¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

  • Español
  • Español

Te contamos por qué la vida cotidiana te daña el cabello

La vida moderna puede ser un verdadero dolor de cabeza. Vivimos en un entorno implacable, rodeado de aviones, trenes y banda ancha a toda velocidad. No es fácil compaginar las exigencias del trabajo con el ocio, los amigos y la familia. Por lo tanto, es comprensible que se nos haga difícil encontrar tiempo para mantener la salud de nuestro cabello. Y no se trata solo de las limitaciones de tiempo: a veces el propio ajetreo de la vida diaria es lo que impide que nuestro cabello esté sano.

En este artículo analizamos tres factores de la vida cotidiana que afectan a nuestra cabellera. Sigue leyendo para que veas a qué le debes prestar atención. Te vamos a dar unos cuantos consejos para que mejores la situación.

La dieta

Un famoso líder militar, que conocía la importancia de la buena alimentación para sus tropas, llegó a decir que “un ejército marcha sobre su estómago”. A todos nos conviene llevar una buena dieta. Sin duda, es un factor esencial si queremos mantener nuestro cabello en buen estado. A menudo, nuestro estilo de vida ajetreado nos empuja a comer a toda hora, y a ingerir mucha comida rápida o procesada. Como resultado, no logramos obtener las vitaminas y las proteínas que nuestros folículos pilosos necesitan para crecer. La falta de tiamina o vitamina B1, por ejemplo, puede provocar caída del cabello.

¡Procura llevar una dieta que contenga muchas proteínas y ácidos grasos omega-3! Puedes encontrar estas sustancias en las frutas, las semillas, los cereales, el salmón, los frutos secos y los huevos. Este tipo de dieta será muy buena para tu cabello y para tu salud en general.

El estrés

Seguramente los primeros seres humanos tenían muchos motivos para estar estresados. ¿Quién no sentiría miedo al ver los colmillos de un tigre dientes de sable? Pero sin duda, el estrés agudo es una enfermedad moderna. En el mundo actual vivimos bajo una presión constante. Cualquier médico puede confirmar que el estrés puede matar: afecta al sistema inmune de formas que todavía estamos descubriendo, al comprometer nuestra capacidad para combatir enfermedades y dolencias. También puede provocar la aparición de la alopecia areata, un trastorno autoinmune en el que el sistema inmunitario del cuerpo ataca a los folículos capilares, provocando la caída del cabello.

El estrés también es responsable del efluvio telógeno. Se cree que esta condición surge cuando el estrés crónico hace que los folículos capilares entren en fase de reposo. Esto puede dar lugar a una caída del cabello importante. Por último, el estrés severo también tiene incidencia en un trastorno conocido como tricotilomanía, que se caracteriza por el impulso que siente el paciente de arrancarse el pelo, ya sea del cuero cabelludo, de las cejas o de otras zonas del cuerpo.

Para evitar el estrés, es vital practicar el autocuidado. Asegúrate de mantener un equilibrio saludable entre tu trabajo y tu vida privada. Busca actividades que te ayuden a desconectarte y relajarte, como la meditación, el mindfulness, el yoga, la lectura o simplemente jugar o ver una película. Incorpora algo de ejercicio en tu rutina diaria. No es necesario que vayas al gimnasio: un paseo ligero hacia la tienda o el trabajo también cuenta como ejercicio.

El insomnio

Parece que la cantidad de personas que padecen insomnio crónico va en aumento. De hecho, algunas estimaciones sugieren que el 30% de los habitantes de los países desarrollados tienen malos hábitos de sueño. La falta de sueño también se refleja en el estado del cabello. Una buena noche de sueño le permite a nuestro cuerpo absorber los nutrientes y reparar las células dañadas. Durante el sueño también tiene lugar la síntesis de proteínas del cabello; y se liberan enzimas y hormonas de crecimiento, como la melatonina, sustancias que son esenciales para el crecimiento sano del pelo. Dormir mal también supone un mayor riesgo de sufrir estrés o ansiedad, y ya hemos visto el daño que eso le puede hacer al cabello.

Si crees que no estás durmiendo bien, trata de identificar cuál es el problema. Evita tomar café en las últimas horas de la tarde, y mucho menos por la noche. Pon el televisor fuera de tu habitación, y apaga tu teléfono móvil antes de irte a la cama. Por último, si sospechas que tienes un trastorno relacionado con el sueño (como la apnea del sueño), lo mejor es que consultes a tu médico de confianza.

Reflexiones finales

Esperamos que este artículo te haya brindado algunos datos fiables para que los apliques a tu estilo de vida. La dieta, el estrés y los hábitos de sueño son tres aspectos de nuestra vida cotidiana que tienen un gran impacto en nuestra salud general, así como en el estado de nuestra cabellera. Hacer cambios en estos aspectos supone un gran esfuerzo, y se necesita tiempo para que empiecen a manifestarse los beneficios. Sin embargo, una vez que aparecen esos beneficios, serán duraderos y te cambiarán la vida.

Si hay algún aspecto de tu rutina capilar que te tiene preocupado, o si la caída del cabello te quita el sueño, Vinci Hair Clinic te puede ayudar. Somos uno de los principales proveedores de tratamientos de restauración capilar en todo el mundo. A todos nuestros clientes nuevos les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromisos. Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y reservar tu cita.