¡Bienvenidos a Vinci Hair Clinic!

  • Español
  • Español

¿Tienes el pelo grueso y áspero? Te contamos todo lo que tienes que saber

Hace poco fui a una peluquería y escuché a una clienta descontenta, que estaba regañando a su estilista. ¿Cuál fue el error de la peluquera? Había evaluado el cabello de la clienta antes de ponerse a trabajar, y lo había calificado como “grueso”. ¡La clienta se lo tomó como un insulto!

Su reacción se debió a la percepción negativa que tenemos sobre el cabello grueso. Sin duda, hay mucha gente que tiene esa percepción. Muchas personas relacionan al pelo grueso con las hebras ásperas, quebradizas y poco atractivas.

En este artículo vamos a analizar qué significa tener el pelo grueso, y también veremos cómo hay que cuidarlo.

¿Qué es el pelo grueso?

Para empezar, tener el pelo grueso no es lo mismo que tenerlo denso. Cuando hablamos de densidad, nos referimos a la cantidad y profusión de hebras en el cuero cabelludo. En términos sencillos, se trata del número de pelos que hay en la cabeza. El grosor, en cambio, hace referencia a la anchura o el diámetro de cada uno de esos pelos. El hecho de que el pelo grueso se defina por su anchura, significa que no es realmente una textura de pelo. El pelo grueso y áspero puede ser rizado, enrulado, liso u ondulado.

¿Por qué mi pelo está tan grueso?

Como ocurre con la mayoría de los otros tipos de cabello, el pelo grueso es, en gran medida, producto de los genes. Sin embargo, eso no significa que no pueda ser una condición provocada. Hay factores que pueden hacer que el pelo se ponga más grueso, como los cambios hormonales, los factores ambientales (por ejemplo, pasar demasiado tiempo bajo el sol), ciertos medicamentos y el proceso de envejecimiento natural.

Este tipo de cabello se caracteriza por presentar hebras ásperas y quebradizas. Aunque no siempre es el caso, generalmente este cabello requiere una hidratación extra. Si tus hebras son más anchas de lo normal, van a necesitar más aceite del que produce el cuero cabelludo naturalmente, para poder mantenerse en buen estado. Cuando las hebras son más gruesas, el tallo capilar tarda más en absorber el aceite. Eso hace que el cabello grueso sea más propenso a desarrollar puntas secas o abiertas, y a ponerse ligeramente áspero en los bordes.

Entonces, ¿qué debemos hacer para cuidar el cabello grueso correctamente?

Productos específicamente formulados para el cabello grueso

Debes escoger tus productos capilares cuidadosamente. El pelo grueso necesita más hidratación, así que opta por champús, acondicionadores y mascarillas capilares que sean de textura espesa y emoliente. Busca productos como aceites, cremas y bálsamos. Elige productos hidratantes sin enjuague, y sella la humedad de las hebras con aceites naturales. Tu elección debe basarse en tu tipo de cabello. Una persona con el pelo liso y grueso necesitará un producto distinto al que usan las personas de cabello grueso pero rizadas. Intenta elegir productos que no te resequen el pelo todavía más. Evita los que contengan parabenos, alcohol o sulfatos.

¡Come bien!

La tipología seca y quebradiza del cabello grueso se puede agravar cuando se presentan deficiencias nutricionales. Por eso es vital que tu dieta sea rica en nutrientes clave, como las vitaminas A, C, D y E, así como en hierro, niacina y biotina. Encontrarás estos elementos en las semillas y en los cereales integrales, así como en los limones, las nueces, las espinacas, el té verde, los tomates, la soja y el aceite de coco.

Usa una funda de almohada de seda

Las fundas de almohada de seda son mejores para el cabello grueso en muchos aspectos. Para empezar, su superficie lisa reduce la fricción que se produce entre el pelo y la almohada, evitando que tu cabello se dañe y se enrede cuando te mueves por la noche. Además, las fundas de seda no absorben la humedad del cabello como lo hacen las de algodón.

Limita las herramientas de peinado

Cuando se usan en exceso, las herramientas térmicas de peinado pueden despojar al cabello de su humedad, haciendo que se ponga seco y quebradizo. Si no puedes prescindir de las planchas o secadores por completo, al menos reduce la frecuencia en que los usas. Ajusta el calor al nivel más bajo posible, y asegúrate de aplicarte un buen protector térmico. La decoloración y los tintes también pueden ser perjudiciales. Esos productos usan químicos fuertes, y si se utilizan con demasiada frecuencia, pueden dejar el pelo seco y carente de vida.

Utiliza un peine o cepillo adecuado

El peinado puede ayudar a distribuir los aceites naturales por toda la cabellera, asegurando que lleguen hasta las puntas de las hebras, para mantenerlas hidratadas. Sin embargo, debes usar las herramientas justas, y en el momento adecuado.

Los peines de dientes anchos, o los cepillos con puntas redondeadas, son la mejor opción para las personas que tienen el pelo fuerte y grueso. Las hebras gruesas se deslizan con mayor facilidad por los espacios más grandes de estos peines, por lo que no sufren tirones o desgarros constantes. Asimismo, los cepillos de cerdas de nylon son mucho mejores para desenredar el pelo grueso.

Antes de empezar a peinarte, espera hasta que tu cabello esté seco. Un estudio reciente descubrió que “cuando se peina el pelo cuando todavía está húmedo, se aplica más fuerza sobre el cuero cabelludo, por lo que resulta más perjudicial que el peinado en seco, ya que en este caso la fuerza se ejerce sobre el extremo del tallo capilar”.

Conclusión

Esperamos que este artículo haya disipado algunas de las percepciones negativas que pudieras tener sobre el pelo grueso. Cuando nuestras hebras son más gruesas, tenemos que enfrentar algunos retos adicionales. Pero esos contratiempos se pueden resolver fácilmente: basta con seguir algunos de los pasos que hemos descrito más arriba.

Si estás preocupado por la pérdida o el adelgazamiento capilar, Vinci Hair Clinic te puede ayudar. A todos nuestros clientes nuevos les ofrecemos una consulta gratuita y sin compromisos. ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu cita hoy mismo!