¿Notas que el pelo se te cae cada vez más? ¿Te preocupa ver que tu pérdida capilar se está acelerando? Antes de que empieces a deprimirte, debes saber que la caída del cabello es bastante normal, y que se puede tratar.

La caída del cabello es causada por diferentes factores, como la genética, la dieta y los malos hábitos de peinado. Afortunadamente, podemos modificar algunos de esos factores. Los hombres pierden el cabello con mayor frecuencia, debido a la calvicie de patrón masculino (MPB), una condición que suele empezar como un pequeño punto de calvicie que se va expandiendo gradualmente.

Nuestro estilo de vida está muy relacionado con diversas condiciones y actividades que inciden en nuestra salud capilar. Por lo tanto, podemos aminorar la pérdida de cabello haciendo algunos ajustes en nuestro estilo de vida. Incluso es posible reducir la necesidad de usar medicamentos o de hacernos tratamientos.

El estilo de vida y su influencia en la caída del cabello

Hemos identificado cuatro factores relacionados con el estilo de vida que inciden en la caída del cabello: la mala alimentación, el tabaquismo, el mal cuidado del cabello y los potenciadores artificiales de testosterona. En los hombres, el impacto de estos factores está directamente relacionado con la nutrición y el crecimiento saludable de los folículos.

La mala alimentación

Los desequilibrios nutricionales pueden hacer que el cabello deje de recibir los nutrientes que necesita. En poco tiempo, estas deficiencias pueden verse reflejadas en el estado del cabello. Para estimular su crecimiento, nuestra dieta debe ser rica en hierro, proteínas y vitaminas. Por ejemplo, las legumbres y las alubias contienen buenas cantidades de proteínas, hierro y otros minerales que pueden frenar el debilitamiento capilar.

El tabaquismo

Para que el cabello pueda pasar por sus fases naturales de crecimiento, reposo y caída, es necesario que reciba un suministro constante de sangre, de forma que los folículos permanezcan bien nutridos. El hábito de fumar impide esa circulación, y genera un efecto vasoconstrictor, estrechando los vasos sanguíneos. Como resultado, éstos dejan de ser capaces de transportar la cantidad de sangre que el cuero cabelludo necesita.

Malos hábitos de cuidado

Los químicos que se usan para hacer la permanente, o para alisar y darle un estilo específico al cabello, pueden afectar la salud de los folículos pilosos e incluso provocar calvicie. Además, las herramientas de peinado, como los secadores, las planchas y los rizadores, obligan a las hebras a adoptar una forma determinada, lo que las debilita. Esto también puede acelerar el ritmo de caída del cabello. Si no puedes evitar hacerte esos tratamientos, al menos usa un aerosol protector, para reducir el impacto.

Potenciadores artificiales de la testosterona

Los esteroides contienen potenciadores artificiales de la testosterona que pueden ayudarte a ganar músculo, pero también pueden hacer que se te caiga el pelo. En los hombres, esto suele pasar porque una parte de su testosterona se convierte en dihidrotestosterona (DHT), la cual encoge los folículos pilosos hasta el punto de que se ven obligados a caer. Este proceso ocurre incluso cuando no usamos esos potenciadores, pero cuando tomamos esteroides, aumentamos la cantidad de testosterona que puede convertirse en DHT.

¿Qué cambios en el estilo de vida pueden promover el crecimiento del cabello?

El zinc y el hierro son dos nutrientes imprescindibles para el crecimiento del cabello. Asegúrate de incluirlos en tu dieta, consumiendo alimentos que los contengan. Por ejemplo, la carne roja, los mariscos y las legumbres son ricos en estos elementos. También deberías limitar tu exposición al sol y a los contaminantes atmosféricos.

Evita los champús con ingredientes nocivos

No todos los champús son buenos para el cabello. Algunos contienen sustancias químicas que pueden dañar los folículos y detener su ciclo normal de crecimiento. Aunque los champús retiran la suciedad del cabello, también pueden eliminar elementos útiles, como el sebo, el cual es necesario para tener el cabello sano. Esto suele pasar cuando el champú tiene un alto contenido en sulfatos.

Reduce el estrés

El estrés puede afectar seriamente la salud de nuestro cabello. De hecho, hay un tipo de pérdida capilar que se conoce como efluvio telógeno, el cual está relacionado con la pérdida de cabello causada por estrés psicológico. Para reducir el estrés y mejorar nuestra salud, es recomendable ejercitarse con regularidad, meditar y hacer ejercicios de respiración controlada.

Reflexiones finales

Si el cabello no se te está cayendo por causas genéticas, tu estilo de vida podría ser el culpable. Recuerda que los alimentos que consumimos le brindan al cabello los nutrientes que necesita para crecer. No ingerir los alimentos adecuados puede provocar calvicie. También hay que tener en cuenta que los folículos tienen un límite de elasticidad, así que si estiramos las hebras más de lo que pueden soportar, terminarán cayéndose.

Los cambios saludables en nuestro estilo de vida pueden mejorar el estado de nuestro cabello, aumentar nuestra autoestima y mejorar nuestro aspecto. Sin embargo, si el pelo se te sigue cayendo, a pesar de seguir una dieta saludable y de evitar los peinados estirados, entonces deberías consultar a un especialista. Vinci Hair Clinic les ofrece a sus clientes nuevos una consulta totalmente gratuita con uno de sus expertos. ¡Simplemente ponte en contacto con nosotros y reserva tu cita hoy mismo!