0

Todas las rutinas de cuidado del cabello tienen algunos ingredientes básicos en común. Independientemente del tipo de cabello que tengas, tu rutina debe incluir una buena limpieza con un champú de calidad. Además debes acondicionarlo, desenredarlo y peinarlo. Pero si esa es la rutina básica, ¿qué lugar ocupan los acondicionadores sin enjuague, y cuándo se pueden utilizar?

Los acondicionadores sin enjuague son exactamente lo que su nombre indica. Se deben aplicar y dejar en el cabello, para que nos ayuden a retener la humedad y a reponer los nutrientes esenciales. Se usan después del lavado, pero antes del peinado, mientras el cabello todavía está húmedo. Pueden sustituir al acondicionador habitual, pero es mejor utilizar ambos, sobre todo cuando el cabello es muy seco o propenso a los daños.

Seis razones para usar un acondicionador sin enjuague

Tal vez el acondicionador sin enjuague te parezca un gasto superfluo, pero en realidad sirve para muchas cosas. Podemos encontrar fórmulas diseñadas para todo tipo de cabello, así que prácticamente cualquier persona puede beneficiarse de este tipo de productos.

Los siguientes puntos podrían convencerte de añadir un acondicionador sin enjuague a tu rutina capilar.

Protege tus hebras

Las hebras se pueden dañar por la exposición al calor, entre otros factores ambientales. Esto puede provocar diversos problemas, incluyendo quiebres y puntas abiertas. Los acondicionadores sin enjuague recubren el cabello, protegiéndolo del aire seco y del calor excesivo. De hecho, hay algunas fórmulas que crean una barrera térmica, de forma que el cabello quede protegido del uso abusivo de productos químicos y herramientas de calor. Además, nos lo podemos aplicar antes de ir a la piscina o a la playa, para evitar que la sal, el cloro y otras sustancias nos dañen el pelo.

Hidrata el cabello reseco

Las personas con cabello seco son las que más se pueden beneficiar de los acondicionadores sin enjuague. Hoy en día hay muchos productos de este tipo que contienen los ingredientes necesarios para hidratar al máximo el cabello, como el agua de rosas, el aloe vera y la glicerina. Si tienes el cabello particularmente seco, asegúrate de añadir un acondicionador sin enjuague a tu rutina de cuidado capilar.

Restaura las hebras dañadas

Como ya dijimos, hay muchos factores ambientales que nos pueden dañar el pelo. Sin embargo, la forma en que nos peinamos y arreglamos el cabello también puede debilitarlo, haciendo que sea más susceptible a los quiebres. Las decoloraciones, los alisados, las permanentes y los tintes pueden dañar los tallos y los folículos capilares, provocando que el pelo se ponga opaco y encrespado. El acondicionador sin enjuague tiene excelentes propiedades hidratantes, protectoras y nutritivas. Por eso nos ayuda a tener un cabello más saludable y lleno de vida.

Revitaliza los rizos

El cabello rizado o con textura es más susceptible a la resequedad. Necesita más hidratación, porque es más difícil que el sebo o los aceites naturales se distribuyan por sí solos hasta llegar a las puntas. Si te aplicas el acondicionador y te peinas bien tus rizos, tus mechones podrán estar más definidos y saludables que nunca.

Combate el encrespamiento

El encrespamiento aparece cuando el cabello carece de humedad, lo que provoca que la cutícula se ponga áspera, y que las fibras capilares huyan en todas las direcciones. El problema puede empeorar si vivimos en un entorno húmedo o caluroso, o cuando pasamos mucho tiempo bajo el sol. Una forma muy eficaz de combatir el encrespamiento es aplicar un acondicionador sin enjuague, para que le añada humedad al cabello y nos ayude a suavizar todo ese encrespamiento. Además, este producto puede proteger tus hebras de las duras condiciones meteorológicas, y del intenso calor del sol.

Más brillo

A veces los acondicionadores habituales pueden ser demasiado pesados para el cabello. Cuando eso sucede, el pelo se puede poner excesivamente lacio, apagado y sin vida. En vez de utilizar tu acondicionador habitual después del champú, puedes aplicarte un acondicionador sin enjuague, para añadirle brillo y vida a tu cabello. Estos acondicionadores suelen ser más ligeros, por lo que su aplicación después de la limpieza no le añade tanto peso al pelo.

Cómo y cuándo utilizar el acondicionador sin enjuague

Independientemente del tipo de cabello que tengas, la aplicación del acondicionador sin enjuague siempre sigue los mismos pasos. Sin embargo, es posible que tengas que añadir más producto si tienes el cabello particularmente grueso y ensortijado. Para potenciar los efectos de la fórmula, te recomendamos que sigas los siguientes pasos:

  • Lávate el pelo con tu champú favorito, y después enjuágatelo bien.
  • Utiliza tu acondicionador habitual, según tu tipo de cabello. Déjalo actuar hasta por un minuto, o según las instrucciones de la etiqueta. Luego enjuaga con abundante agua fría. Si decides sustituir tu acondicionador habitual por el acondicionador sin enjuague, entonces pasa directamente al siguiente punto.
  • Exprímete suavemente el pelo para retirar el exceso de agua, y sécatelo con una toalla de microfibra. Para evitar que se rompa o se encrespe, asegúrate de no frotarlo cuando lo seques. Recuerda que el pelo es más frágil cuando está mojado.
  • Aplícate una buena cantidad de acondicionador sin enjuague, y distribúyelo por todo tu cabello, haciendo énfasis en medios y puntas.
  • Utiliza un peine de púas anchas para dispersar la fórmula y desenredarte el cabello.
  • Déjalo secar, y péinate el cabello a tu gusto.

La frecuencia de uso del acondicionador sin enjuague dependerá de cómo afecte a tu cabello. Si lo usas a diario y tu cabello se siente y se ve saludable, entonces puedes seguir usándolo todos los días. Por el contrario, si tu cabello se pone flácido, grasoso o demasiado pesado, debes reducir la frecuencia de uso.

Conclusión

A diferencia del acondicionador habitual, el acondicionador sin enjuague es más ligero, y nos brinda un efecto desenredante. Estos productos pueden contener glicerina, aceites naturales y vitaminas, para proteger e hidratar las hebras sin añadirles demasiado peso. Aunque pueden servir para todo tipo de cabellos y problemas capilares, es necesario que encuentres una fórmula que sea ideal para ti.

El equipo de Vinci Hair Clinic está especializado en realizar tratamientos contra la caída del cabello, incluyendo procedimientos de restauración, tanto para hombres como para mujeres. Si eres un cliente nuevo, la primera consulta te sale totalmente gratis y sin compromiso. ¿Qué esperas? ¡Reserva tu cita hoy mismo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X