Si tu cabello te tiene preocupado y los tratamientos convencionales no te han dado buenos resultados, tal vez deberías considerar un nuevo método. Los trasplantes Bio FUE (Follicular Unit Extraction) son una excelente forma de recuperar nuestra imagen, y de volver a tener pelo en esas zonas que presentan calvicie.

Los trasplantes capilares se remontan a 1925, cuando el Dr. Norman Orentreich decidió tratar la calvicie masculina de uno de sus clientes mediante un trasplante. Desde entonces se han desarrollado diferentes técnicas, pero el principio básico sigue siendo el mismo: extraer cabellos sanos del propio paciente, específicamente de las zonas que presentan buena densidad capilar, para luego trasplantarlos a las zonas que presentan calvicie.

Algunos métodos de trasplante capilar incluyen el uso de sueros de crecimiento y soluciones de Plasma Rico en Plaquetas (PRP). Ese es el caso del método Bio FUE, que busca maximizar el potencial de crecimiento del cabello recién trasplantado. Con él también se resuelve el problema de las cicatrices que dejan los trasplantes tradicionales.

¿Cómo funciona el trasplante capilar Bio FUE?

A la hora de realizar el trasplante capilar, se pueden usar dos métodos principales para extraer los folículos: el FUE y el FUT (trasplante de unidades foliculares). El Bio FUE, como su nombre lo indica, se basa en el primer método, de manera que los folículos sanos se extraigan de la forma más detallada y meticulosa posible.

El método Bio FUE es una combinación del trasplante capilar FUE y los tratamientos con PRP. Los tratamientos PRP consisten en la extracción de plasma de la sangre del paciente, para su posterior inyección en la zona donde se requiere que el cabello crezca. De este modo se potencia el crecimiento de los folículos capilares trasplantados, para obtener un cabello más abundante y duradero.

Los tratamientos PRP aprovechan la capacidad regeneradora de nuestras células. Cuando lo aplicamos en el cuero cabelludo, no solo ayuda al crecimiento del cabello, sino que también reduce el tejido cicatricial que queda como resultado del trasplante.

La zona del cuero cabelludo que será receptora de los folículos debe ser debidamente preparada para recibirlos, realizando espacios que se conocen como “hendiduras”. Estas hendiduras pueden hacerse antes o después de la extracción de los folículos, pero es mejor hacerlas antes, ya que así podemos reducir el tiempo que los injertos permanecen despegados del cuero cabelludo.

Antes del trasplante, los folículos extraídos se conservan en una solución salina o en proteínas como el PRP, para luego colocarlos cuidadosamente en las zonas receptoras. Después del procedimiento, los folículos tendrán un crecimiento estable, y requerirán un cuidado mínimo.

¿Qué se hace antes del trasplante capilar Bio FUE?

Antes de poder trasplantar los folículos, hay que extraerlos quirúrgicamente, de la forma menos invasiva posible. La mejor práctica consiste en extraerlos en forma de zig-zag, para evitar que se reduzca la densidad capilar en una sola zona de la cabeza.

Además, hay que extraer sangre del paciente para proceder con el PRP. Una vez extraída, la sangre se introduce en una centrifugadora, haciéndola girar rápidamente, para separar el PRP, la sustancia que estimula el crecimiento del cabello. A continuación, los folículos extraídos de la zona donante son introducidos en este líquido, para mantenerlos nutridos y bien hidratados.

Las células restantes también se inyectan en la zona receptora, para impulsar el crecimiento tanto de los folículos implantados como de las células de la piel circundante. De este modo, la zona puede recuperarse rápidamente sin que queden cicatrices visibles.

¿Cuáles son los beneficios de los trasplantes capilares Bio FUE?

El procedimiento Bio FUE ofrece notables ventajas en cuanto a la restauración capilar. Se realiza bajo anestesia local o tópica, y muchos pacientes consideran que esta última es más eficaz para evitar el dolor.

A continuación listamos algunas de las principales ventajas de este método:

Durante el trasplante, el traumatismo y el sangrado son mínimos, y la inflamación es casi nula. Además, como los injertos se mantienen bien hidratados, se puede mejorar sensiblemente el éxito del procedimiento. La técnica Bio FUE se tarda mucho menos (unas cinco horas) que el procedimiento FUE estándar.

Reflexiones finales

Tener una cabellera bella y abundante nos transmite un sentimiento de orgullo, y puede mejorar sensiblemente nuestra autoestima. Por el contrario, perder el cabello puede afectar negativamente nuestra apariencia y nuestra confianza personal. Esto puede generar estrés, lo que a su vez termina provocando una mayor caída del cabello. A veces, la calvicie no se puede detener simplemente con dieta y ejercicio. No es raro que los pacientes tengan que recurrir a otras soluciones.

La industria de la restauración capilar siempre está tratando de desarrollar nuevos métodos para promover el crecimiento del cabello, desde medicamentos hasta trasplantes capilares. En Vinci Hair Clinic trabajamos con clientes de todo el mundo, para devolverles su cabello y con él, su confianza. Si sientes que la pérdida de tu cabello te está afectando, nuestros especialistas pueden orientarte y presentarte el tratamiento más adecuado. Ponte en contacto con nosotros hoy mismo, para que reserves tu consulta gratuita cuanto antes.