0

Sea cual sea tu tipo de cabello, siempre pueden aparecer problemas frustrantes que requieren atención inmediata. Por ejemplo, el pelo se te puede poner demasiado seco, quebradizo o grasoso. También pueden aparecer problemas de adelgazamiento, caída del cabello, puntas abiertas, encrespamiento, nudos, enredos y pare de contar. Por suerte, la industria de la belleza nunca se queda sin soluciones para estos problemas.

Una de las últimas innovaciones en la industria del cuidado del cabello es la tecnología lamelar. Se trata de una fórmula líquida con una textura similar a la del agua, pero que se convierte en una ligera espuma cuando se aplica sobre el cabello húmedo. Además, se diferencia de otros tratamientos convencionales con enjuague por sus efectos transformadores, que son ideales para los cabellos dañados y deshidratados. Sigue leyendo para que descubras más datos fascinantes sobre la tecnología del agua lamelar, sus beneficios y cómo se usa.

Datos importantes sobre el “agua milagrosa”

Imagina poder tener un cabello sedoso, brillante y manejable, como recién salido del salón de belleza. Normalmente, eso solo se consigue después de pasar horas en la peluquería. Sin embargo, ahora es posible lograrlo en poco tiempo, gracias a la tecnología lamelar. Este líquido “mágico” nos ofrece resultados instantáneos, dejándonos el cabello suave y elegante prácticamente al instante.

El “agua milagrosa” es un tratamiento reparador y acondicionador con enjuague, que actúa en pocos segundos. Es capaz de transformar el cabello de inmediato, brindando un tono brillante, suave y saludable. Contiene una mezcla única de fórmulas ligeras, para alcanzar un acabado impecable.

¿Cómo funciona?

Este maravilloso tratamiento cuenta con un sistema que suministra ingredientes activos concentrados, incluyendo proteínas, agentes hidratantes y aminoácidos, con el objetivo de reparar las hebras. La fórmula se extiende por todo el cabello, y sus ingredientes esenciales se distribuyen en capas ultrafinas que penetran fácilmente las cutículas capilares.  Por lo tanto, en vez de recubrir la cabellera excesivamente, el tratamiento se enfoca en los puntos donde se concentran los daños.

A diferencia del acondicionador o la mascarilla capilar, el “agua milagrosa” actúa sobre las partes del cabello que de verdad lo necesitan. Al llevar los ingredientes activos a esas zonas que requieren una atención específica, evitamos que el cabello se agobie y se ponga más pesado.

¿En qué tipos de cabello se puede usar el agua milagrosa?

El tratamiento de agua lamelar sirve para cualquier tipo de cabello, incluyendo el fino, el grueso, el ondulado y el rizado. Sin embargo, brinda resultados más sorprendentes en el cabello seco, quebradizo y dañado, ya sea por tratamientos químicos o por tener una textura naturalmente seca.

El “agua milagrosa” también puede ser perfecta para el cabello decolorado o teñido, porque aporta ingredientes nutritivos e hidratantes a zonas específicas de las hebras. Esto se debe a que el cabello que ha sido teñido o aclarado químicamente suele quedar deshidratado, y pide a gritos una buena hidratación. Si aplicamos un tratamiento capilar con agua lamelar regularmente, podremos ayudar a restaurar el brillo y la fuerza del cabello.

Los 4 pasos para aplicar el “agua milagrosa”

Si has decidido añadir el tratamiento de agua milagrosa a tu rutina capilar, seguramente tendrás resultados increíbles. Aquí te damos algunos consejos, para que hagas bien el trabajo.

Empieza con el champú

Métete en la ducha y límpiate el cuero cabelludo y las hebras con un champú especialmente formulado para tu tipo de cabello.

Aplícate el tratamiento del agua milagrosa

Exprímete el cabello suavemente, para retirar el exceso de agua, o solo sécate con un paño de microfibra. Aplícate el producto directamente sobre las hebras. Asegúrate de que cubra bien tu cabello, haciendo énfasis en los medios y las puntas. Espera unos pocos segundos para dejar actuar, y luego procede a enjuagarte el pelo.

Aunque el agua lamelar no tiene una consistencia cremosa, sí puede producir un poco de espuma. Además, recuerda que la cantidad a utilizar dependerá de la longitud de tu cabellera y de su textura. La mayoría de las botellas de agua lamelar tienen pequeñas líneas que indican la medida correspondiente a una aplicación.

Acondiciona tu cabello

Ningún sistema de cuidado capilar estará completo si no usas un buen acondicionador. Es verdad que no es necesario usar acondicionador después de aplicar una mascarilla capilar, pero en el caso del agua milagrosa, el acondicionador sigue siendo un paso imprescindible. Esto es especialmente cierto si tienes el cabello muy seco o dañado, o si requieres un acondicionamiento extra. Sin embargo, si tu cabello tiende a ponerse muy grasoso, omitir el acondicionador después del agua lamelar puede ser una buena idea.

Seca tus hebras con una camiseta

¿Sabías que es mejor secar el cabello con una camiseta de algodón que con tu toalla de siempre? Esto se debe a que la camiseta de algodón es más suave, y por ende protege mejor las hebras, sobre todo cuando estamos tratando de repararlas y darles vitalidad.

Si no tienes tiempo, también puedes secarte el pelo con el secador. Si te haces un peinado, también podrás ver el resultado del tratamiento. Solo asegúrate de aplicarte un buen protector térmico, o de mantener el calor al mínimo posible, para evitar más daños.

Conclusión

No cabe duda de que la tecnología lamelar es una de las mayores innovaciones de la actualidad en cuanto al cuidado del cabello. Al ser un tratamiento a base de agua, no tienes que preocuparte por la acumulación de residuos, aunque lo uses a diario. Si incluyes el agua milagrosa en tu rutina, podrás tener un cabello brillante, lleno de vida y de aspecto saludable.

Hay peinados y tratamientos que pueden contribuir a dañar el cabello, e incluso pueden provocar su caída. Vinci Hair Clinic puede ayudarte a resolver cualquier problema de pérdida capilar, y otros problemas similares que puedas estar experimentando. ¡Aprovecha nuestra consulta gratuita, y empieza a reparar tu cabello hoy mismo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X