0

Entre los profesionales de la medicina, la caída del cabello se conoce como “alopecia”. Sin duda, es una condición que genera mucha angustia, tanto en hombres como en mujeres y niños. Las causas que la generan pueden variar mucho, pero las más comunes son algunas condiciones médicas, la herencia, ciertos cambios hormonales o el simple envejecimiento. Los efectos psicosociales que vienen con la pérdida del cabello tienen un impacto significativo sobre nuestra autoestima, nuestra confianza personal y nuestra imagen. Si estás experimentando una pérdida de cabello persistente, lo mejor es que consultes a tu dermatólogo de confianza. Sin embargo, si crees en los remedios naturales, tal vez quieras probar algunos tratamientos que podrían ayudarte a estimular el crecimiento de un cabello hermoso y saludable.

#1. Humectante de aceite de jojoba

El aceite de jojoba contiene más vitaminas y minerales (vitamina C, B y E, cobre y zinc) que la mayoría de los aceites, lo que lo califica como un buen humectante. El cuero cabelludo reseco es fuente de escamas y de picor, y ofrece un ambiente muy poco propicio para el crecimiento del cabello. Este aceite previene la pérdida de cabello, al humedecer los folículos pilosos, ayudando a que las células capilares se repliquen de forma más rápida, para finalmente estimular el crecimiento del cabello. Además, es bueno contra la caspa y previene la fractura de las hebras capilares.

Usar aceite de jojoba es muy fácil. Calienta el aceite de antemano, y masajea suavemente las raíces del cabello. Déjalo actuar por aproximadamente 20 minutos, y luego lávate el cabello con champú y acondicionador. También puedes agregar unas pocas gotas de aceite de jojoba a tu champú o acondicionador de uso diario, o comprar productos que contengan este aceite como ingrediente.

#2. Aloe Vera para un cabello más saludable

El gel derivado de esta planta suculenta se puede encontrar en numerosos productos de consumo, como bebidas, cremas para la piel y cosméticos. Últimamente también lo podemos encontrar en diversos productos para el cabello. El aloe se ha convertido en un importante remedio casero para aliviar y calmar el cuero cabelludo dañado, promoviendo la salud, el brillo y la suavidad del cabello. Este gel limpia el cabello con mucha eficacia, quitando la grasa que suele obstruir los folículos pilosos. El aloe vera contiene enormes cantidades de ácido fólico y colina, además de vitaminas que ayudan a nutrir y fortalecer el cabello. Para obtener todos los beneficios del aloe, basta con masajearlo directamente sobre el cuero cabelludo con cierta frecuencia. También puedes utilizar productos capilares a base de aloe.

#3. Raíz de regaliz para un cabello más fuerte

Esta raíz ofrece varios beneficios medicinales. Al estar cargada de cumarinas, flavonoides, aceites esenciales, glucósidos y esteroles vegetales, la raíz de regaliz atrapa la humedad propia del cuero cabelludo y lo suaviza. También fortalece los folículos capilares, allanando el camino para que se produzca un crecimiento abundante. El regaliz es perfecto para aquellas personas a las que les crece el pelo lentamente. Es ligeramente picante, como la menta, lo que puede ayudar a estimular el crecimiento del cabello. Para tu mayor conveniencia, también puedes usar la raíz de regaliz por vía oral, consumiendo té de regaliz, o bien aplicándolo tópicamente sobre el cuero cabelludo, como una pasta. Déjalo en el cuero cabelludo durante la noche, y lávalo a la mañana siguiente.

#4. Jugo de cebolla para un cuero cabelludo más saludable

Las cebollas son un remedio casero seguro, natural y asequible para combatir la caída del cabello y otras condiciones capilares, como:

  • Cuero cabelludo inflamado, seco y con picor
  • Infección del cuero cabelludo
  • Cabello seco y quebradizo
  • Caspa
  • Encanecimiento prematuro

Las cebollas tienen un alto contenido de azufre, lo que es esencial para el crecimiento y la fortaleza del cabello, para la producción de colágeno y para aumentar la circulación sanguínea en los folículos pilosos. Masajea suavemente el jugo de la cebolla sobre el cuero cabelludo, y lávalo con tu champú habitual 15 minutos después.

#5. Aceite de romero para el rejuvenecimiento del cuero cabelludo

Se ha descubierto que el ácido carnósico que se encuentra en las plantas de romero rejuvenece los nervios del cuero cabelludo. La sustancia da lugar a un aumento en la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, permitiendo que los folículos pilosos se nutran mejor. El aceite de romero es antioxidante y antibacteriano, por lo que su uso hace que tengamos un cabello más bello y saludable.

Ponte unas gotas de aceite de romero sobre el cuero cabelludo, después de habértelo lavado. El enjuague es opcional.

#6. Ajo: rico en vitamina C

El ajo crudo no será bueno para el aliento, pero es muy rico en vitamina C, sustancia que estimula la producción de colágeno y el crecimiento del cabello, además de combatir la alopecia. La considerable cantidad de azufre y selenio que tiene el ajo estimula la circulación sanguínea, lo que ayuda a fortalecer la estructura del cabello. Se pueden mezclar los dientes de ajo fácilmente para formar una pasta, y luego aplicarla sobre el cuero cabelludo.

#7. Champú de leche de coco para un cabello más fuerte

La pulpa de coco contiene ácido láurico, y se sabe que esta sustancia penetra fácilmente en el cabello, ayudando a fortalecer la cutícula del mismo. El coco tiene muchas proteínas, por lo que mantiene el cabello fuerte, y puede revertir la caída del cabello cuando es consecuencia de la resequedad. Podemos aprovechar la gran cantidad de vitaminas que tiene la leche de coco de diversas formas. Podemos aplicar la leche de coco directamente sobre el cuero cabelludo, o beberla para que sus nutrientes beneficien al organismo como un todo. También puedes usar la leche o el aceite de coco en champús y en los demás productos capilares de uso diario.

#8. Limpiador de vinagre de manzana

Si vamos a hablar de remedios naturales para el cabello, no podemos dejar de lado al vinagre de sidra de manzana. Sin duda, es uno de los mejores tratamientos de limpieza capilar que existen. Su carácter ácido ayuda a exfoliar las escamas secas, a eliminar los residuos bacterianos y a reparar los folículos bloqueados. Además equilibra el PH del cuero cabelludo, lo que es estupendo para el crecimiento del cabello. Es muy fácil hacer un tratamiento capilar con esta sustancia. Prepara una mezcla en cantidades iguales de agua y vinagre de manzana. Masajéate el cuero cabelludo con la mezcla, y deja reposar por unos 30 minutos antes de enjuagar. Puedes repetir el tratamiento unas 2-3 veces por semana, para obtener los mejores resultados.

#9. Pimienta de cayena para estimular el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo

La pimienta de cayena contiene capsaicina, una sustancia que estimula

la circulación sanguínea. Cuando esta estimulación se produce directamente en el cuero cabelludo, los folículos pilosos pueden absorber más nutrientes. Esto estimula el crecimiento, el grosor y el volumen del cabello. Deja reposar la pimienta de cayena seca en aceite de oliva durante unos días, y luego aplica la mezcla sobre la zona afectada.

#10. Aceite de cártamo para un cabello más fuerte

Este maravilloso aceite contiene mucho ácido oleico, y actúa como vasodilatador al aplicarse sobre el cuero cabelludo. Cuando los vasos sanguíneos se dilatan, la circulación sanguínea aumenta, lo que hace que los folículos capilares reciban un mayor suministro de nutrientes. Las células capilares se fortalecen desde el interior, manteniendo la hidratación por más tiempo. Mejora el crecimiento, el brillo y la suavidad del cabello casi de inmediato. Sólo tienes que ponerte unas gotas de aceite en las manos y masajearte el cabello y el cuero cabelludo.

#11. Máscara capilar de huevo para la salud del cabello

Sorprendentemente, una de las soluciones para tener un cabello más fuerte y saludable ha estado en tu nevera todo el tiempo. Los huevos están llenos de proteínas (y particularmente de queratina), además de vitamina A, E, biotina y folato. Estas sustancias pueden revertir la caída del cabello y el daño causado por la carencia de nutrientes. Mezcla una cucharada de aceite de oliva y un huevo en un tazón, y aplícate el líquido sobre el cabello mojado. Ponte un gorro de ducha por aproximadamente 10 minutos, y luego lávate el cabello con tu champú y acondicionador habitual.

Dale un poco de amor a tu cabello

La calvicie puede tener diversas causas subyacentes, pero una excelente higiene, con el uso regular de un buen champú y acondicionador, es el paso básico para evitar la caída del cabello. La buena nutrición y unos tratamientos equilibrados pueden tener resultados importantes. Todos deberíamos tomarnos un tiempo para cuidar de nuestro cabello, y siempre hay espacio para la sana creatividad. Los remedios naturales pueden tardarse en ofrecer los resultados deseados, pero hay que mantener una actitud positiva. Si te preocupa el estado de tu cabellera o estás experimentando una caída de cabello excesiva, ponte en contacto con Vinci Hair Clinic y reserva tu consulta gratuita.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X