Para la mayoría de la gente, el primero de septiembre marca el inicio del otoño. Puede que el equinoccio de otoño no llegue sino hasta fines de mes, pero las vacaciones terminan, los niños regresan a clase, y empiezan a aparecer artículos navideños en las tiendas. ¡Son claras señales de que llegó el otoño! ¿Estás preparada para esta nueva estación? Y lo que es más importante, ¿tu pelo está preparado?

Los meses de verano siempre le pasan factura a nuestra cabellera. Por lo tanto, es posible que tengas el pelo dañado, y eso requiere tu atención. Con el otoño llega una serie de retos también, así que deberías prepararte como es debido. Sigue leyendo para que aprendas cómo preparar tu cabello para esta nueva temporada.

Hazte un recorte otoñal

Lo primero que debes hacer en esta época del año es recortarte el pelo. Los meses de verano desgastan el cabello de diferentes maneras, y este verano en particular ha sido particularmente duro. Con el calor que está haciendo en todo el mundo, muchos no tuvieron que hacer las maletas y montarse en un avión para disfrutar de días soleados, parrilladas y mucha diversión en la playa o la piscina.

Sin embargo, esa combinación de calor, cloro y agua de mar hace que muchas personas lleguen al otoño con la cabeza llena de mechones resecos y puntas abiertas. Un buen recorte eliminará gran parte de esos daños, y permitirá que tu cabello recupere su vigor.

No te olvides del acondicionador

Una vez que te hayas arreglado el cabello con un buen recorte, puedes enfocarte en solucionar el problema de la resequedad. Recuerda que en otoño las temperaturas bajan, y la gente vuelve a encender los sistemas de calefacción. Tu cabello seco estará a punto de sufrir más golpes de calor, así que tienes que ponerte manos a la obra con el acondicionador, para devolverle su apariencia saludable. Asegúrate de aplicarte el acondicionador hasta las raíces, y déjalo actuar por unos diez minutos. La mayoría de los acondicionadores también hidratan las hebras, pero en esta época del año no está de más utilizar una crema hidratante aparte.

El otoño también es una buena época para que tu cabello descanse de las herramientas térmicas. Si no puedes prescindir de ellas por completo, úsalas con la temperatura más baja posible, y aplícate un protector térmico antes de usarlas.

Piensa en tu dieta

Los folículos pilosos necesitan un suministro constante de nutrientes adecuados para seguir produciendo hebras fuertes y sanas. El cambio de estación es un buen momento para revisar tu dieta y asegurarte de que contenga los alimentos adecuados. Por ejemplo, la vitamina D mantiene sanos a nuestros huesos, dientes y músculos, pero también es muy importante para el cabello. Cuando presentamos un déficit de esta vitamina, los queratinocitos de los folículos pilosos no pueden regular el ciclo de crecimiento del cabello como lo hacen normalmente. En consecuencia, puede producirse un cambio en la cantidad de pelo que se nos cae, y en la rapidez con la que es sustituido.

Nuestro cuerpo produce vitamina D directamente a partir de la luz solar que llega a nuestra piel. Con la reducción de las horas de sol en otoño e invierno, tenemos que asegurarnos de obtener suficiente vitamina D a través de la alimentación. Los pescados azules, como el salmón, las sardinas, el arenque y la caballa, son una gran fuente de vitamina D, al igual que las carnes rojas.

Protege tu cabello

En otoño, la bajada en las temperaturas hace que guardemos la ropa ligera del verano, para empezar a usar prendas más pesadas y abrigadas. Piensa cómo vas a protegerte el cabello en los meses fríos. Por ejemplo, la fricción constante entre el pelo y el cuello de tu abrigo puede hacer que las hebras se deshagan y se rompan. Para evitarlo, basta con que uses un buen pañuelo de seda.

Si tienes el pelo largo, quizás debas pensar cómo debes llevarlo para protegerlo del viento y la lluvia. Si te haces una trenza o coleta, podrás evitar que el viento lo agite y lo enrede. Si tienes la costumbre de usar sombrero en los meses más fríos, usa uno que tenga forro, para evitar el roce.

Conclusión

Cada estación del año trae consigo una serie de retos que hay que superar para mantener el cabello en óptimas condiciones. El otoño no es la excepción. Los consejos que te hemos dado te ayudarán a reparar los daños causados por el verano. Así podrás preparar tu cabello para los meses más fríos.

Vinci Hair Clinic te puede ayudar si tienes alguna duda sobre tu cabello. Somos una de las principales empresas de restauración capilar del mundo, con años de experiencia y una gama inigualable de tratamientos y procedimientos. También ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso, para todos nuestros clientes nuevos. Solo tienes que ponerte en contacto y concertar tu cita. ¡Estamos para atenderte!