¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

  • Español
  • Español

La madurez no tiene por qué ser sinónimo de calvicie: Cómo mantener el cabello en la mediana edad

¿Quién acuñó la expresión “la edad está en la mente”? No tenemos ni idea, pero tal vez fue una escritora de estilo de vida de veintitantos años, con una piel preciosa y una melena tan frondosa que podría albergar a toda una familia de gorriones. Quienes tienen algunos años de más saben que la edad está en la mente, pero también en las manos, en la cara y en el cabello.

Pero eso no quiere decir que toda la diversión tenga que acabarse cuando llegamos a la mediana edad. Sigue leyendo para que conozcas los trucos que te ayudarán a mantener una cabellera densa en la edad madura. ¡La madurez no tiene por qué ser sinónimo de calvicie!

¿Por qué el cabello se pone más fino con la edad?

Hay varias razones que explican por qué el cabello empieza a perder grosor cuando envejecemos. Por ejemplo, a medida que pasan los años, los patrones de calvicie se van haciendo más evidentes tanto en hombres como en mujeres. En el caso de las mujeres, los cambios hormonales son un factor importante. Los niveles de estrógeno, la hormona sexual femenina, empiezan a disminuir cuando la mujer llega a la madurez, sobre todo cuando llega la menopausia. Como esta hormona contribuye a mantener el grosor del cabello, es inevitable que se produzca cierto adelgazamiento.

Las deficiencias nutricionales son otro factor que vale la pena tener en cuenta. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo se hace menos eficiente a la hora de procesar los alimentos. Eso puede hacer que nuestro cuero cabelludo y los folículos pilosos no reciban las vitaminas, minerales y proteínas que necesitan para poder producir cabellos sanos.

Entonces, ¿qué puedes hacer para mantener el grosor de tu cabello? A continuación te presentamos cuatro puntos que debes tener en cuenta.

Usa un buen peinado

La regla número uno es no llevar un peinado que genere tensión sobre tus hebras. En el caso de los hombres, eso incluye también a los peinados diseñados para ocultar las calvas. Es mejor llevar el pelo rapado o bien corto. En el caso de las mujeres, se deben evitar las rayas centrales de ser posible, ya que el adelgazamiento capilar es más evidente en esa zona. Una raya lateral profunda, por el contrario, puede hacer que el pelo se vea más grueso, simplemente amontonando todo el pelo de un lado. Otra opción son las capas. Asesórate con un estilista profesional sobre las diversas opciones de peinado que pueden transformar tu aspecto.

Usa los productos adecuados

En el mercado hay muchos productos que están especialmente diseñados para hacer que el pelo se vea más grueso. Los champús y acondicionadores voluminizadores son solo dos ejemplos. Elige productos que no eliminen los aceites naturales y la humedad de tu cabello. Trata de evitar los productos que contengan ingredientes que puedan dañar más tu cabello; como el alcohol, los sulfatos y la silicona.

Los sérums capilares protegen al cabello de los factores ambientales. Si usas el sérum adecuado, también podrás mejorar el brillo y la textura de tu cabello, haciendo que se vea más denso. Elige un sérum que tenga ingredientes como cafeína, niacinamida, jengibre y pantenol. Estas sustancias le brindan nutrición al cabello, y pueden aumentar el diámetro de las hebras, haciendo que se vean más gruesas.

¡No castigues a tu cabello!

Las rutinas capilares modernas suelen implicar el uso excesivo de productos equivocados; el exceso de calor y el jalado vigoroso del cabello. Estas prácticas no hacen más que agravar el problema del adelgazamiento capilar. Utiliza solo productos que te nutran y engrosen el cabello. Deja de usar planchas, rizadores y secadores. Cómprate un peine de púas anchas, y desenrédate el cabello con movimientos suaves. ¡Deja de peinarte como si quisieras arrancarte el pelo de raíz!

Cuida tu estilo de vida

En gran medida, tu salud y bienestar dependen de tu estilo de vida. Si no le prestas atención a tu dieta, a tu rutina de sueño y al ejercicio diario, tu salud pagará el precio. Lo que se aplica a tu salud en general, se aplica igualmente al estado de tu cabello.

La dieta será crucial si lo que quieres es tener un cabello sano y fuerte. Come sardinas, aguacates, salmón y nueces, para que reboses de ácidos grasos omega-3. Las nueces también son buenas, gracias a la biotina. La carne, las alubias negras, los productos lácteos y los garbanzos también le aportan proteínas al cuerpo y al cabello. Los suplementos también pueden ser de gran ayuda, pero no debes empezar a tomarlos sin antes consultar a un médico. A veces, la sobrecarga de una vitamina o proteína en particular puede causar toxicidad.

Los patrones de sueño varían de acuerdo a cada persona, pero si te preocupan tus problemas al dormir, busca asesoría médica. En cuanto al ejercicio, basta con tomar el hábito de hacer caminatas todos los días. No es necesario que te conviertas en un atleta de resistencia para ver los beneficios.

Conclusión

La mediana edad puede ser una época en la que la salud, las hormonas y el estilo de vida empiezan a hacer mella en el cabello. Pero eso no significa que tengas que quedarte de brazos cruzados. Todos podemos combatir la calvicie y mantener nuestro cabello sano y grueso. Esperamos que este artículo te haya dado algunas ideas al respecto.

Si sufres pérdida o adelgazamiento capilar y estás empezando a preocuparte, Vinci Hair Clinic te puede ayudar. A todos nuestros clientes nuevos les ofrecemos una consulta gratuita, sin ningún compromiso. Vinci es una de las principales empresas de restauración capilar del mundo, y tenemos clínicas en todos los continentes. ¡Solo tienes que ponerte en contacto y reservar tu cita!