0

En muchas personas, los altos niveles de estrés pueden conducir al desarrollo de ciertas formas de calvicie. De hecho, existen suficientes estudios científicos que demuestran la relación que existe entre el estrés y un tipo de calvicie conocido como “efluvio telógeno”. El efluvio telógeno es bastante común, y su causa principal es el estrés crónico. Hay evidencia de que cada vez más personas están reportando casos de pérdida capilar desde el inicio de la pandemia del coronavirus. En este artículo podrás aprender más sobre el efluvio telógeno, y te diremos cómo puedes tratarlo.

El estrés y el ciclo capilar

Tal vez te estés preguntando si la ansiedad es la culpable de que se te esté cayendo el pelo mientras duermes o te duchas. El estrés puede ser causado por el trabajo, por los problemas familiares, por la presión del entorno o por circunstancias emocionales. En cualquier caso, es natural que nos preocupemos por las secuelas que el estrés pueda dejar en nosotros.

El cuero cabelludo de un adulto tiene más de 100.000 folículos pilosos, aunque el número exacto varía de persona a persona. Cada folículo piloso pasa de la fase de crecimiento a la fase de reposo, de forma regular. La mayor parte del tiempo, la mayoría de los folículos están en la fase de crecimiento. Pero cuando un folículo pasa a la fase de reposo, el pelo que tiene se cae. El efluvio telógeno hace que muchos folículos entren de forma simultánea a la fase de reposo. Y como consecuencia de este cambio repentino, se produce la pérdida excesiva del cabello.

¿Cuáles son los síntomas del efluvio telógeno?

Una manera de diferenciar el efluvio telógeno de otros tipos de pérdida capilar es prestando atención a los síntomas. Esta afección se caracteriza por un adelgazamiento difuso del cabello, que se presenta de manera repentina y abrupta. Afortunadamente, es una condición de carácter temporal.

Una aparición brusca

Aunque el efluvio telógeno provoca una calvicie abrupta, la misma suele presentarse en los tres meses siguientes al evento desencadenante. Si ahora mismo estás pasando por un momento muy estresante, es probable que la calvicie termine apareciendo dentro de unos meses. Ese retraso se explica por el ciclo del cabello, que pasa de la fase de reposo a la fase de muda. Hay otros factores que pueden provocar el efluvio telógeno, como el parto, ciertas enfermedades graves o algunos medicamentos.

Adelgazamiento disperso

El efluvio telógeno se presenta como una calvicie difusa. Por lo general, los pacientes notan que el cabello de la parte de atrás se les pone más fino, y dejan más pelo en la almohada o en el desagüe de la ducha. Durante este período, la cantidad de pelo que se cae es bastante mayor de lo habitual. También es común dejar más pelo en los peines y cepillos. Pero aunque el cabello se puede poner más fino en algunas zonas, la persona no llega a quedarse totalmente calva.

El efluvio telógeno es temporal

Como si esa buena noticia no fuera suficiente, la segunda característica de esta condición es que la caída del cabello es temporal. El cabello termina recuperando su densidad normal, aunque ese proceso puede durar unos seis meses. Sin embargo, en algunos casos atípicos, es posible que el cabello no vuelva a su grosor anterior. Esto puede ser síntoma de alguna condición de calvicie subyacente.

¿Se puede prevenir el efluvio telógeno?

Lamentablemente, en la actualidad no hay forma absolutamente certera de prevenir el efluvio telógeno. Controlar el estrés y mantener una buena salud en general son buenas formas de reducir el impacto y de acelerar la recuperación. A continuación te presentamos algunas cosas que puedes hacer para mantener la salud de tu cabello:

  • Seguir una dieta equilibrada, que contenga suficientes proteínas, vitaminas y minerales.
  • Evitar los peinados estirados, porque halan las raíces del cabello.
  • Reducir el uso de tratamientos químicos, tintes y herramientas de peluquería que generan calor.
  • Seguir una buena rutina de cuidado del cabello, para contribuir a la salud del mismo.

Además, para ayudarte a reducir el estrés del día a día, puedes adoptar el hábito de la meditación. Así podrías prevenir la aparición del efluvio telógeno.

Recibe ayuda profesional contra la caída del cabello

Aunque el efluvio telógeno es reversible, no es fácil sentarse a esperar que la situación se resuelva por sí sola. La calvicie puede hacer que entremos en pánico, y que empecemos a buscar soluciones infructuosas por Internet. Lo cierto es que el tiempo es el único tratamiento verdadero para la calvicie causada por el estrés.

Pero si la caída del cabello se presenta junto a otros síntomas, como picor en el cuero cabelludo, enrojecimiento o sensibilidad, es posible que existan otras causas aparte del estrés y las hormonas. En estos casos es esencial buscar ayuda desde el principio, para evitar que los problemas capilares se agraven.

Si sospechas que tienes efluvio telógeno, lo más recomendable es que busques ayuda profesional. Debes acudir a un tricólogo o dermatólogo, para que te haga un diagnóstico adecuado. Mientras tanto, lo mejor es comprender la causa y mantener la calma, para evitar que el círculo vicioso del estrés siga aumentando.

Si quieres recibir ayuda contra la caída del cabello, acude a Vinci Hair Clinic. Así podrás recibir ayuda de los mejores expertos. Ponte en contacto con nosotros para que reserves tu evaluación gratuita, y para que recibas asesoramiento personalizado sobre cómo solucionar tus problemas capilares.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X