A nadie le gusta que se le caiga el pelo. Los primeros visos de pérdida capilar aparecen en la parte superior de la cabeza, y se van extendiendo hacia los laterales. Este tipo de alopecia se conoce como calvicie de patrón masculino (CPM). Es el tipo de calvicie más común, pero lo bueno es que se puede tratar.

Diversos estudios han demostrado que casi el 90% de los hombres experimentan cierta pérdida capilar, incluso desde la juventud. Esto representa un gran desafío para nuestra imagen exterior, y también para nuestra autoestima y confianza personal. Al final, la calvicie puede provocar ansiedad y hasta depresión.

Afortunadamente, se han realizado muchos estudios sobre los diversos métodos que hay para combatir la caída del cabello, aparte de las intervenciones quirúrgicas. Un metanálisis publicado en la revista JAMA Dermatology examinó 23 estudios que se habían realizado sobre los medicamentos más usados para restaurar el cabello. Esos medicamentos son la dutasterida, la finasterida y el minoxidil.

Se estudiaron los efectos de diferentes dosis de estos medicamentos, por vía oral o tópica, durante periodos que iban desde los dos a los cuatro meses. El dermatólogo Anthony Rossi destacó la importancia del estudio: “Este meta-análisis es importante. No disponemos de ensayos clínicos aleatorios que comparen los efectos de estos medicamentos para la calvicie de patrón masculino”.

La dosis baja de Minoxidil en el cuero cabelludo ocupa el quinto lugar

El tratamiento menos eficaz, clasificado en quinto lugar por su eficacia, fue el minoxidil utilizado en dosis bajas. Al funcionar como vasodilatador, este medicamento ensancha los vasos sanguíneos, permitiendo que circule más oxígeno hacia los folículos pilosos.

Según el mismo estudio, la aplicación de una solución tópica de minoxidil al 5% sobre el cuero cabelludo dio lugar a un crecimiento limitado del cabello. Y como era de esperarse, el medicamento fue menos eficaz cuando se aplicó en dosis más bajas.

Cuarto lugar: Finasteride en dosis reducida

La finasterida, tomada en dosis diarias reducidas de 1 miligramo, ocupó el cuarto lugar en cuanto a eficacia. Este medicamento, tomado en forma de píldoras, ofreció resultados satisfactorios en la reducción de la pérdida capilar, y estimuló un mayor crecimiento del cabello. Aunque se clasificó en cuarto lugar, aportó un crecimiento razonable del cabello maduro después de 48 semanas.

El Minoxidil ocupa el tercer lugar

El minoxidil también fue el tercer tratamiento más eficaz. Cinco miligramos de minoxidil en una píldora por vía oral lograron reducir los síntomas de la CPM.

En comparación con otros tratamientos con una menor cantidad de minoxidil, esta dosis dio lugar a un mayor número de cabellos “terminales” al cabo de dos meses. El pelo terminal es el más maduro, grueso y largo, y es el tipo de hebra responsable del efecto de cabellera densa y completa, de acuerdo con el Dr. Rossi.

El Finasteride quedó en segundo lugar

La finasterida en dosis mayores a 5 miligramos diarios y por vía oral fue el segundo medicamento más eficaz. Este fármaco está aprobado por la FDA para tratar la hiperplasia prostática benigna (HPB), pero también sirve para curar la caída del cabello.

La finasterida produjo un aumento significativo en el número total de cabellos durante 48 semanas. El recuento total de pelo incluye tanto el pelo terminal como el vello fino de la cabeza. El vello fino está conformado por hebras cortas y claras.

La dutasterida ocupa el primer puesto

Por último, el medicamento de mayor rendimiento fue la dutasterida. Según el análisis, una ingesta diaria oral de dutasterida, en dosis de 0,5 miligramos, demostró ser mucho más eficaz para reducir la caída del cabello en los hombres, si la comparamos con los otros tratamientos.

Al igual que la finasterida, la dutasterida bloquea los efectos que tiene la enzima 5-alfa reductasa en la producción de DHT, reduciendo los niveles de testosterona. Este fármaco fue creado y patentado por GlaxoSmithKline en 1996, pero todavía no ha sido aprobado por la FDA como tratamiento para la caída del cabello, a pesar de su comprobada eficacia.

La Dra. Amy McMichael, profesora de dermatología, ha afirmado que “en general, los medicamentos tópicos tienen menos efectos secundarios sistémicos que los orales, pero su uso también es más difícil y engorroso”.

Reflexiones finales

Estos medicamentos pueden estimular el crecimiento del cabello sin necesidad de que nos sometamos a complicados tratamientos o costosas cirugías. Sin embargo, también pueden generar algunos efectos secundarios, como picor, resequedad, descamación y desprendimiento. Algunos pueden producir efectos secundarios más graves, así que solo deben tomarse bajo estricta supervisión médica.

Independientemente de los tratamientos que necesite su cabello, ya sea un trasplante quirúrgico o una solución tópica u oral, el asesoramiento personalizado y especializado le puede ayudar a tomar la decisión más adecuada. Vinci Hair Clinic les ofrece a sus clientes nuevos una consulta totalmente gratuita, con los mejores expertos en restauración capilar. ¡Reserve su cita hoy mismo!