0

Si hablamos de productos para el cuidado del cabello, todos tenemos nuestros favoritos. Tal vez te encante la fragancia del champú o acondicionador que usas actualmente. ¿Pero has revisado la etiqueta para leer la lista de sus ingredientes? ¿Sabes qué hay en la botella? Hay amenazas cotidianas a nuestro alrededor que pueden producir caída del cabello. Los productos que usas a diario pueden tener ingredientes dañinos para el pelo, y pueden acelerar la caída del mismo. Preparamos este artículo para que conozcas dos ingredientes muy comunes que encontramos en los productos para el cabello, los cuales pueden ser muy perjudiciales.

Siliconas En Los Productos Para El Cuidado Del Cabello

Los avances que ha tenido la industria del cuidado capilar no se hubieran producido de no haber sido descubierta la silicona. Los sueros capilares, los champús, los acondicionadores y las lacas para el pelo contienen alguna forma de silicona, un elemento que les ayuda a retener la humedad y a darle brillo al cabello. Las siliconas han tenido mala prensa en los últimos años, y en esta parte del artículo vamos a aclarar algunas cosas.

No Todas Las Siliconas Son Malas Para El Cabello

Las siliconas son polímeros hechos por el hombre. Son hidrófobos, es decir, repelen el agua, y por eso ayudan a que los productos para el cabello sean impermeables. El lápiz labial y la base de maquillaje también contienen siliconas, porque ayudan a evitar que se sequen. Los tipos de silicona más comunes que se utilizan en los productos para el cuidado del cabello son los siguientes:

  • Ciclometicona.
  • Amodimeticona.
  • Dimeticona.

Estas siliconas son menos pegajosas, más ligeras y delgadas que otras, lo que las hace perfectas para el papel protector que desempeñan en el cuidado del cabello. Crean un escudo alrededor del tallo del cabello, protegiéndolo de los elementos dañinos.

Sin embargo, algunos fabricantes utilizan el tipo de silicona equivocado en sus productos. Estas siliconas son más gruesas y pegajosas, y con el tiempo forman una capa de “plástico” alrededor del tallo capilar. Las acumulaciones de silicona terminan obstruyendo el cuero cabelludo, y al final debilitan los folículos capilares. Por eso siempre debes revisar las etiquetas de los productos que compras, para ver si contienen ingredientes como la Cetearil Meticona, Cetyl Dimeticona, Ciclopentasiloxano, Estearil Dimeticona, Meticona y Trisiloxano.

¿Son Tan Malos Los Sulfatos?

El siguiente ingrediente que debes tener en cuenta son los sulfatos. Aunque los sulfatos son necesarios para poder mantener el cabello limpio, a menudo también pueden causar daño. ¿Pero qué hacen los sulfatos? Para empezar, pertenecen a un grupo de productos conocidos como surfactantes, donde están incluidos los detergentes, los emulsionantes y los agentes espumantes. Los sulfatos son los responsables de producir la espuma de los champús y los acondicionadores. Descomponen la suciedad, las células muertas de la piel y las siliconas, y gracias a eso nos lavan el cabello y el cuero cabelludo. Básicamente los sulfatos son detergentes fuertes, y por lo tanto son útiles para remover polímeros y siliconas del cabello. Pero también son capaces de atacar la cutícula, y si debilitamos la capa externa del cabello, lo dejamos desprotegido y susceptible al daño.

La desventaja de usar sulfatos es que también eliminan los aceites naturales del cabello y del cuero cabelludo. Por eso el cabello queda quebradizo, y el cuero cabelludo se hace más sensible, lo que puede generar irritación, picazón y resequedad. Más del 90% de los champús que hay en el mercado contienen Lauril Sulfato de Sodio, y otros elementos como el Sulfonato de Alquilbenceno y el Lauril Sulfato de Amonio.

Elección De Productos Sin Sulfatos

Hay versiones más suaves de los sulfatos. Por ejemplo, los sulfatos de amonio son más suaves que los sulfatos de sodio. Si te das cuenta de que un champú o acondicionador en particular te está dando problemas, revisa la etiqueta para ver si puedes buscar un producto que tenga una forma más suave de sulfato.

Sin embargo, la mejor opción es usar productos capilares sin sulfatos, sobre todo si te tiñes el pelo o si tienes el pelo rizado. Los sulfatos son agresivos, y le quitarán el color a tu cabello.

Dejar de usar sulfatos es genial para el cabello crespo o rebelde, porque así se pueden mantener mejor los aceites naturales del cabello y del cuero cabelludo. Estos aceites naturales ayudan a retener la humedad, y reducen notablemente el frizz (o encrespamiento). Una gran alternativa a los sulfatos es un ingrediente llamado cocobetaína, un surfactante del aceite de coco. Es más suave que la mayoría de los sulfatos, y es la opción ideal si lo que quieres es retener la humedad del cabello seco y rizado.

¿Te Preocupa La Pérdida Capilar?

Si has dejado de usar productos capilares con sulfatos pero sigues teniendo problemas con el cabello, quizás haya otra causa subyacente. Aunque generalmente los productos sin sulfatos y sin siliconas son mejores para el cuidado del cabello, al final del día todo depende de tu tipo de cabello. Por ejemplo, si tienes el cabello muy grasoso, es posible que necesites sulfatos fuertes que descompongan el exceso de grasa y limpien el cuero cabelludo.

Vinci Hair Clinic cuenta con verdaderos expertos en restauración capilar que te pueden ayudar a solucionar los problemas que tengas con tu cabello. Reserva una consulta gratuita y da el primer paso para tener la cabellera que siempre soñaste.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X