0

Es sorprendente que una mejor cabellera nos pueda cambiar la vida. Si empiezas el día luchando contra tu cabello, es posible que pases el resto del día batallando contra otras cosas también. Y al contrario, si te levantas con un pelo maravilloso y no tardas mucho en peinarte, es más probable que puedas salir a afrontar tu día con energía. Entonces, ¿cómo puedes asegurarte de tener un mejor cabello? En este artículo te vamos a mostrar cuáles son los mejores consejos de los estilistas profesionales y de los especialistas en salud capilar.

¿Con qué frecuencia debes lavarte el pelo?

Si te pones a leer las distintas páginas web especializadas en el tema, encontrarás respuestas diferentes, y a veces hasta contradictorias. Algunas aconsejan lavarse el pelo cada dos días, mientras que otras defienden la “regla” de lavárselo sólo una vez a la semana. Según los entendidos, no existen reglas fijas en este sentido: todo depende del tipo de cabello de cada quien. A pesar de todo, es evidente que si te lavas el pelo todos los días, estarás corriendo el riesgo de desarrollar un cuadro de resequedad.

Si optas por un champú más suave que tenga ingredientes hidratantes, podrás lavarte el pelo con más frecuencia. Además, si tienes el cabello fino, el lavado regular puede ayudarte a darle más volumen. Mientras más grueso es el cabello, mejor podrá retener la humedad y los aceites naturales, lo que te permitirá lavarlo con menos frecuencia. La conclusión, por lo tanto, es que debes lavarte el pelo con la frecuencia necesaria para poder mantenerlo hidratado, de acuerdo con tu tipo de cabello.

Reducir el calor al mínimo

Décadas atrás, los utensilios términos sólo se usaban para hacer peinados para ocasiones especiales, como las bodas. Pero actualmente las herramientas térmicas de peluquería están al alcance de todos. Muchas personas se secan el pelo con la misma frecuencia con la que se lo lavan. Además, en la sociedad actual andamos con tanta prisa, que todos quieren secarse el pelo lo más rápido posible. Esta búsqueda de rapidez ha hecho que las herramientas de calor se utilicen con el ajuste más alto posible. No obstante, el calor excesivo puede dañar la cutícula del cabello, exponiéndolo a una mayor deshidratación. Para evitar ese problema, debes secarte el pelo al aire o con una toalla, en la medida de lo posible. En vez de recurrir a las planchas para combatir el encrespamiento, opta por rociar el cabello con agua. Si tienes que utilizar herramientas térmicas, elige el ajuste más bajo posible, y usa productos de protección contra el calor. Mantén tu cabello lo más natural que puedas, y opta por usar productos de peinado, en vez de herramientas térmicas.

Préstale atención a tu cuero cabelludo

Muchas personas se obsesionan con el estado de su cabello, pero muchas veces es mejor enfocarse en lo que hay debajo de él. El cuero cabelludo les brinda a los folículos pilosos la nutrición que necesitan para poder producir cabello. Si la salud del cuero cabelludo se resiente, el cabello sufrirá las consecuencias. La enfermedad más común que afecta al cuero cabelludo es la caspa, pero no existe un tratamiento único para dicha condición, porque las causas pueden ser muy variadas.

Por ejemplo, las escamas finas y pulverulentas son señal de un cuero cabelludo reseco, mientras que las escamas más gruesas y grandes suelen ser indicativas de una dermatitis seborreica. Cada una de estas afecciones requieren tratamientos diferentes. Si la caspa no desaparece tras utilizar un champú de venta libre, es aconsejable que acudas a un dermatólogo que pueda examinar tu caso más a fondo.

No luches contra la textura de tu cabello

Luchar contra la textura del cabello es contraproducente. Es como si un escorpión luchara contra su instinto de picar. Las hebras capilares, con su combinación de texturas, son tan únicas como las huellas dactilares. En vez de tratar de “domar” tu cabello, deberías aceptarlo. Todos los cabellos tienen la misma estructura, independientemente de su aspecto exterior o de su textura (rizado, ondulado o lacio). Tu objetivo debe ser mantener la cutícula cerrada, para mantener el brillo y evitar daños en el tallo. Para lograr ese propósito, debes usar el acondicionador adecuado. La clave para tener un cabello naturalmente sano es manipularlo lo menos posible.

Una buena dieta para un cabello sano

Como macronutrientes que son, las proteínas son esenciales para el crecimiento saludable del cabello. Por lo tanto, debes tener cuidado al empezar una dieta que limite tu ingesta de proteínas, porque ese tipo de dietas pueden afectar la salud de tu cabello.

Diversos estudios han demostrado que existe una fuerte relación entre el consumo de azúcar y el aumento en los niveles de la hormona dihidrotestosterona (DHT). La DHT es la responsable de desencadenar la caída del cabello. Debes restringir tu consumo de azúcar, comiendo alimentos integrales que contengan altos niveles de proteínas, además de vitamina C y ácidos grasos omega-3. Escoge un suplemento multivitamínico para el cabello que contenga zinc, biotina, folato, hierro y vitamina B12.

No hace falta que sigas una dieta estricta para asegurarte de ingerir alimentos saludables. Limita la ingesta de alcohol, alimentos procesados y golosinas, y asegúrate de beber agua suficiente todos los días. A la hora de distribuir los nutrientes, nuestro cuerpo le da una importancia muy secundaria al cabello. Si no consumes alimentos nutritivos, el cuerpo les dará prioridad a los órganos más indispensables. Como resultado, la salud del cabello terminará resintiéndose.

Dónde encontrar ayuda profesional contra la caída del cabello

Podría darse el caso de que la caída del cabello se mantenga, a pesar de seguir todos los consejos que presentamos en este artículo. Esa situación puede deberse a factores médicos o hereditarios. Si ese es el caso, debes buscar ayuda profesional.

Puedes reservar una consulta gratuita en Vinci Hair Clinic, para abordar tus problemas capilares. Los expertos de Vinci te ayudarán a determinar cuál es la causa del problema, y te sugerirán la mejor opción de tratamiento según tus necesidades. Para empezar hoy mismo, sólo tienes que llamar o enviar un correo electrónico a Vinci Hair Clinic, y reservar tu consulta totalmente gratuita.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X