Con tantas ocupaciones, pocas personas pueden dedicarle el tiempo necesario al cuidado de su cabello. Solo empezamos a tomarnos el asunto con más seriedad cuando nos levantamos por la mañana y vemos más pelo de lo normal en la funda de la almohada. Entonces nos miramos al espejo, para ver si tenemos menos pelo que en la semana anterior, y nos hacemos las mismas preguntas de siempre. ¿Nos vamos a quedar completamente calvos en poco tiempo, o tendremos que vivir con pequeñas calvas durante años? ¿Cómo cambiaría nuestra vida si perdiéramos nuestra cabellera por completo?

Cada quien se hace sus propias preguntas, pero por lo general, los errores que cometemos siempre son los mismos: ignoramos esa pérdida de cabello, fingimos que no está pasando nada, o tratamos de solucionar el problema sin ayuda profesional. “Seguro es algo temporal”, pensamos. “Tal vez solo tengo que lavarme el pelo con más frecuencia”. Pero lo único que pasa es que el cabello se nos sigue cayendo, y no buscamos el tratamiento adecuado.

La mayoría de los afectados siguen ese patrón de comportamiento porque desconocen las causas de la caída del cabello. Por eso, hoy vamos a analizar en profundidad una de estas condiciones de pérdida capilar, basándonos en un artículo publicado recientemente por el Dr. Mitch Shulman.

¿Qué es la alopecia y la alopecia areata?

“Alopecia” es el término con que se conoce a la pérdida de pelo que se produce en cualquier parte del cuerpo. La alopecia universal provoca la caída del pelo en todo el cuerpo. En cambio, la alopecia areata es una forma más específica de la enfermedad, que afecta solamente a la cabeza. El patrón de pérdida de cabello puede manifestarse en pequeñas calvas, o bien ocupar todo el cuero cabelludo.

La alopecia areata se produce cuando el sistema inmunitario ataca a los folículos capilares, que son los responsables del crecimiento de nuevas hebras. Los folículos hacen que las hebras pasen por sus diferentes fases, incluyendo su nacimiento, crecimiento, reposo y caída. Cuando el cabello de una persona se ve afectado por la alopecia areata, el ciclo normal de crecimiento se interrumpe, lo que provoca la caída del cabello antes de lo esperado. Por fortuna, la enfermedad no deja cicatrices, y el cabello puede restablecerse por sí mismo con el paso del tiempo.

Se pueden aplicar algunos medicamentos corticosteroides orales, inyectables o tópicos en las zonas donde se cayó el cabello. Otra solución son los trasplantes capilares, el uso de pelucas o incluso los tatuajes permanentes, como la micropigmentación capilar (MSP).

Se estima que alrededor del 2% de la población está afectada por la alopecia areata. En su mayoría, se trata de personas de más de 30 años, pero los niños también pueden padecerla. Los síntomas de la alopecia son parecidos a los que generan algunos desequilibrios hormonales, las enfermedades de la tiroides o ciertas infecciones locales. Por lo tanto, es necesario dar con un diagnóstico preciso antes de iniciar cualquier tratamiento.

Principales formas de tratar la alopecia

Debido a que es una enfermedad autoinmune, la alopecia no tiene cura. Sin embargo, eso no significa que debamos quedarnos de brazos cruzados. Siempre podemos hacer algo para recuperar nuestro cabello. Como hemos mencionado anteriormente, hay algunas formas de afrontarla. Los principales tratamientos son los siguientes:

Otros tratamientos, como los trasplantes y la micropigmentación capilar, también pueden ayudarnos a recuperar nuestro aspecto. Además, hay una amplia lista de medicamentos que se usan para los trastornos autoinmunes, que también pueden ser útiles en el tratamiento de la alopecia.

Conclusión

Si has sufrido pérdida capilar, seguramente sabes lo perjudicial que puede ser para nuestra autoestima. La alopecia puede generar mucho estrés, lo que a su vez termina provocando más caída del cabello. Y así, casi sin darnos cuenta, terminamos inmersos en un terrible círculo vicioso.

Los especialistas en la caída del cabello siempre están desarrollando nuevas formas de hacerle frente a esta enfermedad. Si quieres ponerle punto final a esta preocupación, no dudes en ponerte en contacto con Vinci Hair Clinic, para que reserves tu consulta gratuita. Nuestros expertos pueden orientarte, de forma que encuentres el tratamiento adecuado para tu caso en particular.