¿Existe alguna relación entre el deseo sexual y la caída del cabello? O, siendo más específicos: ¿existe alguna relación entre los niveles de testosterona y la caída del cabello?

La calvicie de patrón masculino (CPM) es la principal causa de pérdida capilar en los hombres. En la terminología médica, esta condición se conoce como alopecia androgénica. Las probabilidades de sufrir CPM van aumentando con la edad, a diferencia de lo que ocurre con otras causas de pérdida capilar.

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. (NLM) señala que más de la mitad de los hombres mayores de 50 años se ven afectados por la CPM. Los hombres tienen formas diversas de hacerle frente a su calvicie, pero la mayoría de la gente considera que una cabellera abundante es sinónimo de masculinidad, juventud y vitalidad.

¿Cuál es la causa de la CPM?

Nuestro cuerpo comienza a producir hormonas sexuales en las primeras fases de la pubertad. Estas hormonas provocan la aparición de las características propias de la adultez, como el engrosamiento en el tono de la voz, la producción de esperma y el vello corporal. Lamentablemente, estas mismas hormonas pueden contribuir a generar una caída prematura del cabello.

Después de los factores genéticos, esta es la segunda causa más importante de la pérdida de cabello. La hormona de la que hablamos es el andrógeno conocido como dihidrotestosterona (DHT). La DHT afecta al desarrollo de los rasgos masculinos, y está estrechamente vinculada con el ciclo de crecimiento de los folículos pilosos.

Sin embargo, la DHT no se produce de forma aislada. Sus niveles dependen de la producción de testosterona. Solo el 10% de la testosterona que producimos se convierte en DHT.

Las primeras señales de la caída del cabello

Los primeros indicios suelen notarse cuando nos duchamos o nos peinamos. También podemos notar ciertos indicios cuando nos vemos al espejo. El patrón que forma el cabello puede determinar cómo avanzará su caída. Algunos hombres solo desarrollan una pérdida capilar reducida, en forma de parches. Otros presentan un patrón en forma de M, que se va profundizando con el tiempo. Entre las señales de CPM cabe destacar las siguientes:

Cómo los niveles de testosterona provocan la caída del cabello

Diversos estudios han demostrado que existe una relación entre la pérdida de cabello y los niveles de testosterona. Vale la pena señalar que esta cuestión es mucho más compleja de lo que se creía. Aproximadamente el 98% de la cantidad total de testosterona que se encuentra en el cuerpo masculino se mantiene inactiva, en forma de globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG).

El 2% restante es el que se convierte en DHT, la cual luego circula por el cuerpo, afectando al ciclo de crecimiento de los folículos pilosos y provocando la caída del cabello. La DHT reduce el crecimiento de las hebras capilares, hasta que el ciclo de crecimiento se debilita y se termina.

Otras causas de la caída del cabello en los hombres

Además de la alopecia androgénica, hay otras afecciones médicas que hacen que el cabello pierda su salud y su capacidad de regeneración, provocando su caída. Las afecciones de la piel que afectan al cuero cabelludo, como la psoriasis y el eczema, contribuyen decisivamente a la caída del cabello.

Además, las deficiencias nutricionales y los trastornos en la función tiroidea afectan la salud de los folículos pilosos, provocando la caída del cabello. La desnutrición y la falta de higiene también pueden provocar sarpullidos e infecciones en el cuero cabelludo, haciendo que el cabello se caiga en forma de parches.

Principales tratamientos contra la caída del cabello

¿Qué tratamientos comprobados existen actualmente para combatir la caída del cabello? En la industria de la restauración capilar se utilizan algunos medicamentos para regular los niveles de DHT, que son de dos tipos principales:

Los medicamentos más destacados son la finasterida y el minoxidil. El minoxidil se aplica en el cuero cabelludo como tratamiento tópico, para estimular el crecimiento de los folículos pilosos, y los resultados se ven después de uno a seis meses de su uso constante (al menos dos veces al día).

La finasterida funciona como bloqueador, impidiendo que la testosterona se convierta en DHT, su forma activa. Aunque el fármaco favorece el crecimiento del cabello, conlleva un riesgo de 2% de provocar disfunción eréctil o disminución en el deseo sexual.

Reflexiones finales

Un mayor deseo sexual es señal de una elevada producción de testosterona, pero eso no tiene por qué provocar pérdida capilar. A menos que haya notado algunas de las señales de CPM que mencionamos anteriormente, o que tenga antecedentes de calvicie en su familia, la pérdida de cabello no debería ser un problema para usted, al menos no por ahora.

Hay muchos productos de venta libre que prometen aliviar la caída del cabello, pero no todos son eficaces. Antes de iniciar cualquier tratamiento, es fundamental que usted sepa cuál es su tipo de cabello, y en qué fase de calvicie se encuentra. Los especialistas de Vinci Hair Clinic le ofrecen una consulta gratuita, para ayudarle en ese sentido. ¡Póngase en contacto con nosotros y reserve su cita hoy mismo!