Para muchas mujeres, la posibilidad de que se les caiga el cabello resulta una pesadilla, debido al efecto que eso tendría en su imagen personal. Es una perspectiva inquietante, y si la combinamos con otras preocupaciones de la vida cotidiana, como el trabajo, los hijos o el cuidado del cabello, puede suponer un importante factor de estrés.

Con este artículo nos proponemos brindarles un poco de tranquilidad a todas esas mujeres, abordando una idea errónea pero muy común que relaciona la lactancia materna con la caída del cabello. La respuesta breve es que la lactancia no provoca pérdida capilar. Sin embargo, la caída del cabello sí suele aparecer durante ese período, debido a un factor conocido como pérdida de cabello posparto, la cual aparece debido a una variación en los niveles de estrógeno.

En esta ocasión repasaremos los factores que provocan la caída del cabello durante y después del embarazo, y daremos algunos buenos consejos que pueden ayudarte a minimizar este tipo de pérdida capilar.

¿Cuál es la causa de la caída del cabello después del parto?

La Asociación Australiana de Lactancia Materna asegura que la caída del cabello durante la fase de lactancia no está relacionada con la lactancia en sí. El culpable es el embarazo, que provoca cambios en los niveles de ciertas hormonas que están relacionadas con el crecimiento del cabello. Por ejemplo, el aumento de estrógenos hace que el pelo crezca con más grosor durante el embarazo, efecto que dura hasta el parto.

En la fase posparto, la disminución significativa de los estrógenos hace que más folículos capilares entren en la fase de caída (más adelante hablaremos de ello). Como resultado, el cabello continúa su ciclo de vida regular, pero con un ligero aumento en la frecuencia de su caída.

En pocas palabras, todo el cabello que debió haberse caído durante el embarazo empieza a caerse después del mismo. Pero no hay que preocuparse, porque eso es un indicativo de que las hormonas están retomando sus ciclos regulares, y de que pronto el cabello volverá a su fase de crecimiento.

¿Cómo es el ciclo capilar promedio?

Antes de pasar a considerar los posibles tratamientos de este tipo de pérdida capilar, debemos entender cómo es el ciclo de crecimiento regular del cabello, analizando la “vida” de un folículo piloso. Este ciclo presenta tres fases.

Normalmente perdemos entre 50 y 100 hebras capilares al día, pero estos niveles cambian sensiblemente en la fase posparto. Más del 70% de los cabellos en fase anágena pasan a la telógena, siguiendo un proceso que los dermatólogos conocen como efluvio telógeno.

¿Existe algún tratamiento para la caída del cabello después del parto?

En la mayoría de los casos no es necesario hacer nada, ya que la caída del cabello posparto es temporal: usualmente el cabello vuelve a su ciclo saludable anterior al embarazo en el plazo de un año. Sin embargo, hay ciertas cosas que puedes hacer para minimizar esta caída, y hacer que tu cabello se vea más grueso y denso.

No hay que olvidar la importancia del ejercicio físico y de una alimentación sana. Un cabello bien nutrido será más fuerte, resistirá mejor la presión externa y podrá regenerarse más rápido. Incluye frutas y verduras en tu dieta, y mantente hidratada para que tengas una mejor salud general y, con ello, un cabello más sano.

Reflexiones finales

La lactancia no tiene nada que ver con la caída del cabello. No obstante, después del parto, los cambios en los niveles hormonales suelen provocar una caída irregular y temporal del cabello, pues se interrumpe su ciclo regular de crecimiento. Aunque esto pueda ser angustiante, no hay de qué preocuparse: el problema se corregirá por sí solo en cuestión de meses.

Nutrir el cabello y ejercer menos presión sobre él pueden minimizar su caída de forma significativa. Pero si la pérdida de cabello se prolonga por más de un año tras el parto, deberías hablar con un especialista. Vinci Hair Clinic les ofrece una consulta gratuita a todos sus clientes nuevos. ¡Reserva tu cita hoy mismo para que dejes de preocuparte por la caída del cabello!