Call Us
0

Por lo general, la caída del cabello es reversible, y se puede combatir si atacamos el problema rápidamente. Esta condición puede tener diversas causas, y en este artículo vamos a responder algunas inquietudes que la gente suele tener al respecto. No solo vas a descubrir por qué se te está cayendo el pelo: también te vamos a dar algunos consejos que te ayudarán a detener el problema.

Alopecia por tracción

La alopecia por tracción es una condición de pérdida capilar que surge cuando se aplica tensión constante sobre los folículos pilosos, lo que termina incapacitándolos para producir hebras de cabello saludables. Las coletas, las trenzas y las extensiones de clip son algunas de sus causantes. Si la tensión sobre los folículos pilosos persiste, éstos empiezan a disminuir de tamaño, el flujo sanguíneo se reduce, y pierden nutrientes. Las áreas afectadas acaban por desarrollar una cobertura capilar deficiente.

Antes de combatir la alopecia por tracción, es fundamental que conozcas bien tu cabello. Deberías saber qué tanto cabello tienes, y qué tan grueso y denso es. Así, cuando te des cuenta de que tu cabello está más corto, más delgado o menos elástico, podrás entender que algo extraño está pasando.

Haz cambios en tu peinado. Si tienes que usar extensiones, asegúrate de que no estén demasiado apretadas, y resiste la tentación de llevar el pelo amarrado con un nudo todo el tiempo.

Exceso de tratamientos térmicos

Los utensilios de peinado que emiten calor, como los rizadores, los secadores y las planchas, pueden resecar mucho el cabello. Si utilizas alguna de estas herramientas diariamente, harás que las hebras capilares sean más propensas a fracturarse, lo que puede desembocar en la caída del cabello. El calor seco debilita el pelo, y hace que sea más difícil de peinar. Para remediar esa situación, la mayoría de la gente empieza a aumentar el calor que emite el aparato, lo que genera un círculo vicioso que puede tener consecuencias desastrosas para el cabello.

¿Entonces qué debes hacer? Si tus planchas o rizadores tienen algún tipo de control térmico, úsalos en el nivel más bajo. Además, para minimizar el daño que pueden causar, no los pases varias veces por la misma zona. También puedes usar un spray de defensa contra el calor, secarte el pelo completamente con una toalla, y usar esas herramientas durante el menor tiempo posible.

Deja de teñirte el cabello

La mayoría de los tintes para el cabello contienen lejía, y si te pintas el pelo con demasiada frecuencia estarás contribuyendo a su caída. Las coloraciones excesivas pueden dañar y debilitar los tallos capilares, una consecuencia lógica del uso de productos químicos durante períodos prolongados. El cabello que ha perdido su elasticidad presenta algunos síntomas característicos, como una textura entrecortada (cabello de paja), falta de volumen y capas desiguales. El adelgazamiento se hace más evidente cuando el cabello ha sido dañado por la aplicación de tratamientos de color excesivos. 

Entonces, ¿qué puedes hacer al respecto? Dale un respiro a tu cabello, y deja de teñírtelo tan seguido. Si no quieres dejar de ponerte un poco de color, opta por las mechas o los tintes semipermanentes. Usa una crema de peinar hidratante, un humectante, un acondicionador o algún producto de reparación que te ayude a restaurar la salud de tu cabello.

Cepillado agresivo

El cepillado cuidadoso estimula el cuero cabelludo, y eso puede ayudar a que el cabello crezca saludablemente. Sin embargo, hay una línea muy delgada entre el cepillado suave y el cepillado agresivo. Aunque el cepillado es una parte esencial de toda rutina de cuidado del cabello, si lo jalas con demasiada fuerza puedes hacer que se rompa. Debes abandonar la costumbre de cepillarte el cabello mojado, porque el cabello húmedo es mucho más frágil que el cabello seco.

Elige tu cepillo sabiamente. Opta por uno que tenga puntas de plástico redondeadas y base con amortiguación. No debes ejercer demasiada presión, pero el cepillo tiene que ser capaz de desenredar tu cabello con suavidad.

Usa la técnica correcta. Siempre debes empezar peinando los extremos (las puntas), usando la mano para sujetar el cabello y así evitar jalarlo. Esta técnica es excelente para el cabello rizado, ya que evita el encrespamiento y la formación de nudos. Un peine de dientes anchos y separados también ayudará a minimizar las fracturas, y también es buena idea usar un buen acondicionador.

¿Estás sufriendo caída de cabello estacional?

La piel, el estado de ánimo y el cabello pasan por distintas fases a medida que cambian las estaciones. Tanto el verano como el invierno tienen efectos dañinos sobre nuestra cabellera. Las actividades que hacemos en verano, como nadar en el mar o en piscinas de cloro, pueden ser perjudiciales para el pelo. El sol y el agua pueden hacer que el pelo se deshidrate y se debilite, produciendo puntas partidas y pérdida de brillo y color.

La ciencia ha logrado establecer un vínculo claro entre la caída del cabello y los cambios estacionales. De forma natural, el cabello entra en una etapa de reposo (la fase telógena), durante la cual se cae. El cabello de muchas mujeres entra en fase telógena en el mes de julio, y como resultado se registra una gran pérdida de cabello en el mes de octubre.

Es recomendable cuidar las puntas del cabello como preparación para el verano. Si te hidratas el cabello antes de meterte al mar o a la piscina, podrás tener una capa protectora adicional. Como precaución general, no debes pasar demasiado tiempo sin cortarte las puntas, porque pueden resecarse y partirse, lo que empeora la situación.

¿Tu estilo de vida está haciendo que se te caiga el cabello?

En las mujeres, el estrés es la principal causa de pérdida de cabello reversible. El estrés tiene un profundo impacto sobre nuestro bienestar mental y físico, y también sobre nuestro cabello. El cortisol, la hormona del estrés, aumenta cuando estamos en situaciones tensas; y desencadena la respuesta de lucha o huida. Esto afecta al ciclo de crecimiento del cabello, ya que se desvían muchos nutrientes vitales hacia otras partes del cuerpo, como el cerebro o los músculos.

El adelgazamiento de las hebras capilares es un síntoma típico de la falta de vitaminas D y B12. La escasez de proteína afecta la síntesis de la queratina, que es la que le da al cabello su estructura y su fuerza. Las dietas vegetarianas o veganas también pueden debilitar el cabello, y por ello es recomendable tomar la debida suplementación.

Para contrarrestar el estrés, debes atajar el problema antes de que se salga de control y buscar ayuda cuando no puedas hacerle frente a tus obligaciones por tu cuenta. Asegúrate de consumir suficiente proteína en tu dieta, y haz los cambios que sean necesarios si tu alimentación es deficiente. Los suplementos de Omega-3 pueden ser de gran ayuda, entre otras sustancias.

Palabra final

La caída del cabello es difícil de aceptar y de tratar. Hay muchas razones por las que puede aparecer esta condición. Puede deberse a los cambios estacionales, a los utensilios térmicos que utilizas para el cabello… ¡Y hasta tu técnica de peinado puede ser la responsable! Si crees que estas cosas pueden explicar la pérdida de cabello que estás sufriendo, podría ser útil que hagas cambios en tu dieta, que te recortes las puntas o que busques ayuda profesional. Vinci Hair Clinic cuenta con verdaderos especialistas en restauración capilar que sabrán cómo ayudarte.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X