0

Tal vez estés de acuerdo en que una melena gruesa, bella y llena de vida es la definición ideal de un cabello sano. Pero para conseguir todo eso, tienes que asegurarte de que tus hebras estén fuertes, firmes y resistentes. Por desgracia, factores como el clima, el calor, la humedad y ciertos estilos de peinado pueden debilitar y causarle daños al cabello. Hasta tus hábitos de cuidado capilar, si no se hacen correctamente, pueden hacer que el pelo se te ponga quebradizo y encrespado.

Las hebras finas, las puntas abiertas, el exceso de grasa o la sequedad extrema pueden ser signos de debilidad capilar. Ninguna de esas condiciones son favorecedoras, y si no se solucionan de inmediato, los daños pueden agravarse y hacerse más evidentes. Por supuesto, nadie quiere tener que usar sombrero o estar haciéndose moños o colas de caballo todo el tiempo, para ocultar esos problemas tan antiestéticos. Hay que tratar el problema a la mayor brevedad posible, antes de que se convierta en algo más grave.

Cómo fortalecer el cabello débil

Lo bueno es que puedes salvar tu cabello, mejorando su aspecto y su textura, y potenciando su crecimiento. Sigue leyendo para que veas cómo puedes fortalecer tu pelo y evitar más problemas.

Utiliza los productos capilares adecuados

Si usas un champú o acondicionador equivocado, podrías provocar que el cabello se te ponga opaco y quebradizo. El champú y el acondicionador pueden hacer la diferencia entre un pelo fuerte y lleno de vida y uno débil y dañado. Antes de que pongas un producto en específico en tu cesta de compra, revisa su fórmula y sus ingredientes.

Si quieres potenciar la fuerza y la elasticidad del cabello, elige un sistema fortalecedor rico en proteínas, que te ayude a fortificar cada uno de tus mechones. También puedes elegir champús y acondicionadores espesantes, con ingredientes como el romero, que contribuyen al grosor y la fortaleza del pelo. Así podrás combatir las puntas abiertas, el encrespamiento y los enredos causados por agentes agresivos, como el sol, el calor y la humedad. Utiliza una fórmula fortificante que incluya protección contra el calor y los rayos UV.

Baja la temperatura

El calor excesivo que emiten los rizadores, las planchas y los secadores puede afectar seriamente a tu cabello. Cuando se utilizan sobre el cabello húmedo, las herramientas de peinado con calor pueden causar debilidad, dando lugar a encrespamiento y otros daños capilares. En vez de luchar contra tu textura natural, ¿por qué no la aceptas y dejas que tu pelo tome un respiro de tanto calor?

Si no puedes evitar el uso de herramientas de peinado con calor, al menos puedes minimizar el daño, ajustando el aparato a su temperatura más baja, o aplicándote un protector térmico antes de usar las planchas o secadores. También debes limitar las sesiones de peinado con calor, y dejar que el cabello se recupere después de cada sesión.

Limita el uso de productos químicos

Si expones tu cabello a productos químicos agresivos, haciéndote decoloraciones, tintes, alisados o permanentes, puedes terminar dañando la fibra capilar y haciendo que las hebras se pongan débiles y apagadas. Si recurres a esos procedimientos químicos con frecuencia, terminarás provocándote una severa resequedad y un daño permanente en tu cabello.

Aplícate tratamientos de acondicionamiento intenso, productos ricos en vitamina B y sustancias revitalizantes que te nutran el cabello. El extracto de algas, por ejemplo, es un ingrediente nutritivo y rico en antioxidantes, minerales y vitaminas, que te permitirá proteger tus hebras de todos esos daños.

Elige un tratamiento capilar fortalecedor

Los enredos y nudos excesivos, debido a la aspereza de las cutículas capilares, pueden ser un signo de debilitamiento en el cabello. Si intentas desenredarte el pelo con un cepillo, podrías empeorar la situación y provocar roturas. Pero si te aplicas un tratamiento capilar fortalecedor, tu cabello estará más manejable, fuerte y flexible.

Elige un producto especialmente formulado para ayudarte a restaurar las proteínas del cabello dañado, y devolverle la vida. Por supuesto, la restauración no se producirá de la noche a la mañana: los productos de restauración deben usarse con regularidad para poder conseguir esos buenos resultados. También puedes añadir un acondicionador sin enjuague a tu rutina de cuidado capilar. Esos productos nutrirán tus hebras con cada uso, aumentando su fuerza, flexibilidad, suavidad y resistencia.

Cuida tu cuero cabelludo

No puedes reparar completamente a tu cabello si no te aseguras de que tu cuero cabelludo esté sano. Si te aseguras de que tus raíces estén en las mejores condiciones, se producirá un efecto dominó sobre el resto de tu cabello. Si tienes el cuero cabelludo graso, o sufres de caspa o descamación, debes encontrar productos que estén formulados para esos problemas en específico.

Para tratar el cuero cabelludo seco, busca productos que contengan ácido láctico salicílico o alquitrán de hulla. El alquitrán de hulla puede reducir la regeneración de las células de la piel, lo que se traducirá en una piel menos seca y escamosa. En tanto, los champús con ácido salicílico suavizan eficazmente la piel reseca. Una mascarilla capilar o un aceite para el cuero cabelludo también pueden aportar humedad adicional y mantener las hebras hidratadas.

Conclusión

Las características más comunes de la debilidad capilar son la resequedad, el encrespamiento y los mechones rebeldes. También puede haber más tendencia a los enredos, a los nudos y a las roturas. Si sigues estos sencillos consejos para el cuidado del cabello, podrás despedirte de las hebras frágiles y tener un cabello más saludable.

Dale a tu cabello el amor y la atención que tanto se merece. Si estás experimentando alguna pérdida o adelgazamiento capilar y quieres recibir asesoría profesional, Vinci Hair Clinic te puede ayudar. Aprovecha nuestra consulta gratuita, y empieza hoy mismo la aventura que te llevará a tener una mejor cabellera.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X