0

El aspecto del cabello puede ser un indicador de la salud del resto del cuerpo. Para poder mantenerse en buen estado, las células capilares necesitan un suministro regular de nutrientes y minerales, al igual que las células de nuestros órganos internos. La mayor parte de esos nutrientes esenciales provienen de la dieta, pero algunos productos pueden aportarle al cabello una nutrición adicional. Para tener un cabello más brillante y saludable, debemos alimentarnos de forma equilibrada, ingiriendo la cantidad adecuada de proteínas, vitaminas y minerales.

Las proteínas: indispensables para el cabello

El cabello está hecho de proteínas, así que lo primero que debes hacer es asegurarte de ingerir una cantidad adecuada de esos nutrientes. Cuando no consumimos suficientes proteínas, nuestro cabello puede empezar a mostrar ciertas señales de alerta, como resequedad y fragilidad. Hoy en día tenemos la posibilidad de seguir muchos tipos de dietas. El veganismo ha adquirido mucho auge, pero también puede tener consecuencias indeseables para el cabello.

Una dieta deficiente en proteínas puede restringir el crecimiento del cabello, y provocar su caída. Esto se debe a que nuestro cuerpo les da prioridad a los órganos vitales, y las proteínas que ingerimos se dirigen a esos órganos en primer lugar. Una nutrición deficiente puede hacer que se encojan los folículos pilosos, y que dejen de producir pelo. Si no tienes problema en consumir carne, las fuentes de proteína más adecuadas son el pollo, el pavo, los huevos y el pescado. Para los veganos o vegetarianos, las legumbres y los frutos secos también pueden ser excelentes fuentes de proteínas.

Ácidos grasos Omega-3

Las grasas y los ácidos esenciales son vitales para el buen funcionamiento de todas las células de nuestro cuerpo, incluyendo las del cabello. Los ácidos grasos omega-3 son un tipo muy especial de grasas esenciales, pero nuestro cuerpo no puede fabricarlos por sí mismo. Se encuentran en las células que recubren el cuero cabelludo, y sirven para mantenerlo hidratado. Para añadir ácidos grasos Omega-3 a nuestra dieta, lo mejor es consumir pescados azules, como la caballa, el arenque, el salmón, la sardina y la trucha. También puedes suplir tus necesidades de Omega-3 con algunos productos vegetales, como el aguacate, las nueces y las semillas de calabaza.

Evitar la deficiencia de hierro

La falta de hierro es uno de los factores que más contribuyen a la caída del cabello. Para mantener la salud de las raíces y de los folículos capilares, el cuero cabelludo debe recibir un adecuado suministro de sangre rica en nutrientes. El hierro es un componente vital en la síntesis de la hemoglobina, la proteína que se encarga de transportar el oxígeno a través del cuerpo. Una deficiencia grave de hierro puede provocar anemia, que se produce cuando la cantidad de hierro en la sangre cae por debajo de ciertos niveles mínimos. Esta reducción en el suministro de nutrientes al cuero cabelludo termina afectando al ciclo de crecimiento capilar, lo que provoca la miniaturización de los folículos pilosos y la caída excesiva del cabello.

La carne roja es una fuente ideal de hierro, sobre todo el riñón y el hígado; aunque esos cortes de carne no sean los más apetecibles. El pescado, el pavo y el pollo también son excelentes fuentes de hierro para quienes consumen carne. Si eres vegetariano, puedes reponer tus reservas de hierro consumiendo más lentejas, espinacas y verduras de hoja verde, como la acelga, la col rizada y el brócoli.

Vitaminas A, C, E y biotina

Si sólo tuvieras que incluir tres vitaminas en tu dieta, asegúrate de que sean estas tres. Tu cabello te lo agradecerá.

Vitamina A

El cuerpo utiliza la vitamina A para producir sebo, la sustancia grasosa que segregan las glándulas sebáceas. El sebo funciona como un acondicionador natural para el cabello, y ayuda a mantener la salud del cuero cabelludo. Los síntomas más comunes de la falta de sebo son la resequedad y el picor en la cabeza. Para evitar esto, asegúrate de consumir frutas y verduras de color amarillo o anaranjado, ya que son las más ricas en betacaroteno, el cual ayuda a producir vitamina A. Consume zanahorias, calabazas, boniatos (batatas) y pimientos amarillos o anaranjados.

Vitamina C

La vitamina C favorece la absorción del hierro. Si consumes alimentos ricos en hierro y en vitamina C, tu cuerpo podrá obtener todo el hierro que necesita. La vitamina C también es un antioxidante, y ayuda al organismo a eliminar los radicales libres, que son productos de desecho del organismo. Las mejores fuentes de vitamina C son los arándanos, las grosellas negras, las naranjas, la papaya, las batatas, las fresas, el kiwi, el brócoli y la guayaba. La vitamina C también estimula la producción de colágeno, un componente esencial para los capilares sanguíneos, los cuales están encargados de suministrar nutrientes a los folículos pilosos.

Vitamina E

La vitamina E protege al cabello de los daños del sol. Los frutos secos son muy ricos en vitamina E, y también en oligoelementos como el zinc y el selenio. Las fuentes más confiables de vitamina E y zinc son los huevos, las ostras y la carne roja. Además de la vitamina E que puedes obtener en tu dieta, puedes elegir productos para el cabello que estén enriquecidos con vitamina E.

Biotina

La biotina, a veces conocida como vitamina B7, le permite al organismo liberar energía de los alimentos que ingerimos. La vitamina B7 se disuelve en agua, por lo que el cuerpo no puede almacenarla. Para aumentar el suministro de esta sustancia, presta atención a tu dieta. Si tienes el cabello frágil y opaco, trata de consumir más cereales integrales, hígado, harina de soja, levadura y yema de huevo. Todos esos alimentos son ricos en biotina y en otros nutrientes esenciales.

Cómo recibir un asesoramiento capilar fiable

Para mantener la salud de tu cabello, es posible que necesites algo más que una buena alimentación. Aunque la dieta tiene un rol decisivo, hay otros factores que pueden afectar el aspecto y la textura del cabello. Si tienes algún problema capilar que no has logrado resolver con un cambio de dieta, Vinci Hair Clinic puede ayudarte a encontrar la solución. Si asistes a una de nuestras consultas gratuitas, podrás llegar a la raíz del problema. No lo pienses más, y reserva tu cita hoy mismo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X