0

Si eres como yo, entonces te has estado lavando el pelo de la misma forma desde la más tierna infancia. Pero hay suficientes razones para cambiar la forma como hacemos las cosas, sobre todo si nos pueden traer beneficios. A la hora de lavarnos el pelo, es posible que exista una forma de hacerlo mejor. En este artículo te mostramos una de las mejores formas de lavarnos el pelo con champú, para mejorar su aspecto casi de inmediato. Sabemos que es difícil cambiar los hábitos que hemos mantenido durante toda la vida, pero después de poner en práctica estos pequeños consejos, tu cabello podrá verse mejor. ¿Estás listo para aplicar algunos trucos que te permitirán mejorar tu cabello fácilmente? Entonces empecemos…

Desenreda antes de lavar

Aunque parezca que tu cabello es más fácil de manejar y cepillar cuando está húmedo, lo cierto es que está más débil justo después del lavado. Si te cepillas el pelo mientras te lo lavas o justo después de hacerlo, es más probable que se atasque y se rompa. La clave está en desenredar el pelo antes de lavarlo, y utilizar un cepillo de cerdas naturales o un peine de dientes anchos.

Usa la técnica de lavado correcta

Ahora veamos cuál es la técnica correcta para lavar el pelo con champú. Debemos usar una cantidad de champú del tamaño de una moneda, y empezar por las raíces, porque un cabello sano necesita una base fuerte. Puedes utilizar más champú si tienes el pelo más grueso, para aumentar el poder de limpieza.

Humedece el cabello, y masajea el cuero cabelludo y las raíces con el champú, para eliminar la grasa (sebo) que suele acumularse en esa zona. Luego ve avanzando lentamente hacia la zona intermedia de los cabellos, hasta llegar a las puntas. Asegúrate de utilizar agua tibia, no caliente; de lo contrario estarías añadiendo tensión innecesaria sobre tu cabello. Si te saltaste el día de lavado, no dudes en enjuagar y repetir el proceso, para asegurar que tu pelo quede suficientemente limpio.

Entonces, ¿cuál es el secreto que puede mejorar el estado de tu cabello casi de inmediato? Todo se reduce a escoger el champú adecuado para tu tipo de cabello. Si tienes el pelo seco por naturaleza, necesitas un champú que te ayude a retener la humedad. Por el contrario, si tienes el pelo fino, no debes utilizar champús que tengan agentes acondicionadores pesados que terminen aplastándolo.

Es recomendable probar diferentes productos, hasta encontrar el que te funcione mejor. Al fin y al cabo, la técnica de lavado perfecta no te servirá de nada si usas el producto equivocado.

El acondicionador no puede faltar

Sea cual sea tu tipo de cabello (rizado, fino, grueso o liso), nunca dejes de usar acondicionador después del lavado. El medio ambiente y el desgaste diario pueden causar estragos en el cabello, provocando la pérdida de humedad. Cuando el cabello se seca demasiado, se hace propenso a las fracturas. El lavado despoja al cabello de los aceites naturales que retienen su humedad.

El cabello necesita un acondicionador que lo nutra, lo hidrate, lo suavice y lo acondicione. Elige tu acondicionador de acuerdo con el resultado que desees alcanzar. Si tienes el pelo fino, necesitas una buena dosis de hidratación, pero sin sustancias pesadas. Por otro lado, si eres propenso a tener rizos encrespados, tendrás más posibilidades de controlarlos si usas un acondicionador más suave.

Si quieres retener más humedad y mantener tu cabello hidratado a lo largo del día, lo mejor que puedes hacer es usar un acondicionador sin enjuague.

Seca tu cabello al aire libre para obtener mejores resultados

Después del lavado, la forma más respetuosa de secarte el pelo es hacerlo al aire libre. Pero pocas personas cuentan con el tiempo suficiente para dejar que su pelo se seque de forma natural. Antes de usar el secador al máximo, ten en cuenta que el calor es uno de los pecados capitales del cuidado capilar. El secado con aire caliente le puede causar daños irreversibles al cabello.

La mejor opción es secarte el pelo con una toalla, pero hay que hacerlo con cuidado, y evitar frotar en exceso. Lo ideal es utilizar un paño de microfibra que sea muy absorbente, para que retire toda la humedad del cabello. Si tienes que usar el secador, aplica un producto que proteja el pelo del calor, y ponlo en el ajuste más suave posible.

Péinate y sal a la calle con confianza

Para preservar la salud de tu cabello, debes ser tan cuidadoso con el peinado como con el lavado. Reduce el uso de herramientas de peluquería que generen calor, y asegúrate de que tu cabello esté completamente seco antes de peinarlo. Cuando utilices alguna herramienta térmica, échale unas gotas de agua y ve si chisporrotea. No te gustaría que eso le pasara a tu pelo, ¿verdad?

Evita añadirle tensión innecesaria al cabello, adoptando un peinado más natural. De ser posible, utiliza ganchos, coletas y otros accesorios en vez de químicos. Selecciona cuidadosamente los productos de peinado, para que mantengas tu estilo sin tener que forzar tu cabello.

Esperamos que te hayan gustado estos consejos, y que ahora seas más consciente a la hora de lavarte el pelo. Recuerda que tu cabello puede ser frágil, y a veces no hace falta gran cosa para dañarlo. Pon en práctica las ideas de este artículo, y te encantará el aspecto de tu cabellera.

A veces puedes toparte con problemas que no podrán ser resueltos con un simple champú. En Vinci Hair Clinic contamos con verdaderos especialistas en restauración capilar, que están dispuestos a ayudarte con cualquier preocupación que tengas. Contacta a Vinci hoy mismo, para que reserves tu consulta gratuita.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X