y sin compromisos, para que puedas recibir la mejor asesoría sobre las técnicas y tratamientos capilares más novedosos. ¡Reserva tu consulta hoy mismo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X