¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

  • Inglés
  • Francés
  • Español
  • Portugués, Brasil
  • Árabe
  • Inglés
  • Francés
  • Español
  • Portugués, Brasil
  • Árabe

Querer tener una buena cabellera no es una frivolidad, y lamentar su pérdida no es señal de vanidad

La periodista británica Liz Jones ha hablado sobre el trauma que vivió recientemente, cuando se dio cuenta de que se le estaba cayendo el pelo. Su repentina pérdida capilar fue causada por el efluvio telógeno, que aparece cuando la fase de crecimiento del ciclo capilar se ralentiza, haciendo que más cabellos entren en la fase de reposo. Este proceso suele venir provocado por algún tipo de evento traumático. En el caso de Liz, el desencadenante fue una enfermedad extrema que había sufrido seis meses antes. Generalmente esta afección es temporal, así que el cabello perdido vuelve a crecer al cabo de unos meses.

Para Liz, lo peor de todo fue el impacto que esa pérdida de cabello tuvo sobre su estado emocional. Se sintió destrozada, porque su pelo siempre ha sido una parte importante de su identidad. En una conversación con la revista You, la periodista señaló lo siguiente: “La verdad es que mucha gente ya no se acordaba de mí, pero siempre, incluso 30 años después, decían: ‘¿Esa no era la que tenía el pelo bien oscuro?’”. La respuesta que recibió por parte de sus lectoras confirmó que no era la única que había pasado por esa amarga experiencia. Una escribió un mensaje diciéndole: “Yo estoy muy angustiada, porque aunque ya soy una abuelita, soy bien vanidosa”.

¿Se trata solo de vanidad, o hay algo más profundo en todo esto?

El cabello sí importa

A lo largo de la historia, nuestras sociedades siempre han valorado las cabelleras largas y sanas. Los antiguos egipcios veneraban a Isis, la diosa de la magia, a la que representaban con una larga cabellera. En la antigua Grecia, los esclavos iban rapados, mientras que los hombres ricos y poderosos llevaban el pelo largo. La historia bíblica de Sansón relaciona el pelo largo con la fuerza. En las culturas indígenas americanas, antes de toda la influencia occidental, el pelo largo era la norma. Pero incluso en la cultura occidental moderna, el pelo largo se asocia con la juventud y la rebeldía. Pensemos, por ejemplo, en el movimiento contracultural de los años 60.

Esta asociación del cabello con la juventud, la fuerza y la fertilidad está muy arraigada en nuestro subconsciente. No es de extrañar, por lo tanto, que la gente haya desarrollado ese marcado interés por el cabello, tanto el propio como el de los demás. Después de un primer encuentro, usualmente el cabello es lo que la gente más recuerda de nosotros. Por eso, instintivamente buscamos que nuestro pelo diga algo positivo. Queremos que refleje que somos organizados y atractivos, y que llevamos el control sobre nuestra apariencia.

La relación entre el cabello y la salud mental

Eso podría explicar por qué nos preocupamos por nuestro cabello, y por qué queremos que tenga un buen aspecto. Sin embargo, no nos dice mucho sobre la forma en que nos puede afectar llevar el pelo desaliñado. ¿De verdad importa tanto? Hay pruebas que sugieren que sí.

Hace veinte años, un equipo de investigadores dirigido por la profesora Marianne LaFrance, de la Universidad de Yale, llevó a cabo un estudio que descubrió algunos efectos psicológicos cuantificables que tiene el cabello en mal estado. Entre ellos están la disminución de la confianza en uno mismo, y un aumento de la autocrítica, junto con una mayor sensación de inseguridad en entornos sociales. Estos efectos se registraron tanto en hombres como en mujeres.

La otra cara de la moneda es que tener un buen aspecto puede llenarnos de autoestima y autoconfianza. Según un trabajo realizado por la Stanford’s Graduate School of Business en 2014, este efecto incluso puede hacernos sentir más atractivos, o que pertenecemos a una clase social más alta. Por último, investigadores de la Universidad de Harvard descubrieron que las mujeres que se sentían más jóvenes después de cortarse o teñirse el pelo experimentaban un descenso en la presión arterial. En pocas palabras, su biología reflejaba sus creencias.

El efecto de las redes sociales

Estos estudios nos indican cómo nos afecta el cabello, y por qué es tan importante tenerlo en buen estado. Cuando sufrimos de adelgazamiento o pérdida capilar, ese impacto puede aumentar, haciendo que todos los días sean una pesadilla.

Hace treinta años eso ya hubiera sido suficientemente traumático, pero la revolución digital ha amplificado mucho nuestra red de contactos. Hoy en día es más difícil ocultar la caída y el adelgazamiento capilar. Las redes sociales, los sitios web de citas, los encuentros vía Zoom y las llamadas por Skype nos someten al escrutinio de nuevas personas de forma constante. Y cuando nuestra confianza está por el suelo, es mucho más difícil enfrentar esos desafíos.

¿Qué podemos hacer?

La respuesta más sencilla a esta pregunta es “buscar ayuda”. Hay muchas personas que están pasando o que han pasado por esta misma experiencia, y que pueden brindarnos el apoyo moral que tanto necesitamos. Eso fue lo que encontró Liz Jones cuando habló públicamente sobre su pérdida capilar. Encontró apoyo y fortaleza en las historias de otras personas, y se sintió reconfortada al descubrir una verdad más profunda sobre la caída del cabello: que es mucho más que una preocupación superficial por la apariencia. Como les dijo a sus lectores: “Querer tener una buena cabellera no es una frivolidad, y lamentar su pérdida no es señal de vanidad”.

Conclusión

La caída repentina del cabello puede ser un evento traumático, porque nos impacta profundamente a un nivel muy personal. Para muchos de nosotros, el cabello es una parte vital de nuestra identidad. Cuando se nos cae, nuestra confianza y autoestima pueden caer con él.

Por fortuna, hay muchas cosas que podemos hacer para combatir la caída del cabello. Y el primer paso es hablar con un experto. ¡Vinci Hair Clinic te puede ayudar! Somos una de las empresas de restauración capilar más reconocidas del mundo. Les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso a todos nuestros clientes nuevos. ¡Ponte en contacto y reserva tu cita hoy mismo!