Seguir una buena rutina de cuidado capilar es la base para tener un cabello sano y abundante. Además, es un factor importante para prevenir su caída. El cabello se les puede caer tanto a las mujeres como a los hombres, pero por lo general, son las mujeres quienes dedican más tiempo a cuidar su melena; tiñéndola, usando herramientas térmicas o haciéndose tratamientos de restauración capilar. Los hombres también deben dedicarle algo de tiempo al cuidado del cabello, para poder tener una cabellera densa y saludable.

Los hombres suelen verse afectados por la calvicie de patrón masculino (MPB), la cual es la principal causa de pérdida capilar, si dejamos de lado los factores genéticos. Sin embargo, si adoptamos algunas técnicas de cuidado y ajustamos nuestra dieta, podremos hacerle frente al problema. Y lo mejor es que no hay que comprar ningún producto mágico: simplemente basta con aplicar algunos consejos básicos.

Consejo 1: Elige los productos capilares adecuados

Debes elegir con cuidado tu champú y acondicionador, ya que cada producto está hecho para un tipo de cabello determinado. Por eso lo que le funciona a tu amigo no necesariamente te funciona a ti. Cabe acotar que los productos de calidad suelen tener ingredientes similares.

Las siliconas y los sulfatos hacen que el pelo se ponga reseco y poco atractivo. Es por eso que los expertos aconsejan optar por productos capilares que no contengan esas sustancias. Así pues, la próxima vez que compres productos para el cabello, asegúrate de leer la lista de ingredientes con atención.

Consejo 2: Lávate el pelo con menos frecuencia

No vas a mejorar la salud de tu cabello solo por lavártelo todos los días. Si te lo lavas más de tres veces por semana, podrías despojarlo de sus aceites naturales, que son los que lo mantienen protegido. Al carecer de esos aceites, las hebras se pueden debilitar, poniéndose más quebradizas. Por eso, a la hora de lavarte el cabello, menos es más.

Si tu pelo se pone grasoso, no te apresures a lavártelo con champú. Puedes tratar de usar solamente agua: así podrás limpiártelo sin eliminar su grasa natural. Si empiezas a lavarte el pelo con menos frecuencia, es posible que se te ponga excesivamente grasoso durante la primera semana. Pero luego todo se normaliza. Evita usar agua caliente, porque te puede resecar el cabello. Usa solo agua fría o tibia.

Consejo 3: Sécatelo con cuidado

Después de lavarte el pelo, llegó el momento de secártelo. Primero debes retirar la mayor parte del agua con una toalla, para acelerar el proceso de secado. Pero no te pases la toalla con demasiada fuerza, ya que algunas hebras pueden quedarse pegadas y estirarse más allá de su punto de rotura.

Sin duda, secar el pelo al aire libre es mejor que hacerlo con el secador, porque así no se le ejerce tanta presión. Pero si necesitas usar el secador, hazlo con prudencia. Hazlo con la temperatura baja o intermedia, mantén el secador a unos 20 cm de tu cabello, y asegúrate de que tus hebras siempre estén ligeramente húmedas, para evitar el sobrecalentamiento.

Consejo 4: Usa las herramientas adecuadas

Aunque todos los peines y cepillos se vean iguales, lo cierto es que no todos tienen el mismo efecto sobre el cabello. La función del peinado y el cepillado no es simplemente separar y desenredar. En realidad, es mucho más que eso.

Al peinar y cepillar, distribuimos los aceites naturales por todo el cabello. El cepillado también nos permite masajear suavemente el cuero cabelludo, mejorando la circulación sanguínea. Por último, pero no menos importante, el cepillado mejora nuestro aspecto, haciendo que nos veamos más profesionales.

Consejo 5: Masajear el cuero cabelludo con regularidad

Siguiendo con el punto anterior, masajear el cuero cabelludo regularmente mejora la circulación y la distribución de nutrientes por todo el cuero cabelludo, lo que al final termina estimulando el crecimiento del cabello. A la hora de masajear, hay que hacer énfasis en las zonas del cuero cabelludo que presenten adelgazamiento o pérdida capilar.

Podemos potenciar la eficacia del masaje usando aceite de coco, almendras o romero, por ejemplo. Los masajes en el cuero cabelludo relajan los músculos, y lo mantienen suave y sano. Asegúrate de aplicar suficiente presión, pero tampoco te excedas. Hazlo por varios minutos.

Consejo 6: Lleva una dieta saludable

No es de extrañar que la salud de nuestros folículos pilosos dependa de nuestra alimentación. Al fin y al cabo, con la comida les suministramos nutrientes para que puedan crecer y fortalecerse. Debes seguir una dieta equilibrada, con suficientes proteínas, minerales y vitaminas. Las vitaminas C y E son particularmente importantes para el cabello.

La vitamina C contribuye con la producción de colágeno, una sustancia clave para la salud de la piel, las uñas y el cabello. La vitamina E funciona como antioxidante, estimulando la circulación sanguínea y manteniendo la salud del cuero cabelludo. Además, también es muy importante que nos mantengamos bien hidratados.

Reflexiones finales

Los hombres deben prestarle más atención a su salud capilar, para poder evitar a tiempo la caída repentina del cabello y mantener una buena melena. No hay que hacer nada del otro mundo. De hecho, basta con seguir unos cuidados básicos. Usa el champú adecuado, lávate el pelo con cuidado, y usa las herramientas correctas.

En Vinci Hair Clinic estamos convencidos de que la constancia rinde sus frutos, pero también sabemos que cuando la calvicie llega a una fase avanzada, no hay mucho que uno pueda hacer por su cuenta. Cuando eso ocurre, nuestros especialistas pueden ayudar. Les ofrecemos una consulta gratuita a todos nuestros clientes. ¡Póngase en contacto con nosotros y reserve su cita hoy mismo!