0

Normalmente, a todos se nos caen entre 50 y 100 hebras capilares al día. Sin embargo, es posible que perdamos más pelo, dependiendo de nuestra rutina de lavado y cepillado. Este fenómeno forma parte del ciclo natural de crecimiento y muda del cabello, y lo normal es que el pelo nos vuelva a crecer con bastante rapidez. Por lo tanto, en realidad no perdemos nada de pelo en la cabeza. Pero las personas que sufren de efluvio telógeno pierden una cantidad de cabello considerable todos los días.

¿Qué es el efluvio telógeno?

“Efluvio telógeno” es el nombre de una enfermedad que consiste en la caída excesiva del cabello, como consecuencia de algún impacto sufrido por el organismo. Esta condición es distinta al “efluvio anágeno”, término que hace referencia a la caída del cabello provocada por la interrupción del crecimiento del cabello en la fase anágena, debido a ciertos medicamentos, toxinas o alguna inflamación.

¿Cuál es la causa del efluvio telógeno?

En un cuero cabelludo sano, el 85% del cabello está en crecimiento activo (fase anágena), mientras que el 15% restante está en reposo. El cabello crece vigorosamente durante unos cuatro años, y luego se toma un descanso durante unos cuatro meses. A continuación, el nuevo cabello activo empieza a crecer, y empuja al cabello en reposo hacia afuera. Si se produce algún impacto en el sistema, hasta el 70% del cabello activo puede entrar en fase telógena. Los principales desencadenantes de este fenómeno pueden ser:

 

  • Exposición excesiva al sol
  • Afecciones cutáneas como la eritrodermia, que puede afectar al cuero cabelludo
  • Descontinuación de la píldora anticonceptiva
  • Trastornos del sistema endocrino, como hipertiroidismo o hipotiroidismo
  • Ciertos medicamentos
  • Estrés psicológico
  • Pérdida de peso repentina, o reducción crónica en la ingesta de calorías
  • Alopecia de patrón femenino
  • Deficiencia nutricional, cambios drásticos en la dieta o pérdida de peso
  • Enfermedades crónicas o agudas, sobre todo si se presenta fiebre
  • Pérdida de cabello después del parto, que puede aparecer hasta seis meses después de dar a luz, debido a los cambios hormonales

 

Alrededor del 30% de los casos no tienen ningún problema subyacente.

¿Cuáles son los síntomas y cómo se ve?

El principal síntoma de esta enfermedad es el aumento en la cantidad de cabellos que se desprenden. Notarás que se te caen más pelos de lo habitual al peinarte. También es posible que dejes más pelo en la almohada. Aunque el efluvio telógeno no presenta otros síntomas de importancia, algunas personas sienten ardor o dolor en el cuero cabelludo (tricodinia), y una mayor sensibilidad. En muchos casos, los pacientes notan cambios sustanciales en su cabello, entre dos y cuatro meses después del comienzo de la afección.

 

Esta enfermedad no provoca una calvicie completa. Sin embargo, puede hacer evidente cualquier tendencia genética hacia la calvicie, como la pérdida de cabello de patrón masculino o femenino. Algunas personas notan que el cabello se les pone más fino, sobre todo cuando hay problemas hormonales subyacentes. Esta afección provoca pérdida de cabello dispersa en todo el cuero cabelludo. Por lo tanto, es posible que notemos un menor volumen de cabello, aparte del adelgazamiento.

¿Es una enfermedad hereditaria?

Esta enfermedad no es hereditaria. Puede afectar a personas de cualquier género o edad, completamente al azar. Como comentamos anteriormente, quienes tengan afecciones subyacentes son propensos a experimentar episodios repetidos de esta enfermedad.

¿Existe una cura para el efluvio telógeno?

En la mayoría de los casos, el efluvio telógeno se resuelve sin ningún tratamiento, en un período de tres a seis meses. Te darás cuenta de la mejoría cuando el cabello te vuelva a crecer. Sin embargo, puede pasar un buen tiempo antes de que recuperes el volumen que tenías antes de la afección. Desgraciadamente, la situación puede volver a presentarse, sobre todo si existe una afección subyacente que sigue sin ser tratada. Se considera que hay efluvio telógeno crónico cuando se experimenta una pérdida capilar persistente por más de seis meses.

Cambios en el estilo de vida

Para tratar la enfermedad, generalmente tenemos que ocuparnos de la afección subyacente. Por lo tanto, el tratamiento puede requerir hacer cambios en el estilo de vida o ingerir determinados medicamentos. También es posible que el dermatólogo decida centrarse en el aspecto nutricional. Hay que verificar si el paciente está consumiendo suficiente zinc, vitamina D y hierro. Los cambios en la dieta y los planes de alimentación personalizados pueden ayudar a aliviar las deficiencias nutricionales.

 

Cómo lidiar con las hormonas

Si el problema principal son las hormonas, el médico buscará la forma de equilibrar sus niveles. Esto puede requerir un tratamiento hormonal, o realizar determinados cambios en el estilo de vida. La pérdida de cabello que se produce como consecuencia de algún cambio en la medicación o en los métodos de planificación familiar, puede resolverse si se completa un tratamiento completo.

Pérdida crónica del cabello

Si la enfermedad es crónica, el médico puede cambiarle los medicamentos al paciente, para estimular el crecimiento de los cabellos que siguen en fase de reposo. Si la caída del cabello se da como consecuencia del estrés, el apoyo psicológico para combatir la ansiedad también puede ser una opción.

Exámenes comunes en caso de pérdida capilar

Antes de que el médico pueda prescribir algún tratamiento, deberá realizar pruebas específicas para asegurarse de que no se trata de alopecia común. Puede empezar por revisar el diámetro y la longitud del cabello perdido. A continuación, deberá hacer una prueba de tirón, para evaluar la cantidad de pelo que el paciente está perdiendo. El tercer examen es una prueba de lavado, que consiste en revisar la cantidad de cabello que se pierde con un lavado promedio. Por último, el médico prescribe análisis de sangre para determinar las causas subyacentes de la caída del cabello. Estos análisis pueden revelar la existencia de algún problema con la tiroides, desequilibrios hormonales o deficiencia de hierro.

Buscar ayuda profesional contra la caída del cabello

La caída de los cabellos que se encuentran en fase de reposo es típica del efluvio telógeno. Entre los síntomas está la sensibilidad en el cuero cabelludo. Normalmente, el efluvio telógeno suele remitir por sí solo en unos seis meses, excepto en los casos crónicos. Además, no existe un tratamiento específico para esta enfermedad. Por eso los médicos se enfocan en encontrar y tratar las causas subyacentes de la pérdida capilar. Los tratamientos pueden ir desde el asesoramiento dietético hasta la terapia hormonal sustitutiva.

 

Vinci Hair Clinic se especializa en ayudar a quienes sufren de efluvio telógeno. Si has estado experimentando una pérdida de cabello consistente durante un período prolongado, no dudes en llamar a Vinci Hair Clinic, para que recibas la asesoría y el tratamiento más adecuado.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X