Si investigas sobre el daño capilar, los tratamientos de restauración capilar y las prácticas generales de cuidado del cabello, pronto te darás cuenta de la cantidad de información que hay disponible sobre estos temas. Puedes profundizar en estas categorías, y encontrar información sobre aspectos específicos de cada una de ellas. Puedes conocer los diferentes tipos de pérdida y daño capilar, las diferencias de género en los patrones de calvicie, y cómo afecta a las mujeres embarazadas o a quienes se recuperan del COVID-19, entre otros factores.

Pero un tema que no se trata con demasiada frecuencia es cómo envejece el cabello en las distintas etnias. Esa es una omisión flagrante e injustificable. Por fortuna, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM) han tomado medidas para resolverlo. Su informe reciente arroja algunos hallazgos interesantes, que tienen implicaciones en la manera cómo podemos abordar el daño capilar en personas de diferentes orígenes étnicos. Sigue leyendo para que descubras más.

El estudio

El informe de la BUSM no se basa en una nueva investigación empírica, sino en una revisión bibliográfica de estudios que se han hecho anteriormente sobre el envejecimiento capilar. La revisión fue realizada por un equipo de nueve médicos, dermatólogos y científicos, quienes examinaron un montón de artículos de investigación, libros de texto, ensayos clínicos, comentarios y revisiones, en busca de cualquier dato que se refiriera a los cambios que experimentamos en nuestra estructura capilar a medida que envejecemos.

A los investigadores les resultó especialmente relevante la manera en que el envejecimiento capilar difiere de acuerdo con el origen étnico. El equipo se decantó por una selección de sesenta y nueve publicaciones, escritas entre 1965 y 2019. En estas publicaciones buscaron información sobre la estructura del cabello, sus características de envejecimiento, y las diferencias entre razas y orígenes étnicos. Los resultados se publicaron en el Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology (JCAD).

Hallazgos

La autora correspondiente del proyecto fue la doctora Neelam Vashi, profesora asociada de dermatología en la BUSM. La Dra. Vashi le expuso al JCAD la principal conclusión a la que llegó el estudio. “A pesar de tener una composición química similar, las propiedades estructurales del cabello varían entre las distintas etnias, y en consecuencia, el envejecimiento del cabello también difiere”.

Esta diferencia se manifiesta de múltiples formas. Un ejemplo es el ritmo al que desarrollamos nuestras canas. El estudio reveló que la edad media a la que los caucásicos inician este proceso es a mediados de los treinta. Los asiáticos, por término medio, empiezan a encanecer a finales de los treinta, mientras que los afrodescendientes suelen mantenerse libres de canas hasta mediados de los cuarenta.

La forma en que los distintos grupos étnicos experimentan daño capilar también varía. Las personas de ascendencia caucásica y asiática tienden a sufrir daños en el extremo del tallo capilar. Las personas de ascendencia africana, en cambio, son más propensas a sufrir daños más cerca de la raíz del cabello. También hay diferencias étnicas en las mujeres posmenopáusicas, en cuanto a las tasas de crecimiento capilar y el diámetro de las hebras.

El equipo de investigación señaló que hay dos factores que intervienen en el envejecimiento del cabello: los cambios fisiológicos internos de la persona, y los factores ambientales externos a los que está sometida. Estos últimos incluyen los contaminantes y los daños causados por los diferentes hábitos de cuidado del cabello.

Implicaciones

Entonces, ¿qué implicaciones tiene el estudio para las personas que quieren proteger y conservar su cabello a medida que envejecen? Es una pregunta importante. Hay estudios académicos que demuestran que la opinión que tenemos sobre nuestro aspecto tiene un efecto enorme sobre cómo nos sentimos y nos comportamos. Estos estudios también confirman que nuestro cabello suele ser lo que la gente más recuerda de nosotros, por encima de todo lo demás. Por ello, un cabello en buen estado desempeña un papel importante en la autoestima y la salud mental de las personas.

Las personas de mediana edad en adelante deben recibir los mejores consejos sobre el cuidado del cabello, pero debemos ser conscientes de que no existe un formato único para todos. Las diferentes etnias experimentan pérdida y daño capilar en diferentes momentos y de diferentes formas. Tal como señala la doctora Neelam Vashi, “a medida que la población envejece y se diversifica, se hace más necesario comprender el proceso de envejecimiento en los distintos tipos de cabello”. Y una vez que hayamos comprendido ese proceso, debemos ajustar nuestros enfoques de cuidado capilar en consecuencia.

Conclusión

A medida que envejecemos, nos enfrentamos a todo tipo de desafíos. Lo mismo ocurre con nuestro cabello. Si queremos que las personas puedan proteger su cabello mientras envejecen, debemos adaptar el asesoramiento y la información a sus necesidades individuales. Esto incluye adoptar un enfoque culturalmente sensible, cuando sea necesario. Sin duda, el estudio de la BUSM contribuirá con ello.

En Vinci Hair Clinic siempre nos esforzamos por ofrecer asesoría y tratamientos capilares basados en las necesidades de cada cliente. Por eso hemos tenido tanto éxito durante estos años, y seguimos siendo una de las organizaciones de restauración capilar más importantes del mundo. Si te preocupa la pérdida del cabello, nosotros podemos ayudarte. Les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso a todos nuestros clientes nuevos. ¡Solo tienes que ponerte en contacto y reservar tu cita!