0

Si tienes el pelo texturizado, pero prefieres llevarlo liso, los alisadores son una forma cómoda de conseguir ese efecto liso, sedoso y libre de encrespamiento. Esa es una gran noticia para quienes consideran que la plancha no funciona la mayoría de las veces. Además, el alisado temporal no siempre dura todo el tiempo que quieres, sobre todo en los días húmedos y calurosos. Por si fuera poco, la aplicación constante de calor no es buena para tu cabellera.

Sin embargo, como ocurre con cualquier tratamiento capilar, los alisadores no son para todo el mundo. Tienes que investigar primero para ver si esta técnica en particular puede alisar y suavizar tu cabello ondulado sin consecuencias adversas. En esta guía te diremos todo lo que necesitas saber sobre los alisadores capilares.

¿Qué es un alisador capilar?

Los alisadores o relajantes son cremas o lociones que contienen productos químicos. Los estilistas los aplican en el cabello natural para que adquiera un aspecto liso y brillante. Estos alisadores químicos penetran en las capas de la corteza del cabello y las cutículas. Rompen los enlaces de disulfuro de las hebras, impidiendo que le den forma y textura al cabello. Un agente neutralizador detiene cualquier reacción, y cierra los enlaces rotos en una nueva configuración, para manipular el cabello y darle la forma deseada.

Los alisadores capilares no son nuevos. Existen desde principios del siglo XX, y son un procedimiento de peinado muy popular entre las mujeres afroamericanas. Aunque pueden tener algunos efectos secundarios indeseables, son una forma eficaz de alisar el cabello, ya que ofrecen resultados rápidos que pueden durar semanas o hasta meses.

Los posibles riesgos de los alisadores capilares

Como cualquier otro tratamiento químico, los alisadores pueden dañarte el cabello. Como ese proceso químico es necesario para cambiar la textura de las hebras, no puedes esperar que tu pelo salga intacto.

La corrosividad de los alisadores químicos puede causar una serie de problemas, como el debilitamiento capilar, la sequedad, la fragilidad y la rotura. Por lo tanto, lo mejor es buscar un alisador formulado específicamente para cueros cabelludos sensibles, para reducir los efectos adversos de sus agresivas formulaciones químicas.

¿Eres un candidato adecuado para los alisadores capilares?

Si te teñiste el pelo recientemente, debes esperar a que te crezca antes de pensar en usar un alisador. Esto se debe a que la combinación del peróxido del tinte y el decolorante del alisador puede provocar daños graves tanto en el cuero cabelludo como en el cabello. Además, no debes usar alisadores si tienes el cuero cabelludo dañado o poco saludable, porque estará frágil y propenso a dañarse.

Tampoco debes dejarte el alisador en el cabello hasta que sientas ardor u hormigueo en el cuero cabelludo.

Un candidato adecuado para el uso de alisadores capilares es alguien que tenga un cuero cabelludo y unas hebras lo suficientemente sanas y fuertes como para soportar ese tratamiento químico severo. Si crees que ese es tu caso, entonces alisarte el pelo puede ser una gran idea. Si tienes alguna duda, consulta con tu peluquero para recibir una segunda opinión.

Tres consejos para el cuidado del pelo alisado

Cuando te haces un tratamiento alisador, también estás arriesgándote a que tu cabello y cuero cabelludo sufran algún daño. Pero eso no significa que tengas que renunciar al procedimiento por completo. Si sigues los consejos prácticos que te damos a continuación, podrás disfrutar de un magnífico cabello liso sin sufrir problemas.

Acondicionamiento regular

Durante su aplicación, los alisadores eliminan los aceites naturales del cabello. Por lo tanto, es esencial reponer esa humedad y mantener las hebras hidratadas. Utiliza una fórmula de buena calidad que no sea grasosa, para mantener niveles de hidratación adecuados en tu cabello, después de lavarlo con un champú sin sulfatos. El acondicionamiento profundo semanal es otra opción para mantener tu cabello relajado, y darles a tus hebras una dosis de hidratación adicional.

Evita el calor

El calor puede provocar roturas y puntas abiertas, especialmente en el cabello tratado químicamente. Aunque es innegable que las herramientas que generan calor son cómodas, su uso excesivo termina dañando el cabello. Limita su uso siempre que sea posible. Además, utiliza un protector térmico en cada momento, y opta por el ajuste de calor más bajo.

Envuélvelo por la noche

Si quieres proteger tu delicada cabellera mientras duermes, puedes usar una pañoleta de seda para envolverte el pelo. Así no solo evitarás los enredos, sino también controlarás la grasa natural que produce el cabello. Si te cubres la cabellera por la noche, podrás controlar el movimiento de esos aceites, y garantizarás que se distribuyan uniformemente por las hebras.

Conclusión

Aunque los alisadores son una gran forma de alisar y darle brillo al cabello, también pueden dejarte las hebras en un estado más vulnerable. Sin embargo, no te sientas intimidada por este procedimiento de belleza, porque hay varias maneras de mantener la salud y suavidad de tu cabello alisado. Habla con tu estilista antes de seguir adelante con el procedimiento, para que te asegures de que tu cabellera pueda soportar el tratamiento.

Si estás experimentando pérdida o adelgazamiento capilar y crees que te vendría bien una asesoría profesional, Vinci Hair Clinic te puede ayudar. Reserva hoy mismo una consulta gratuita y sin compromiso, y prepárate para tener un cabello radiante.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright Vinci Medical Group 2006 - 2020

Images included in this and any Vinci Hair Clinic website, especially images of Vinci Hair Clinic clients, are the property of Vinci Hair Clinic and not to be reused by any third party without the express permission of Vinci Hair Clinic

X