0

Tu cabello tiene que pasar por muchas cosas: lo desenredas, lo secas con secador, lo tiñes, y te lo peinas con herramientas de calor. Todos esos procesos pueden causarle roturas y diversos daños. Cuando tienes el pelo naturalmente crespo, tienes que enfrentarte a un problema adicional: tu cabello es más propenso al frizz. También es probable que permanezca en malas condiciones por más tiempo, porque se enreda más.

Afortunadamente, existen algunas buenas soluciones. Y el tratamiento con aceite caliente es una de ellas. Todavía se considera una cura milagrosa para el cabello seco y dañado, porque nos permite nutrir el cabello desde adentro. ¿Pero qué tanto sabes sobre sus beneficios? Sigue leyendo para que descubras cómo puedes tratar tu cabello rizado.

¿Qué beneficios ofrecen los tratamientos regulares con aceite caliente?

El aceite es el mejor aliado de las personas que tienen el cabello crespo o rizado. Si el cabello está repleto de rizos, los aceites naturales no pueden ir desde el cuero cabelludo al tallo capilar. Eso explica por qué el cabello de este tipo tiende a ser más seco.

Pero puedes solucionar este problema si usas el aceite adecuado. Así evitarás tener que preocuparte por el encrespamiento y la resequedad. Los tratamientos de aceite caliente pueden convertirse en una rutina de primera calidad para tu cabello.

Reducen el daño capilar

Muchas personas de cabello rizado sufren resequedad capilar. Esta sequedad puede hacer que el pelo se ponga quebradizo, y que desarrolle puntas abiertas. En la mayoría de los casos, el mejor tratamiento es el aceite caliente, porque puede humectar y restaurar el aceite del cabello. Esta hidratación evita que el pelo se seque y se dañe.

Independientemente del tipo de cabello que tengas, es recomendable que te hagas tratamientos con aceite caliente al menos una vez a la semana. Sin embargo, es posible que las personas que tienen el cabello seriamente dañado deban hacerse este tratamiento con más frecuencia.

Ayuda a tratar la caspa y la resequedad del cuero cabelludo

La falta de humedad en el cabello también puede provocar resequedad del cuero cabelludo, caspa y picor. Pero si sigues un tratamiento con el aceite adecuado, reducirás el problema. La aplicación de aceite caliente en el cabello puede prevenir la aparición de la caspa, y aliviar los síntomas irritantes de la misma.

Actúa como un protector capilar

Las hebras capilares están expuestas a muchos agentes externos que les pueden causar diversos daños. Si te haces un tratamiento de aceite caliente en el cabello, construirás un escudo protector para resguardarlo de esos elementos dañinos.

Estimula el crecimiento del cabello

Si te masajeas el cuero cabelludo con aceite caliente, aumentarás la circulación sanguínea. La sangre le lleva oxígeno y nutrientes a todas las partes del cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo. Y si logras aumentar el flujo sanguíneo hacia el cuero cabelludo, podrás promover el crecimiento de un cabello más sano.

Hace que el cabello esté más manejable

El aceite caliente suaviza el cabello, creando una capa alrededor de los tallos capilares. Como resultado, el cabello se pondrá más suave, y estará más libre de encrespamiento y sequedad. ¡El cabello sin frizz es más fácil de manejar!

Cómo aplicarte aceite caliente en casa

Los tratamientos que hacen en las peluquerías y salones de belleza pueden brindar resultados muy satisfactorios. ¡Pero también pueden ser muy costosos! Afortunadamente, podemos hacer el tratamiento con aceite caliente en casa.

Debes usar un producto basado en aceite caliente que te genere confianza. Puedes encontrar diversas opciones en las tiendas. Estos productos vienen con sus instrucciones de uso, las cuales son muy fáciles de seguir. Aquí te presentamos algunas instrucciones adicionales que te ayudarán a obtener los mejores resultados.

Calienta el aceite

Echa el aceite dentro de la botella de aplicación. Esta es la forma más fácil de aplicarte el aceite caliente en el cabello. Coloca la botella dentro de un recipiente con agua hirviendo, para calentar el aceite. Asegúrate de utilizar un recipiente que sea resistente al calor.

Aplícate el aceite y empieza a masajearte el cuero cabelludo

Para obtener mejores resultados, humedécete el cabello antes de aplicarte el aceite caliente. Usa tus dedos para masajear suavemente el aceite por todo el cuero cabelludo. Pásate el aceite por tus rizos, usando las palmas de tus manos. Para añadirle más calor a tu cabello, puedes ponerte un gorro de ducha y dejártelo puesto por unos 30 minutos. También puedes usar un secador de casco, para obtener los mejores resultados.

Enjuágate el aceite

Usa agua tibia para enjuagarte todo el aceite. Después puedes seguir con tu rutina de cuidado capilar habitual. Cuando te toque repetir el tratamiento, sigue las instrucciones y haz lo que sea mejor según tu tipo de cabello.

Conclusión

El cabello rizado exige un mayor cuidado, y una buena concentración. Este tipo de cabello es más propenso a la resequedad y a los enredos. Los tratamientos con aceite pueden devolverle la hidratación al cabello crespo. Así podremos disfrutar los múltiples beneficios del cabello rizado sin tener que sufrir sus desventajas.

Si estás sufriendo adelgazamiento capilar o caída del cabello, Vinci Hair Clinic te puede ayudar. Ofrecemos una consulta gratuita con nuestros especialistas, para que recibas la mejor asesoría. ¡Ponte en contacto hoy mismo y reserva tu cita!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X