Los tónicos capilares solían ser un misterio para quienes no estuvieran relacionados con la industria de la belleza, y siempre suscitaban muchas preguntas. ¿Tienes que usar un tónico antes de teñirte el pelo? ¿Por qué te cobran más cuando tu pelo necesita ser tonificado? ¿Con qué frecuencia deberías tonificarte el cabello? ¡Sigue leyendo para que veas las respuestas a estas y otras preguntas!

¿Qué es el tónico capilar?

Cualquier producto que altere el color del cabello puede considerarse un tónico capilar. Por lo tanto, en esta definición entran los acondicionadores con color, los champús, los tintes demi y semipermanentes, y las lacas. Todos estos productos contienen sustancias que nos permiten cambiar el color del cabello. Por lo general, los tónicos duran entre cuatro y cinco semanas, tras lo cual es necesario volver a aplicarlos.

¿Cuál es la función del tónico capilar?

La mayoría de los cabellos contienen pigmentos rojos y anaranjados. Cuando se decolora el cabello, es necesario atravesar todos esos pigmentos para eliminar el color. Dependiendo del tiempo que mantengas la decoloración, tu cabello podría seguir mostrando matices desagradables. Ahí es cuando el tónico capilar te puede ayudar.

El tónico capilar actúa modificando el subtono del cabello. No cambiará el color por completo, pero te permitirá controlar el tono de tus hebras, cuando son naturalmente rubias o claras. En pocas palabras, los tónicos capilares te ayudan a tener un cabello más sano y brillante, al neutralizar los indeseables tonos bronces o cálidos.

¿Cuándo debería usar un tónico capilar?

Necesitarás un buen tónico para neutralizar los subtonos indeseables cuando te hagas alguna decoloración en tus sensibles hebras. Así podrás cambiar el tono de tu cabello, de un tono amarillo brillante o dorado, a un rubio cenizo de aspecto más natural. De hecho, el tónico puede sacarte de un atolladero cuando tu decoloración sale muy mal. Para modificar el tono, es necesario aplicar el tónico capilar en zonas específicas, como las mechas o las raíces. El desafío está en conseguir el tónico adecuado, para conseguir el tono que deseas.

¿Qué tipo de tónico necesitas?

Los rubios naturales y blanqueados, con fuertes matices amarillos o dorados, suelen ayudarte a atenuar los indeseables tonos cálidos. El púrpura neutraliza los tonos cálidos y amarillentos, ofreciendo un rubio más natural y destacado. Es posible que los champús púrpuras no sean suficientes si te hiciste un cambio de color más drástico. Si tu tratamiento de decoloración fue anaranjado y broncíneo, es posible que necesites un tónico más vital, a base de amoníaco.

Algunos beneficios de los tónicos capilares

Los tónicos son excelentes productos polivalentes, con una amplia gama de usos. Renuevan y mejoran el tono, le dan dimensión al color del cabello y desvanecen la decoloración. Los tónicos también engrosan el cabello, formando una barrera protectora alrededor de las hebras y rellenando el tallo, para regular la porosidad. Por último, los tónicos aumentan el volumen y el brillo, levantando y sellando la cutícula del cabello, para producir más brillo y mejores reflejos.

¿Puedo utilizar un tónico en casa?

Si necesitas un trabajo de coloración extenso, siempre debes consultar a un profesional. Si usas cualquier producto de decoloración en casa y te sales de la “familia de colores del cabello”, podrías estropear el color de forma drástica. Sin embargo, puedes hacerte la tonificación en casa si lo haces con suficiente precaución. Para ello, tienes que comprender todo el proceso de tonificación capilar.

Debes mezclar un poco de champú con el tónico, para disolverlo. Seguidamente, repártelo por todo tu cabello. Recuerda que es seguro usar el tónico en casa si sigues las instrucciones al pie de la letra. Hazte una pequeña prueba de parche en la nuca, usando un trozo pequeño y oculto de tu cabello. Eso te ayudará a saber si tienes alguna alergia o sensibilidad a la solución.

¿Qué podemos usar en casa para tonificarnos el cabello?

Si estás pensando en tonificarte el cabello en casa, deberías considerar la posibilidad de utilizar gotas tonificantes sin enjuague. Para hacer el tónico, combina las gotas de pigmento púrpura con cualquiera de tus productos habituales para el cuidado del cabello, como un champú, acondicionador o crema. Para la tonificación casera, también es aconsejable el uso de brillos, que no son tan intensos ni pigmentados como los que podemos encontrar en los salones de belleza.

Conclusión

El tónico capilar es una solución que se aplica en el cabello, después de haberlo decolorado o aclarado con productos químicos agresivos. Como no elevan ni alteran permanentemente el color, funcionan mejor en los cabellos claros. También pueden ayudarnos a conseguir un tono rubio platino puro, plateado, o una variedad de tonos pastel. Sorprendentemente, muy pocas personas saben que la tonificación es la clave para conseguir magníficos colores vibrantes.

Si todavía tienes preguntas o inquietudes sobre los tónicos o sobre la coloración en general, los expertos de Vinci Hair Clinic te pueden ayudar. Y por supuesto, también te podemos ayudar si tienes alguna preocupación relacionada con la pérdida o el debilitamiento del cabello. Ponte en contacto con nosotros hoy mismo, para que reserves tu consulta gratuita.