¿Has pensado en cómo te verías sin tu linda cabellera? ¿Te reconocerías frente al espejo? Es innegable que nuestro cabello es una parte fundamental de nuestra identidad. Por eso, si lo perdemos podríamos sentirnos incómodos, sobre todo a medida que envejecemos.

Con el paso de los años, nuestra piel va perdiendo su vigor. Y en esa etapa de la vida, la calvicie nos hace ver más viejos todavía. La buena noticia es que, por lo general, la caída del cabello en los mayores de cincuenta años se puede tratar.

La caída del cabello puede presentarse por diversos factores, como los desequilibrios hormonales, las herramientas de peinado agresivas, el estrés y otros factores ambientales, que se suman a la caída normal del cabello causada por el envejecimiento. A esta edad, encontrar la causa exacta de la calvicie puede ser todo un reto. Sin embargo, en este artículo hemos recopilado una lista de las causas más comunes en las personas mayores.

Inflamación

La inflamación es uno de los mecanismos de respuesta del organismo, y está diseñada para protegernos de enfermedades, infecciones, virus y bacterias. El doctor Ben Behnam, director médico de una reconocida marca de tratamientos capilares, afirma que la inflamación desempeña un papel importante en la salud y el desarrollo de los folículos pilosos, que son los responsables del crecimiento de cada hebra. Una inflamación crónica, sin embargo, puede provocar pérdida capilar.

Una inflamación constante del cuero cabelludo puede provocar diferentes afecciones capilares, como alopecia areata, psoriasis, caspa, descamación y enrojecimiento. No todas las personas que sufren pérdida de cabello a edad avanzada experimentan los mismos síntomas, pero muchas reportan ardor y picor como síntomas más comunes.

La inflamación del cuero cabelludo puede ser provocada por una reacción autoinmune

La doctora Cheryl Rosen, dermatóloga certificada, afirma que “esto puede presentarse con varias enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso o la alopecia areata, que pueden causar una pérdida de cabello en forma de parches”. Las reacciones autoinmunes se producen cuando el sistema inmunitario daña el tejido sano por error, desencadenando una inflamación que resulta perjudicial para el cabello.

Hace poco la alopecia areata acaparó los titulares de la prensa, debido a lo que sucedió en la ceremonia de los Oscar. Sin embargo, la enfermedad es bastante inusual. Por ejemplo, en el Reino Unido, solo 15 de cada 10.000 personas están afectadas por ella. Rosen afirma que los medicamentos, el estrés y las infecciones también pueden provocar reacciones autoinmunes.

Caspa, psoriasis y otras enfermedades inflamatorias

La Academia Estadounidense de Dermatología (AADA) dice que la psoriasis es uno de los principales factores de las manchas escamosas, debido al daño que el sistema inmunitario les causa a las células de la piel. Aunque la afección suele desarrollarse sobre todo en las rodillas y los codos, el cuero cabelludo también se puede ver afectado.

La resequedad de la piel y los hongos pueden hacer que la caspa aumente rápidamente. No enjuagarse bien el pelo después de usar productos capilares también es un factor importante a tener en cuenta. Debido al exceso de caspa, el cuero cabelludo empieza a descamarse, y aparece la tentación de rascarse. El rascado continuo termina conduciendo a una acelerada caída del cabello.

Según el International Journal of Trichology, alrededor del cincuenta por ciento de los adultos se ven afectados por esta enfermedad. La psoriasis y la caspa afectan a la salud del cabello, deteniendo su crecimiento y provocando picores en el cuero cabelludo. Y con el rascado, la persona termina arrancándose los cabellos sin darse cuenta.

El tratamiento depende de la condición específica

Tal como ocurre con otras afecciones médicas, las reacciones inflamatorias son tratables. Por lo tanto, no tenemos por qué tolerar que el cuero cabelludo esté en esas condiciones. Según Rosen, hay una serie de tratamientos que podemos aplicar, incluyendo soluciones tópicas, medicamentos antiinflamatorios y fototerapia. Estos tratamientos pueden ayudarte a mantener la salud del cuero cabelludo, y a potenciar el crecimiento del cabello.

Behnam afirma que los tratamientos tópicos suelen recomendarse para tratar afecciones como la psoriasis. Los esteroides aplicados tópicamente pueden aliviar sus síntomas. Para otras afecciones como la caspa, se recomienda utilizar un champú anticaspa que trate la inflamación. Por su parte, la alopecia areata puede tratarse con medicamentos tópicos o inyectables, que reducen la inflamación y ayudan a que el pelo vuelva a crecer.

Rosen nos da el siguiente consejo: “si estás sufriendo una pérdida de cabello debido a alguna inflamación, habla con tu médico para ver cuál es la mejor opción de tratamiento en tu caso”. Consultar con médicos y especialistas en el área capilar puede ayudarte a combatir la caída del cabello, aunque tengas más de cincuenta años.

Reflexiones finales

A partir de los cincuenta años, los cambios hormonales y los factores externos que favorecen las reacciones inflamatorias pueden dañar el cabello. Estos factores están relacionados con enfermedades como la psoriasis y el exceso de caspa. Si experimentas algún síntoma extraño, como picor, descamación y enrojecimiento en el cuero cabelludo, debes consultar con un médico o especialista en el cabello.

En Vinci Hair Clinic ayudamos a todo tipo de pacientes, independientemente de su edad. Nuestros sistemas de restauración capilar se basan en una correcta selección de tratamientos para cada cliente. A todos nuestros pacientes nuevos les ofrecemos una consulta gratuita. ¿Por qué no te pones en contacto con nosotros y reservas tu cita hoy mismo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.