Entre los hombres, la afección más común relacionada con la caída del cabello es la calvicie de patrón masculino (CPM). Esta condición comienza con una pequeña zona con pérdida capilar en la parte superior de la cabeza, o con la aparición de entradas que se van profundizando con el paso del tiempo.

Ronald Sulewsk, dermatólogo certificado de Nebraska, dice que “la calvicie de patrón masculino, también llamada alopecia androgénica, es el tipo más común de pérdida de cabello en los hombres. Está causada por una combinación de factores, entre los que cabe incluir la genética, la edad y las hormonas”.

¿Qué factores provocan la caída del cabello en los hombres?

A medida que vamos envejeciendo, experimentamos cambios en cuanto a la cantidad y el tipo de hormonas que producimos. A su vez, esto da lugar a cambios en nuestra salud que podrían provocar pérdida del cabello. El crecimiento del cabello está regulado por los andrógenos: cualquier cambio en ellos afectará al ciclo de crecimiento del cabello, pudiendo provocar su caída.

Los niveles hormonales son controlables hasta cierto punto, pero en la caída del cabello inciden otros factores, como la herencia genética, que son difíciles de tratar. La CPM es más frecuente en los hombres que tienen antecedentes familiares de pérdida capilar.

Además, la afección puede ser causada o empeorada por otros trastornos de salud, como cánceres específicos, afecciones de la tiroides o medicamentos como los esteroides anabolizantes.

¿Cómo tratar la caída del cabello?

Los avances científicos han hecho que la caída del cabello pueda ser tratada, tanto con métodos quirúrgicos como no quirúrgicos. Los métodos no quirúrgicos suelen ser no invasivos, y se pueden aplicar en casa. Por ejemplo, el Minoxidil y el Finasteride son dos medicamentos destacados que funcionan como soluciones tópicas u orales.

Ambos se especializan en reforzar el ciclo de vida del cabello, mientras que tratamientos como la micropigmentación capilar (MSP) y el plasma rico en plaquetas (PRP) abordan la caída del cabello creando el efecto de mayor densidad capilar, tatuando el cuero cabelludo o estimulando el crecimiento del cabello a través de inyecciones. Antes de decidirse por un tratamiento u otro, es aconsejable que consulte a un verdadero especialista capilar, ya que todos tenemos cabellos diferentes y, por lo tanto, los tratamientos nos afectan de forma distinta.

Conclusión

Los síntomas de la caída del cabello comienzan lentamente, pero pronto pueden dar lugar a calvas visibles en la cabeza. Esto no solo afecta a nuestro aspecto, sino también puede mermar nuestra confianza personal, causándonos un estrés que, a su vez, puede provocar una mayor pérdida de cabello. Elegir el tratamiento adecuado puede ser un desafío abrumador. Por ello, Vinci Hair Clinic ofrece una consulta gratuita para todos sus clientes nuevos. ¡Póngase en contacto con nosotros y reserve su cita hoy mismo!